Español

El cambio climático podría aumentar los niveles de la gripe aviar en los pájaros silvestres

ANN ARBOR, Michigan.— El aumento de los niveles del mar, el derretimiento de los glaciares, tormentas con lluvia más intensas y las olas de calor más frecuentes se cuentan entre los desarreglos planetarios que vienen a la mente cuando se menciona el cambio climático. Ahora dos investigadores de la Universidad de Michigan dicen que podría añadirse a la lista un mayor riesgo de transmisión de la gripe aviar en los pájaros silvestres.

Los ecólogos de población Pejman Rohani y Victoria Brown usaron un modelo matemático para explorar las consecuencias de las interacciones alteradas entre importantes especies de aves de litoral migratorias y los cangrejos herradura (Limulus polyphemus) en la Bahía de Delaware como resultado del cambio climático.

Los científicos encontraron que el cambio climático podría trastornar las interacciones, cuidadosamente coreografiadas, entre el vuelvepiedras común o vuelvepiedras rojizo (Arenaria interpres) y los cangrejos herradura que proporcionan la mayor parte de la alimentación de los pájaros durante su escala anual en la Bahía de Delaware, un amplio estuario del río Delaware con riberas de New Jersey en el Norte y Delaware en el sur.

Los trastornos causados por el cambio climático en el muy bien sincronizado juego entre las aves y los cangrejos podría llevar a un incremento en la tasa de infección de la gripe aviar entre los vuelvepiedras y los patos residentes en la Bahía de Delaware, señalaron los investigadores. Dado que la Bahía de Delaware es un cruce de vías para muchas especies de aves que migran entre los continentes, un incremento en la tasa de infección de la gripe aviar podría ayudar en la propagación de subtipos novedosos del virus de la gripe entre las poblaciones de aves silvestres de América del Norte, según Rohani y Brown.

Sus conclusiones se publican en internet el 29 de agosto en la revista Biology Letters.

“No sugerimos que nuestras conclusiones indican, necesariamente, un incremento del riesgo para la salud humana”, dijo Rohani, profesor de ecología y biología evolucionaria, profesor de sistemas complejos, y profesor de epidemiología en la Escuela de Salud Pública. “Pero cada uno de los virus de de la gripe pandémica que se ha estudiado ha incluido segmentos de virus de la gripe aviar. Por lo tanto desde esa perspectiva, la comprensión de la transmisión de la gripe aviar es su reservorio natural es, en sí misma, muy importante”.

La gripe aviar es una referencia a la infección con el virus tipo A de la gripe aviar. Estos virus ocurren naturalmente entre las aves acuáticas silvestres en todo el mundo y pueden infectar a las aves domésticas y otros pájaros y especies animales.

Los virus de la gripe aviar normalmente no infectan a los humanos. Sin embargo han ocurrido esporádicas infecciones humanas con virus de la gripe aviar. Desde 2003, por ejemplo, se ha informado de más de 600 casos, incluidas más de 300 muertes, por la infección humana con el altamente patogénico virus A H5N1 de la gripe aviar en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

La Bahía de Delaware, que alberga a muchas especies de pájaros residentes como asimismo cientos de miles de aves migratorias que se congregan para alimentarse con los huevos de los cangrejos herradura, es conocida como un sitio propicio para el virus de la gripe aviar. Los niveles de infección en los vuelvepiedras comunes, que hacen escala en la Bahía de Delaware cada mayo durante su migración al norte hacia las regiones de crianza en el Ártico después que pasan el invierno en América del Sur, han resultado excepcionalmente altos.

Los pájaros arriban a la Bahía de Delaware al tiempo que coincida on la disponibilidad de huevos de cangrejos herradura. Brown y Rohani se preguntaron qué ocurriría con los niveles de gripe en los pájaros de la Bahía de Delaware si el cambio climático alterara el ciclo del vuelo migratorio de los vuelvepiedras a la Bahía de Delaware o afectara el tiempo de desove de los cangrejos herradura.

Su modelo matemático observó las tasas de infección con el virus en los vuelvepiedras comunes y en dos especies de pato — el ánade real o azulón (Anas platyrhynchos), y el ánade sombrío, o ánade sombrío americano (Anas rubripes)— que viven allí todo el año.

Los investigadores encontraron que si los vuelvepiedras comunes llegan a la Bahía de Delaware varias semanas más temprano o más tarde que su actual fecha de llegada en mayo, las tasas de infección con la gripe en las especies aumenta significativamente incrementando asimismo las tasas de infección, entre los patos residentes.

“Si los vuelvepiedras comunes llegaran más temprano o más tarde de lo que llegan ahora, entonces su arribo coincide con la prevalencia viral más alta en los patos residentes”, dijo Brown, un investigador de posgrado en el Departamento de Ecología y Biología Evolucionaria, y el Centro para el Estudio de Sistemas Complejos. “Y dado que estos pájaros estarían interactuando con un mayor número de patos residentes infectados, se incrementan los niveles de prevalencia entre los vuelvepiedras comunes”.

“Opera también un mecanismo de retroalimentación. Los niveles de prevalencia más altos entre los vuelvepiedras comunes a su vez pueden impactar los niveles de prevalencia en los patos residentes elevándolos aun más”.

Si las fechas de la estación de desove de los cangrejos herradura en la Bahía de Delaware cambiaran significativamente debido al cambio climático las poblaciones de vuelvepiedras comunes disminuirían significativamente debido a la carencia de comida, y la tasa de infección de gripe disminuiría también agudamente, según determinaron los investigadores.

La Bahía de Delaware fue declarada como sitio de importancia hemisférica por la Red de Reserva de Aves de Litoral en el Hemisferio Occidental en 1986. Los sitios de importancia hemisférica operan como áreas de congregación, nidada o crianza para, por lo menos, 500.000 aves de litoral cada año, o al menos el 30 por ciento de la población biogeográfica de cualquier especie.

Pejman Rohani