Español

Estadounidenses exageran sobre su asistencia a la iglesia

ANN ARBOR, Michigan.—Un nuevo estudio de la Universidad de Michigan
encontró que los estadounidenses tienden a exagerar su asistencia a
servicios religiosos en la iglesia más que las personas en numerosos
países.

“A los estadounidenses por mucho tiempo se les ha considerado
excepcionalmente religiosos en comparación con otros países en el
mundo desarrollado”, dijo Phillip Brenner, un investigador del
Instituto de Investigación Social (ISR por su sigla en inglés) de la
UM, y autor del estudio. “Pero este estudio indica que la religiosidad
estadounidense quizá sea excepcional no en términos del comportamiento
real sino más bien en términos de identidad”.

“En Estados Unidos, y en menor medida en Canadá, la diferencia
entre lo que decimos y lo que hacemos es sustancial, y lo ha sido por
varias décadas recientes”, añadió.

Para su estudio Brenner analizó dos tipos de pruebas acerca de la
religiosidad en cada país: las preguntas convencionales de encuestas
que inquieren a los participantes con qué frecuencia asisten a
servicios religiosos, y datos de diarios del tiempo que registran las
actividades dominicales. Los datos, que cubren un período desde 1975 a
2008, provienen de una variedad de estudios sobre el uso del tiempo y
encuestas a través de culturas incluidas las Encuestas Mundiales de
Valores de ISR, y los Estudios Estadounidenses de Elecciones
Nacionales.

Además de Estados Unidos y Canadá los países estudiados fueron
Holanda, Alemania, Francia, Noruega, Finlandia, Eslovenia, España,
Austria, Italia, Gran Breta{a e Irlanda.

Si bien los datos de las encuestas convencionales muestran tasas
estadounidenses elevadas y estables de concurrencia a la iglesia de
alrededor del 35 al 45 por ciento (CKCKC??), los datos de los diarios
de uso del tiempo de las últimas dos décadas muestran tasas de
asistencia de apenas el 24 al 25 por ciento, una cifra similar a la de
numerosos países europeos.

Estados Unidos mantiene una brecha de 10 a 18 puntos porcentuales
entre lo que la gente dice que hace en varias preguntas de la
encuesta, y lo que los datos de diarios de uso del tiempo indican que
la gente realmente hace, informó Brenner. Las brechas en Canadá se
parecen a las de Estados Unidos y en ambos países las diferencias son
significativas tanto estadística como sustancialmente.

Afuera de América del Norte las diferencias más grandes se
encuentran en los países católicos de Europa pero aún en Irlanda, un
país con alto nivel de concurrencia, la brecha es apenas de 4 a 8
puntos.

“La coherencia y la magnitud de la diferencia estadounidense a la
luz de las múltiples fuentes de datos en las encuestas convencionales
indican una diferencia sustantiva de declaración exagerada entre
América del Norte y Europa “, dijo Brenner.

Teniendo en cuenta estas conclusiones, añade el investigador,
cualquier discusión de una práctica religiosa excepcional en Estados
Unidos debería hacerse con cautela en el uso de términos como outlier
— una observación estadística que es notoriamente diferente en valor
de las otras en la muestra.— y al caracterizar como informes acertados
de comportamiento las tasas de asistencia que informa la gente en
Estados Unidos. Más bien, aunque sigue siendo elevada la concurrencia
estadounidense a los oficios religiosos se asemeja más a la de
numerosos países en Europa una vez que se toma en consideración la
declaración exagerada de esa asistencia”.

“Sin embargo la religiosidad estadounidense puede considerarse
excepcional de una forma nueva a la luz de estas conclusiones”, añadió
Brenner. “A diferencia de los otros países examinados la conducta
estadounidense sigue, de manera coherente, sin estar a la altura de
las tasas de concurrencia que la gente declara. La religiosidad
estadounidense como outlier es un concepto que puede aplicase mejor a
la identidad y al concepto de sí mismo que a un comportamiento”.

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1-734-763-0368

Contacto (inglés): Diane Swanbrow
Teléfono: (734) 647-9069