Español

Los síntomas de enfermedad arterial periférica pueden ser una advertencia de futuros ataques cardiacos o derrames

ANN ARBOR Michigan— David Dow estaba convencido de que tenía problemas en la espalda y que esa era la causa del dolor de piernas. Finalmente, el dolor, le salvó la vida.

Dow, de 57 años inició sesiones de ejercicios con un entrenador personal para aumentar la musculatura de su espalda, pero a pesar de los esfuerzos, el dolor en las piernas empeoró a tal punto, que era difícil caminar desde el automóvil hasta el supermercado. Él y su entrenador sospecharon que había más problemas de salud y decidió buscar ayuda médica.

Rápidamente las pruebas revelaron las causas del dolor: Bloqueos en las arterias de las piernas. De hecho, las arterias que iban a sus extremidades inferiores estaban bloqueadas casi en un 100 por ciento. ¿La causa? Años fumando y comiendo alimentos de altos contenidos grasos, además de otros factores le causaron la formación de colesterol, cicatrices y coágulos en el interior de sus arterias.

La mayoría de la gente cree que este tipo de bloqueo arterial, o artereosclorosis, sólo ocurre en el corazón. Sin embargo, como lo demuestra el caso de Dow, puede suceder en todo el organismo y se llama enfermedad arterial periférica, o PAD.

En algunas personas, PAD produce dolor de piernas que actúa como una “advertencia temprana,” para alguien con alto riesgo de ataque cardiaco o derrame, dice un experto del Centro Cardiovascular de la Universidad de Michigan, UM.

“Esto es sólo una muestra de una enfermedad que está en todas partes,” dice James Stanley, director del centro y el cirujano vascular que operó a Dow. “Es como el cabello blanco. No empieza a salir sólo por un lado de la cabeza. Si usted tiene este tipo de bloqueo en su pierna, también lo tiene en otras partes del cuerpo”.

De hecho, alrededor de un cuarto de las personas que padecen de dolor de piernas debido a PAD morirán en los próximos cinco años, la mayoría debido a ataques cardiacos y otros problemas cardiacos, dice Stanley. Para personas como Dow, que el dolor de piernas les impedía caminar incluso distancias cortas, las proyecciones son incluso peores: La mitad morirá en cinco años.

Afortunadamente Dow fue diagnosticado y tratado con una cirugía para abrirle las arterias bloqueadas, en una operación muy similar a las de corazón. En una evaluación reciente, se encontraba en buen estado de salud.

Dow no está solo, dice Stanley, que ha operado a miles de pacientes con PAD severo en décadas como profesor de cirugía vascular en la Escuela de Medicina de la UM. Alrededor de 30 millones de personas en los EEUU tienen alguna forma de PAD, aunque la mayoría es aún “silenciosa,” es decir que los casos no muestran síntomas. Entre las personas mayores de 70 años, una entre cinco personas tiene PAD.

Las personas con mayor riesgo de PAD son las mayores de 50 años, fumadores, diabéticos, hipertensos, personas con colesterol alto, con sobrepeso u obesas, explica Stanley. Es el mismo grupo con alto riesgo para ataques cardiacos y derrames

Por lo tanto, el consejo para prevenir PAD o detenerlo antes de que se transforme en un problema serio, es en general el mismo que para prevenir un ataque al corazón o un derrame: Dejar de fumar, alimentarse con productos sanos, hacer ejercicios, controlar los niveles de azúcar en la sangre y el colesterol. Consultar con el medico si se debe tomar aspirina diariamente para prevenir coágulos o fármacos para reducir la hipertensión y colesterol.

A pesar de que PAD provoca dolor al caminar o hacer ejercicios, un síntoma que los médicos llaman claudicación, que es parecido a un calambre, lo mejor es caminar aún más, dice Stanley.

“Entre más camine el paciente, más posibilidades tienen de desarrollar arterias de desvíos llamadas arterias colaterales, alrededor de la obstrucción,” explica. La mayor parte de la gente puede desarrollar ese tipo de arterias que alivia el dolor.

Sin embargo, en algunas personas, PAD ya se ha desarrollado lo suficiente como para causar dolor o adormecimiento incluso cuando se duerme. Stanley dice que a menudo este dolor los despierta y sienten una sensación como si tuvieran un vendaje alrededor de los pies. Este nivel de síntomas indica un nivel de bloqueo más severo sin la presencia de arterias colaterales adecuadas.

