Español

A pesar de sus divisiones muchos son los valores que unen a los estadounidenses

ANN ARBOR, Michigan.— Cuando se trata de valores fundamentales los estadounidenses están unidos, según una encuesta de la Universidad de Michigan. Pero la nación está profundamente dividida en torno a ciertos asuntos, incluidos los casamientos de homosexuales, la inmigración y el cuidado de la salud para todos.

Éstas son algunas de las conclusiones de una serie de encuestas representativas nacionales de unos 500 estadounidenses conducidas por el Instituto de Investigación Social (ISR por su sigla en inglés), de la UM, en tres ocasiones durante el último año. Las encuestas, financiadas por el ISR y la Fundación Carnegie, se llevaron a cabo como parte de las encuestas mensuales de consumidores de la UM y Thomson Reuters en junio y diciembre de 2009, y en marzo de 2010. En septiembre se llevará a cabo una cuarta encuesta.

“Más del 90 por ciento de los encuestados estuvo de acuerdo en que todas las personas merecen oportunidades iguales en la vida”, dijo el sociólogo Wayne Baker, investigador principal en este proyecto. “Y casi todos están de acuerdo en que, para ellos, también son importantes el respeto a las personas de diferentes grupos étnicos y raciales, y las personas de diferentes credos”.

De hecho estos valores son compartidos en grado tal que bien puede decirse que son universales para los estadounidenses, según Baker, quien es docente asociado en el ISR y profesor en la Escuela Ross de Empresas en la UM.

Baker analiza las conclusiones de la encuesta en su blog diario sobre valores y ética de EEUU en www.ourvalues.org

Casi el 60 por ciento de los estadounidenses encuestados en marzo indicó su apoyo a las políticas de Estados Unidos simplemente porque son las políticas de este país. Y casi la mitad de los encuestados opinó que las políticas de EEUU son moralmente correctas.

Nueve de cada diez encuestados indicaron que, si se oponen a las políticas de EEUU es porque quieren mejorar al país. Más de tres de cada cuatro estadounidenses señaló que si critican a EEUU lo hacen porque aman a su país.

Si bien la mayoría de los estadounidenses sostiene que aprecia la libertad, Baker procuró determinar con más precisión qué significa “libertad” para ellos, y por ello preguntó: “¿En qué grado usted está de acuerdo o discrepa con estas declaraciones?

“Libertad significa que me dejan hacer lo que yo quiero”, y “Libertad significa que puedo expresar ideas que no son populares sin temor por mi seguridad”.

Sólo alrededor de un tercio de los estadounidenses estuvo de acuerdo en que la libertad significa que se les deja hacer lo que quieran. Pero más del 90 por ciento de los estadounidenses estuvo de acuerdo en que la libertad implica la capacidad de expresar ideas que no son populares sin temor por su seguridad.

“En cuanto a esto no hubo diferencia entre liberales y conservadores”, señaló Baker quien agregó que “la vasta mayoría, en ambos bandos, estuvo de acuerdo con esto”.

Dos tercios de los estadounidenses en las tres encuestas estuvo de acuerdo en que “la provisión de cuidado de la salud para todas las personas sería una demostración de que en este país la gente valora la vida de los demás”.

Los pobres, por supuesto, apoyaron este concepto en mayor grado que los ricos. Y los conservadores y liberales discreparon profundamente en cuanto a esta idea. Casi todos los liberales (el 95 por ciento) estuvieron de acuerdo en tanto que menos de la mitad de los conservadores (el 48 por ciento) estuvo de acuerdo.

En términos generales los estadounidenses se oponen al casamiento de personas del mismo sexo. En todas las encuestas dos tercios de los entrevistados opinaron que “el matrimonio debería definirse, exclusivamente, como la unión de un hombre y una mujer”. Pero hubo variaciones considerables en torno a esta opinión. Los estadounidenses de más edad fueron más propensos que los más jóvenes a apoyar la definición tradicional del matrimonio, del mismo modo que los estadounidenses con menos educación formal, los cristianos conservadores y los estadounidenses que viven en el sur.

Las actitudes acerca de la inmigración también dejaron al descubierto algunas divisiones muy marcadas. Una gran mayoría (el 69 por ciento) de los encuestados en marzo dijo que los inmigrantes —vengan de donde vengan— deberían adoptar los valores estadounidenses. Pero los estadounidenses de más edad fueron mucho más propensos a decir esto que los más jóvenes. La educación formal también tuvo un impacto en esta materia, ya que el 80 por ciento de los estadounidenses con educación secundaria opina que los inmigrantes deberían adoptar nuestros valores, en tanto que sólo el 50 por ciento de los que tienen diploma universitario sustenta este criterio. Ocho de cada diez conservadores estuvieron de acuerdo en que los inmigrantes deberían adoptar los valores estadounidenses, una opinión que comparten sólo cuatro de cada diez liberales.

Enlaces relacionados

Vea “Spirit/Our Values” http://www.readthespirit.com/ourvalues

Blog Our Values: www.ourvalues.org

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1-734-763-0368

Contacto (inglés): Diane Swanbrow
Teléfono: (734) 647-9069