Noticias

En lucha contra la malaria, la mezcla de mosquiteros y vacunas no siempre es la solución

19/01/2015

Foto de un mosquito anopheles funestus, un importante transmisor de la malaria en África. Crédito: CDC / James Gathany, Dr. Frank Collins , de la Universidad de Notre Dame.

ANN ARBOR– La combinación de vacunas con mosquiteros tratados con insecticida, u otras medidas de control, proporcionan la mejor oportunidad de eliminar la malaria, que mató a cerca de 600.000 personas en todo el mundo en 2013, en su mayoría niños africanos.

Pero hasta ahora  nadie había podido decir qué sucede cuando se usan juntas las vacunas –unas 20 que se encuentran en diferentes etapas de desarrollo y ninguna con llicencia para su uso– y los mosquiteros.

Una equipo liderado por investigadores de la Universidad de Michigan utilizó un modelo matemático de la transmisión de la malaria para averiguarlo y encontraron que, en algunos casos, la combinación de mosquiteros y vacuna hace que el problema empeore.

“Nuestro estudio sugiere que el uso combinado de algunas vacunas contra la malaria con mosquiteros puede conducir a un aumento de la morbilidad y la mortalidad en las clases de edad más avanzada,” dijo Mercedes Pascual, profesora del departamento Ecología y Biología Evolutiva de la UM.

Pascual es co-autor de un artículo programado para publicación en internet el 19 de enero en el Proceedings of the National Academy of Sciences (Actas de la Academia Nacional de Ciencias). El primer autor es Yael Artzy-Randrup, un ex investigador postdoctoral en el laboratorio de Pascual que ahora trabaja en la Universidad de Amsterdam. El otro autor es Andrew Dobson de la Universidad de Princeton.

Las vacunas contra la malaria en desarrollo se dividen en tres categorías, cada una centrada en una etapa diferente del ciclo de vida de la malaria. Ese ciclo involucra huéspedes humanos y mosquitos anofeles infectados con parásitos Plasmodium.

  • Las vacunas ‘Preerythrocytic’ (PEV por sus siglas en inglés), tienen por objeto reducir las posibilidades de que una persona se infecte al ser picado por un mosquito transmisor de la enfermedad.
  • Las vacunas estadio en sangre, o BSVs, no bloquean la infección, pero tratan de reducir el nivel de gravedad de la enfermedad y el número de víctimas mortales.
  • Las vacunas que bloquea la transmisión, o TBV, no protegen a los individuos vacunados contra la infección o enfermedad. Pero previenen que los mosquitos propaguen la enfermedad a otras personas después de morder a una persona vacunada. Dado que las vacunas TBV no protegen a la persona vacunada pero potencialmente reducen la velocidad a la que los demás están infectadas, se les llama comúnmente vacunas altruistas.

Pascual y sus colegas encontraron que la combinación de mosquiteros tratados y vacunas TBV logran el control más eficiente, lo que resulta en un menor número de casos de malaria al tiempo que aumenta la probabilidad de eliminar la enfermedad.

“Irónicamente, las vacunas que funcionan mejor con mosquiteros son los que no protegen a los anfitriones vacunados que están en la cama, pero bloquean la transmisión de malaria en los mosquitos que han encontrado una oportunidad de morder a los anfitriones vacunados,” Artzy-Randrup dijo.

Por el contrario, las dos vacunas contra la malaria BSV y PEV, cuando se combinan con mosquiteros, aumentaron el número de casos de malaria observados en el estudio. Las interacciones entre los mosquiteros y esas vacunas redujeron los niveles de inmunidad natural de la población, aumentando la morbilidad en las clases de edad más avanzada.

Desentrañar las interacciones entre los mosquiteros y vacunas es especialmente difícil debido a la naturaleza compleja y transitoria de la inmunidad a la malaria.

La primera infección de malaria en un niño puede resultar grave, y a veces mortal. Si el niño sobrevive, él o ella ganará inmunidad parcial que reduce el riesgo de enfermedades graves en el futuro.

Las picaduras adicionales de mosquitos infectados pueden ayudar al niño a retener la inmunidad, que de otro modo disminuye después de uno a dos años. Pero la combinación de mosquiteros y ciertas vacunas puede minar esta inmunidad natural.

“Esta complejidad está en el corazón de por qué ha sido tan duro para desarrollar cualquier tipo de vacuna contra la malaria”, dijo el co-autor Dobson.

En 2013, había un estimado de 198 millones de casos de malaria en todo el mundo, incluyendo 584 mil muertes, según la Organización Mundial de la Salud. La mayoría de las muertes se producen entre los niños que viven en África, donde un niño muere cada minuto de la malaria, según la OMS.

Entre 2000 y 2013, el acceso a mosquiteros tratados con insecticida aumentó sustancialmente. En 2013, casi la mitad de todas las personas en riesgo de malaria en el África subsahariana tenía acceso a un mosquitero tratado con insecticida, un marcado aumento de sólo el 3 por ciento en 2004, según la OMS.

Los fondos para el estudio de modelado fue proporcionada por el Centro Internacional Fogarty, de los Institutos Nacionales de Salud, un premio de la Fundación James McDonnell, y la Universidad de Princeton Grandes Retos. Pascual es un investigador del Instituto Médico Howard Hughes.

Mercedes Pascual: bit.ly/1ykkZ4E

El lea el artículo publicado en inglés

 

Archivado En:
, , , ,