Español

Las mujeres conductoras están más involucradas que los hombres en ciertos tipos de accidentes de tránsito

ANN ARBOR, Michigan.— A menudo los hombres y las mujeres discrepan acerca de cuál de los géneros tiene mejores destrezas en la conducción de vehículos automotores, pero un nuevo estudio de la Universidad de Michigan podría aclarar un poco el debate.

Michael Sivak y Brandon Schoettle, del Instituto de Investigación del Transporte de la UM (UMTRI), usaron datos de una muestra representativa nacional de los accidentes informados a la policía entre 1988 y 2007 y estudiaron el efecto del género en seis tipos diferentes de colisiones (sobre la base de ángulos, dirección de aproximación y velocidad en las colisiones). Estos escenarios de colisión de dos vehículos incluyeron varias maniobras en las cuales un vehículo cambió de dirección en frente del otro, un vehículo golpeó de costado al otro, o ambos vehículos colisionaron de frente.

“La probabilidad de que una persona que conduce esté involucrada en una colisión de dos vehículos depende de una variedad de factores de la persona que conduce, el vehículo y el ambiente”, dijo Sivak, profesor investigador en el UMTRI. “Hay algunos factores en los cuales la persona que conduce es dominante, incluida la probabilidad de estar en el sitio equivocado en mal momento, las destrezas de conducción propias y las destrezas de conducción de la otra persona al volante”.

Sivak y Schoettle compararon las frecuencias reales de las combinaciones diferentes de conductores masculinos y femeninos involucrados en los seis escenarios de colisión con las frecuencias que podrían esperarse si no se tomara en cuenta la diferencia de géneros. Las frecuencias esperadas provenían de la distancia anual conducida en viajes personales por conductores hombres y mujeres.

Dado que los hombres conducen alrededor del 60 por ciento de los kilómetros anuales y las mujeres conducen el 40 por ciento, se espera que los hombres estén involucrados en un porcentaje más alto de colisiones para cada escenario aunque las condiciones de la ruta y las destrezas de conducción sean iguales.

Pero los investigadores encontraron que las colisiones en las cuales estuvieron involucradas dos conductoras estaban excesivamente representadas en cinco de los seis escenarios de colisión, incluidos dos en los que estaban representadas al menos un 50 por ciento más que lo esperado, y otras dos en las que aparecieron representadas un 25 por ciento más que lo que podía esperarse.

Al contrario, las colisiones que involucraron a dos conductores aparecieron con una representación más baja que lo esperado en cuatro de los seis escenarios, incluidos dos con más del 20 por ciento y otro justo apenas menos que el 20 por ciento de lo esperado. En los escenarios que involucraron a conductores y conductoras las frecuencias reales tendieron a estar cerca de las frecuencias esperadas.

“En términos generales el manejo exitoso de los conflictos en la ruta depende no sólo de la capacidad psicomotora sino también del resultado de complejas interacciones sociales entre los participantes en el tránsito”, dijo Sivak. “A su vez esas interacciones responden a la influencia de las expectativas sobre la base de la experiencia previa, y un conjunto de expectativas estereotípicas comunes que tienen los conductores y las conductoras respecto a la conducta de los hombres y de las mujeres al volante”.

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1–734–763–0368