Otro síntoma de PAD severo es el desarrollo de heridas dolorosas, o úlceras en los pies o dedos. Esto ocurre porque el flujo sanguíneo a las extremidades inferiores no es suficiente para alimentar el tejido. Las personas que padecen diabetes, cuyos organismos tienen dificultad para cicatrizar úlceras, tienen más riesgos. Si son dejadas sin tratar, las úlceras de la piel pueden transformarse en gangrena, que a menudo termina en amputación.

Sin embargo, la mayoría de los casos de PAD, no son tan serios. Pero la gente que no busca ayuda para los síntomas cuando estos se inician puede ver que el problema empeora con el tiempo.

Por lo tanto, Stanley recomienda que todos los que tengan molestias en una pierna o en ambas, especialmente nuevos dolores que se prolonguen por más de una semana, deben hablar con su médico. El medico puede realizar un examen con Doppler— que es un ultrasonido sin dolor, no invasivo que detecta la presión sanguínea en las extremidades.

La Prueba del Doppler puede señalar si el paciente padece de PAD y si los bloqueos son graves. Dependiendo de los resultados, el médico puede recomendar un arteriograma de resonancia magnética de la pierna o un arteriograma convencional que lleva inyecciones con un líquido con tinta en la pierna a través de un catéter.

Si se encuentra un bloqueo grave, como en el caso de Dow, hay varias opciones. Dos de ellas son similares a las utilizadas para pacientes cardiacos: Un procedimiento mínimamente invasivo como la angioplastía que abre los bloqueos con un pequeño globo o la cirugía bypass para producir una nueva alternativa de transporte de la sangre al área bloqueada.

Para el futuro, hay nuevas opciones prometedoras, para ayudar al organismo a desarrollar nuevas arterias en el área bloqueada. El Centro Cardiovascular de la UM es el primero en el mundo en el que pacientes con PAD severo pueden ser voluntarios para una prueba clínica experimental de terapia de genes llamada MultiGeneAngio.

La prueba clínica MultiGeneAngio toma células de los brazos del paciente, añade nuevos genes que fomentan el crecimiento de arterias sanguíneas y luego inyecta las células en la arteria bloqueada utilizando una técnica mínimamente invasiva. En la actualidad se realizan las pruebas de seguridad para evaluar la cantidad adecuada de células dice Michael Grossman, un cardiólogo de intervención a cargo del estudio. Si la prueba es un éxito, un día puede ser una opción de tratamiento para los pacientes.

Hasta ese día, la mejor arma contra PAD es más información sobre el hecho de que dolor de pierna es más que un factor inconveniente. “Si uno tiene PAD, hay dos asuntos,” dice Stanley. “Lo que le sucede a su pierna y lo que le sucede a su vida”.

Hechos sobre enfermedad arterial periférica o PAD.

— Enfermedad Arterial Periférica o PAD es a veces llamada Enfermedad Vascular Periférica. Ambos nombres describen el bloqueo de arteria en

sectores periféricos del organismo, lejos del corazón.

— Las causas de los bloqueos son el desarrollo de colesterol, cicatrices y coágulos en la arteria, lo mismo que sucede con las arterias que alimentan al corazón.

— PAD interfiere con las arterias que van a las piernas y pies que puede causar dolor o adormecimiento en las piernas.

— Bloqueos similares en el corazón o en el cerebro pueden causar un ataque al corazón o un derrame.

— Personas que padecen PAD, especialmente PAD que causa dolor tienen un riesgo mucho más alto que el normal de sufrir un ataque cardiaco o un derrame.

— PAD se desarrolla con más probabilidad en personas que tienen una tendencia genética a desarrollar arterias bloqueadas y en personas mayores de 50 años. También es más común en personas que fuman, que padecen diabetes, que tienen niveles altos de grasas en el organismo (por ejemplo, colesterol) e hipertensión y en personas con sobrepeso u obesas. Afro americanos tienen más riesgos que otros grupos.

— PAD puede ser diagnosticado utilizando una prueba de ultrasonido.

— Personas que padecen de PAD deben dejar de fumar, si aún no han dejado de hacerlo.

— PAD puede ser tratado hacienda ejercicios, con cambios en la dieta, control en los niveles de azúcar en la sangre y fármacos para reducir coágulos y colesterol. Casos severos son tratados con cirugías mínimamente invasivas.

Más información:
Centro Cardiovascular UM: Enfermedad Arterial Periférica www.med.umich.edu/1libr/aha/aha_pervasdi_crs.htm

PAD en español
www.nhlbi.nih.gov/health/public/heart/pad/espanol.html

Contacto: Krista Hopson
Teléfono: (734) 764-2220

O

Contacto: Vivianne Schnitzer

Teléfono: 1-734-763-0368