Español

La propuesta electoral 2 puede tener efectos adversos para la salud de minorías en el estado de Michigan

ANN ARBOR, Michigan—La propuesta electoral para prohibir la acción afirmativa en Michigan, que será considerada por los electores a comienzos de Noviembre puede tener efectos adversos para la salud de minorías, según el informe realizado por un profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, U—M.

La Propuesta 2, puede enmendar la Constitución y hacer ilegal para instituciones públicas, incluidas universidades del estado, el discriminar o dar tratamiento preferencial a cualquier individuo o grupo basándose en la raza, sexo, color, grupo étnico, u origen nacional en las áreas de empleos públicos, educación o contrataciones. La propuesta sigue el modelo de una iniciativa similar aprobada en California y en el estado de Washington en la década de los 90.

Richard Lichtenstein, profesor de administración y política sanitaria, predice en un informe de 12 páginas, que la llamada Iniciativa de derechos Civiles de Michigan (En Inglés, Michigan Civil Rights Initiative, MCRI) con toda probabilidad reducirá la matriculación de minorías en las escuelas de medicina.

Advierte que reducir la inscripción de minorías “puede tener efectos desastrosos en la salud de pacientes de minorías, especialmente en los que viven en áreas con servicios médicos reducidos como Detroit, Saginaw y Benton Harbor y aquellos que prefieren ver a médicos que son de su mismo grupo étnico”.

Estas desigualdades en las prestaciones de servicios de salud, deberían importarles a todos los residentes del estado de Michigan, independientemente de su estatus socioeconómico, advierte. El investigador explica que el Instituto de Medicina ha documentado que cuando un segmento de la población tiene menor acceso a servicios de salud , carece de cuidados preventivos y padece de enfermedades más serias, hay una tendencia general a aumentar los costes y a reducir la disponibilidad de los servicios de salud para todos los residentes, incluidos los más opulentos.

Antes de la década del sesenta, las minorías representaban alrededor de un 3 por ciento de las matrículas en las escuelas de medicina. La proporción creció durante los esfuerzos de acción afirmativa en los 60 y 70, pero se redujo nuevamente en 1978 tras el caso Bakke en el Tribunal Supremo. En la actualidad las minorías llegan a un 12 por ciento en las inscripciones de las escuelas de medicina, con las únicas reducciones en California y en el estado de Washington, que aprobaron iniciativas prohibiendo acción afirmativa.

“Grupos de minorías en los Estados Unidos sufren de manera desproporcionada de un estatus de salud pobre y miembros de grupos de minorías tienen más posibilidades de morir más temprano de una amplia gama de enfermedades”, dice Lichtenstein, al advertir que el promedio de vida de una mujer blanca vive es de cuatro años más que el promedio de vida de las mujeres negras y el promedio de vida del hombre blanco, es de 6 años más que la de los hombres negros.

Afro americanos tienen mayores índices de mortalidad que blancos por numerosas enfermedades, incluidas enfermedades cardiacas, derrames, diabetes, cáncer de próstata, cáncer de mama y SIDA, y el investigador añade que a nivel nacional, la mortalidad infantil es dos veces más alta para afro americanos que para blancos y tres veces más alta para los niños negros de Michigan.

Una de las razones por las desigualdades puede ser el problema que enfrentan minorías cuando se atienden con médicos que no son de minorías. Investigaciones han revelado que estos médicos muestran la tendencia de una falta de sensibilidad cultural al atender a pacientes de minorías y por ello, hay problemas de comunicación. Algunos pacientes de minorías no confían en el sistema de salud y por ello no usan los cuidados de salud necesarios, según las investigaciones

Asimismo, investigaciones han revelado que médicos de minorías tienden a elegir más que médicos blancos, la especialidad de cuidados básicos o primarios y no sub especialidades e instalan sus consultorios en comunidades con servicios de salud reducidos y además prestan sus servicios a otras minorías (incluidas aquellas que reciben Medicaid). A pesar de que las poblaciones de minorías pueden recibir mejores servicios por médicos de minorías, el número de médicos de minorías es demasiado pequeño para llenar las necesidades de ese grupo.

El autor citó una investigación del año 2005 en la que se revela que un 51 por ciento de los nuevos médicos afro americanos, un 41 por ciento de los nativos americanos y un 33 por ciento de los Latinos planeaban instalar sus consultorios en áreas con pocos servicios de salud, en comparación con un 18.4 por ciento de blancos.

Sin la posibilidad de considerar la pertenencia a un grupo étnico como factor para la admisión en la Escuela de Medicina, Dr. Jordan Cohen, el ex Presidente de la Asociación de Escuelas de Medicinas de EEUU, proyecta que el número estudiantes egresados afro americanos, latinos y nativos americanos podría bajar a nivel nacional de 1,868 (número total en 2001) a 526, una reducción de un 72 por ciento.

“Con el crecimiento de la población de minorías en EEUU también aumenta la necesidad de más médicos para minorías”, dice Lichtenstein. “En el futuro, posiblemente las minorías continuarán sufriendo de un acceso limitado a los servicios de salud, enfrentarán obstáculos linguisticos y culturales para obtener cuidados de salud y recibirán una menor calidad de servicios de salud si se prohíben los programas de acción afirmativa y no hay otras maneras de aumentar la diversidad en este lugar”.

Related Links:

Para más sobre Lichtenstein, visite:

Más sobre la Escuela de Salud Pública:

Contacto: Joe Serwach
Teléfono: (734) 647-1844