Español

Estudio muestra cómo las células bloquean actividad irregular de ADN

Una guerra civil dentro de nuestras células: Los científicos muestran cómo nuestros cuerpos combaten a los “genes saltarines”

Primera prueba de cómo las células bloquean la actividad del ADN revoltoso que causa mutaciones y el significado posible para el desarrollo de medicamentos contra el cáncer

ANN ARBOR, Michigan.— Hay una guerra civil adentro de cada una de los 37 billones de células en tu cuerpo. Ahora los científicos de la Universidad de Michigan han descubierto cómo tus células impiden que esta guerra cause mucho daño colateral.

Los “genes saltarines” se ocultan como espías en nuestro ácido desoxirribonucleico (ADN) y luego emiten una copia de sí mismos que puede saltar a otra área del ADN, lo cual puede crear mutaciones que causan enfermedades.

En un bando de la batalla: tu ADN “regular” que proporciona las instrucciones para la vida cotidiana. En el otro bando: pequeños trozos de ADN revoltoso que se ocultan como espías entre los genes en tu propio ADN. De vez en cuando estos trozos de ADN emiten una copia de sí mismos y “saltan” a otra ubicación en el ADN y cuando aterrizan causan, a menudo, mutaciones dañinas.

En qué forma nuestras células combaten los efectos de este ADN sublevado, llamado retrotransposones LINE-1 ha sido un misterio. Pero un nuevo artículo, publicado en la revista de acceso abierto eLife, los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan y del Instituto Médico Howard Hughes y sus colegas han capturado la acción como si fuesen periodistas en el campo de batalla.

Se enfocaron en la actividad defensiva de una enzima llamada APOBEC3A, y mostraron que puede causar mutaciones dentro de los retrotransposones LINE-1 cuando saltan a sitios nuevos. Esto impide las invasiones subsecuentes en otras áreas del ADN.

Este golpe defensivo envía una señal a otras fuerzas de defensa adentro de la célula lo cual neutraliza al gen saltarín y barre la copia destruida.

Las conclusiones explican un misterio del cuerpo y también ayudan en el desarrollo de medicamentos contra el cáncer. Esto es porque otras enzimas APOBEC causan mutaciones relacionadas con el cáncer, una especie de “fuego desde las propias líneas” que hace que estas enzimas sean un blanco potencial para nuevos medicamentos.

Las nuevas conclusiones acerca de la capacidad de la APOBEC3A para contener y repeler la actividad de LINE-1 podría significar que el bloqueo de la APOBEC3 con nuevos medicamentos para el cáncer acarrearía consecuencias.

John Moran, el genetista de la UM y el HHMI que encabezó el trabajo con Sandra Richardson dice que las nuevas conclusiones dan a los científicos las primeras pruebas de una hipotética estrategia de defensa.

“A menudo es difícil ver qué ocurre normalmente durante un proceso eficiente que transcurre adentro de nuestras células”, explicó. “Pero al bloquear el proceso que normalmente eliminaría las evidencias de esta interacción podemos empezar a ver qué es lo que ocurre”.