Español

Los trabajadores que hacen ejercicio bajan riegos de salud y costos

ANN ARBOR—A moverse: tan sólo veinte minutos de ejercicio al día disminuye enormemente el riesgo de diabetes y enfermedad cardiaca aún para los empleados que tienen un alto riesgo de desarrollar esas condiciones.

Un estudio de la Universidad de Michigan observó el impacto del ejercicio en 4.345 empleados de una compañía de servicios financieros que acababa de iniciar un programa de mantenimiento de la salud en el lugar de trabajo. Aproximadamente el 30 por ciento de los empleados tenía alto riesgo y sufría del síndrome metabólico, un conjunto peligroso de factores de riesgo asociados con la diabetes y la enfermedad cardiaca. En la población en general aproximadamente el 34 por ciento de los adultos en Estados Unidos tienen síndrome metabólico.

El estudio encontró que cuando los empleados con alto riesgo acumulaban los 150 minutos de ejercicio moderado por semana, recomendados por el gobierno, sus costos de cuidado de la salud y su productividad se equiparaba a los de los empleados sanos que no se ejercitaban lo suficiente, dijo Alyssa Schultz, investigadora en el Centro de Investigación de Gestión de Salud en la Escuela de Kinesiología de la UM.

“Fue realmente sorprendente encontrar el nivel de protección que la actividad física proporciona a las personas con síndrome metabólico”, dijo Schultz. “No podemos controlar nuestra historia familiar de salud y es difícil manejar algunos indicadores de la salud como el nivel de colesterol, pero si los individuos tienen el ejercicio suficiente los impactos negativos del síndrome metabólico pueden mitigarse”.

Esto es una buena noticia también para las compañías que procuran bajar sus costos en el cuidado de la salud, añadió Schultz. Los empleados con síndrome metabólico que tuvieron el ejercicio suficiente tuvieron un costo anual de 2.770 dólares en el cuidado de la salud, comparado con 3.855 dólares para los empleados con síndrome metabólico que no hicieron ejercicio suficiente.

Tan solo los gastos farmacéuticos fueron dos veces más altos para quienes no hicieron suficiente ejercicio. Con un poco de imaginación los empleadores pueden desarrollar y poner en práctica intervenciones y programas de bajo costo que hagan fácil para los empleados el ejercicio en el sitio de empleo, dijo Schultz.

Algunos ejemplos incluyen los grupos caminantes, los carteles que recuerden a los empleados que pueden usar las escaleras en lugar del ascensor, o el desarrollo y distribución de mapas que muestren las rutas para caminar que pueden recorrerse durante la pausa para el almuerzo, agregó.

“Esto puede traer un beneficio enorme para todos los empleados y sus empleadores”, según Schultz. Si usted sólo puede hacer ejercicio durante diez minutos cada día, en lugar de los veinte minutos que recomienda el gobierno, esto también ayuda, dijo Schultz.

Cualquier cantidad y tiempo de ejercicio es mejor que nada. En tanto una persona “haga algo por más de cero minutos”, hay beneficios en términos de la salud y los resultados económicos en el lugar de trabajo.

 

Enlaces Relacionados: