Español

Palabras beligerantes: Retórica política violenta genera actitudes violentas

ANN ARBOR, Mich.—A menudo los líderes políticos prometen “luchar” por causas nobles y “combatir” problemas candentes. Declaran la “guerra” a los problemas sociales, como la pobreza, enfermedad, drogas y terrorismo.

Esta retórica política violenta- con intención o sin intención de los políticos- puede inflamar actitudes violentas en muchos estadounidenses, especialmente en aquellos con predisposición a comportarse violentamente en la vida diaria, según una investigación de la Universidad de Michigan, que incluye tres estudios.

“Los resultados presentados aquí rechazan claramente la afirmación de que la retórica política violenta no tiene consecuencias negativas” dijo Nathan Kalmoe, un candidato a posgrado de Ciencias Políticas de la Universidad de Michigan y el autor del estudio.

“Las pruebas pueden ser suficientes para que los líderes políticos se lo piensen dos veces antes de incluir lenguaje violento en sus discursos y avisos de publicidad, especialmente en situaciones en las que su audiencia ya está enardecida con hostilidad”.

El debate sobre el lenguaje violento se intensificó a comienzos de este mes cuando un hombre de 22 años disparó y mató a seis personas e hirió a una docena en Arizona, incluyendo a la representante al Congreso Gabrielle Giffords.

Kalmoe realizó dos muestras nacionales y una local antes de las elecciones de 2010 para analizar las actitudes sobre violencia política.

Mientras que la mayor parte de la gente rechaza categóricamente la violencia política, a lo menos 15 por ciento de las personas que respondieron al sondeo estaban de acuerdo con uno o más afirmaciones violentas.

No importó la afiliación partidaria. Demócratas y Republicanos mostraron igual posibilidad de expresar apoyo a la violencia política. Individuos con predisposición al comportamiento agresivo en interacciones sociales expresaron niveles de violencia varias veces más alto que sus iguales con índices de violencia bajos.

En el primer sondeo nacional de Kalmoe, 412 adultos leyeron los textos de publicidad (uno violento, el otro no violento) de dos candidatos al Congreso. Los candidatos no fueron identificados por nombre o partido.

Palabras que incluían violencia fueron cambiadas en el texto. En contraste con los ejemplos mas extremos de leguaje violento en política las palabras en los experimentos eran suaves. Incluían palabras como la guerra/lucha / combate, lucha / trabajo, y la batalla / carrera. Además, ninguna persona o grupo fue blanco de ataque en los anuncios. A los encuestados se les preguntó sobre sus niveles de agresión y sobre su interés de violencia contra líderes políticos.

Los que son agresivos tienen una fuerte predisposición para apoyar la violencia política, y que aumenta cuando se exponen a una retórica violenta, indicó la investigación. Los adultos jóvenes tienen más probabilidades de adoptar actitudes violentas después de estar expuestos, que los adultos mayores.

El segundo estudio se realizó a finales del verano de 2010 con 512 adultos, que fueron expuestos a un texto de publicidad en lugar de dos. Casi el 13 por ciento de los encuestados aprobó la violencia política, independientemente de su afiliación política.

Los resultados del segundo estudio también encontró que la retórica violenta aumenta en gran medida el apoyo a la violencia política entre los adultos jóvenes agresivos, pero no tiene efectos significativos entre otros temas.

Una muestra de 384 estudiantes universitarios respondieron al tercer estudio a finales de verano / otoño de 2010. A diferencia de los otros estudios, los encuestados dijeron que el texto procedía de un candidato republicano o demócrata al Congreso de EE.UU.. También se les presentó al azar con textos violentos y no violentos.

Los estudiantes apoyaron la violencia política en niveles similares a los encuestados en las muestras nacionales. La agresión fue un predictor débil de las actitudes violentas, y el partidismo se mantuvo independiente en los resultados, dijo Kalmoe.

Al igual que en los dos estudios nacionales, el lenguaje violento aumentó el apoyo a la violencia política entre los estudiantes agresivos. Los participantes reaccionaron de manera similar a los anuncios aunque fueran atribuidos a un demócrata o un republicano.

Aunque los estudios muestran que el lenguaje político violento tiene importantes efectos sobre las actitudes violentas, no comprueban si el comportamiento violento es más probable. Aun así, las actitudes violentas son un signo preocupante de falta de civismo en la política, Kalmoe dijo.

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1-734-763-0368

Contacto (inglés): Jared Wadley
Teléfono: (734) 936-7819