Español

Prevención de Enfermedades Crónicas en Latinoamérica

ANN ARBOR, Michigan.— Los grandes problemas de la atención en salud asociados con  enfermedades crónicas no contagiosas, como enfermedades cardiovasculares, cáncer,  diabetes y  condiciones respiratorias crónicas, no ocurren únicamente en Estados Unidos. De hecho las enfermedades no contagiosas son una preocupación en todo el mundo y crecen a un ritmo alarmante en algunas regiones en desarrollo como América Latina.

El incremento sin precedentes puede atribuirse, en parte, a la urbanización rápida y a la influencia de estilos de vida no saludables, según indican los investigadores de la Escuela de Salud Pública de Michigan que recibieron fondos para el desarrollo de un programa para América Latina enfocado en la prevención de tales enfermedades.

Ana Diez Roux, profesora y directora de Epidemiología, y directora del Centro para Enfoques Integrales de las Disparidades en la Salud, y del Centro para Epidemiología Social y Salud Poblacional de la Universidad de Michigan y Eduardo Villamor, profesor asociado de epidemiología, son los co-investigadores principales en el proyecto  de 1,4 millones de dólares por cinco años de los Institutos Nacionales de Salud que proveerá varios niveles de capacitación a  profesionales de salud encaminada a revertir el crecimiento de las enfermedades no contagiosas.

El programa, que residirá en el Centro para Epidemiología Social y Salud Poblacional (CSEPH, por sus siglas en inglés)  de la Universidad de Michigan, establece asociaciones con dos sitios de investigación en América Latina: el Centro Integral para la Prevención de Enfermedades Crónicas (CIIPEC), del Instituto de Nutrición para Centro América y Panamá, con sede en Guatemala, y la Universidad Nacional de Lanús, en Buenos Aires, Argentina.

“América Latina es una región interesante e importante para trabajar y extender estos puentes”, dijo Villamor.

Por su parte Diez Roux dijo que “las enfermedades crónicas no contagiosas son una causa importante de morbilidad y mortalidad en América Latina. Además, los cambios sociales y económicos que ocurren en toda la región incrementan la prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular”.“Por lo tanto es imperativo que se apoye la capacitación en el área para entender mejor los factores determinantes de las enfermedades no contagiosas y desarrollar políticas e intervenciones más eficaces que reduzcan el impacto de estas condiciones en la población”, añadió.

El programa involucrará la capacitación de profesionales de la salud latinoamericanos tanto en la Escuela de Salud Pública de la UM como en América Latina, dijo Villamor. El programa proporcionará becas para que estudiantes de América Latina realicen estudios de post-grado y post-doctorado en la Escuela de Salud Pública de la UM. La capacitación en Guatemala y Argentina incluirá talleres, clubes de revista por Internet, y webinars. La investigación se promoverá mediante las experiencias de capacitación de los profesionales latinoamericanos.

“En América Latina están ocurriendo cambios ambientales rápidamente, incluidos los cambios en las dietas y los patrones de actividad física, y es importante documentar cómo ocurren y cómo afectan la salud de la gente”, dijo Villamor. Estos cambios involucran la adopción de dietas con alto contenido de azúcares refinadas, grasas saturadas y sal, y una disminución  significativa de la actividad física, todo lo cual contribuye a una epidemia de obesidad, añadió.

Diez Roux dijo que las lecciones aprendidas en la lucha contra estas enfermedades en otras regiones han influido en su enfoque de este proyecto.

“Hemos aprendido dos cosas importantes, que son de hecho el foco de nuestro proyecto. Una es que las condiciones sociales y económicas tienen un impacto profundo en la incidencia y la distribución general de las enfermedades no contagiosas. La segunda es que las condiciones en las primeras etapas de la vida, y de hecho en el transcurso de toda la vida, son cruciales para entender los riesgos de enfermedad crónica. Es por esto que serán necesarias las intervenciones y políticas que atiendan los determinantes en múltiples niveles, desde las políticas sociales y económicas hasta la detección y el control de los factores de riesgo, para reducir las enfermedades crónicas no contagiosas”, añadió Diez Roux. “Al final del programa esperamos tener un cuadro de investigadores independientes rigurosamente capacitados que estén en la primera línea de la investigación de las enfermedades no contagiosas en América Latina, enfocados en entender los factores determinantes y las políticas más relevantes en el contexto de Latino América”.

Factores acerca de las enfermedades crónicas no contagiosas citados en la propuesta:

Más información: http://projectreporter.nih.gov/project_info_description.cfm?aid=8335689&icde=13742778