Español

Encuesta: La marihuana medicinal no debe ser usada por, o al frente de niños, ya sea legal o no

ANN ARBOR, Mich. – El uso medicinal de la marihuana y los niños no deben mezclarse, de acuerdo a la primera encuesta en medir las opiniones del público sobre el uso de la marihuana medicinal para los niños en comparación con los adultos.

La encuesta del Hospital de Niños de la Universidad de Michigan C.S. Mott Children’s Hospital, mostró que dos tercios de las personas están de acuerdo en que su estado debe permitir el uso de marihuana medicinal para los adultos, pero sólo alrededor de la mitad de ellos -poco más de un tercio – dijeron que su uso se debe permitir a los niños.

El 80 por ciento de los encuestados fueron aún más lejos, diciendo que el uso de adultos de marihuana medicinal no debería ser permitido en frente de los niños – una vista más prominente entre los padres de niños menores de 18 años de edad.

Casi la mitad de los estados ahora tienen leyes que permiten el uso medicinal de la marihuana, y pocos, como Michigan, imponen normas más estrictas para el uso de los niños de la marihuana medicinal.

“Encontramos que mientras la mayoría de la gente apoya las leyes estatales que permiten el uso de la marihuana medicinal en los adultos, la historia es totalmente diferente para los niños. La marihuana medicinal es un tema controvertido cuando hablamos de niños”, dice Matthew M. Davis, MD, MAPP, director de la Encuesta Nacional sobre Salud Infantil y profesor de pediatría y medicina interna en la Unidad de Evaluación de la Salud Infantil y de investigación en el Escuela de Medicina de la UM.

“Nuestros hallazgos sugieren no sólo que el público está preocupado por el uso médico de la marihuana entre los niños, pero que la mayoría de los estadounidenses se preocupan de que la exposición a la misma puede ser perjudicial para la salud de los niños. Como es típico en cualquier cosa que involucre la salud, las normas del público son mucho mayores cuando se trata de proteger la salud de los niños “.

El 10 por ciento de los encuestados en el sondeo de Mott dijo tener o conocer a alguien que tiene una tarjeta de marihuana médica, mientras que el 7 por ciento dijo que consume o conoce a alguien que consume marihuana médica en presencia de niños.

A nivel nacional, noticias relacionadas con marihuana medicinal han puesto en relieve la complejidad de las leyes relacionadas con el tema. En Maine, por ejemplo, a pesar de que la marihuana medicinal es legal, la Corte  Suprema del estado dictaminó que puede hacer que una persona que no esté al tanto como padre y, por tanto, podría poner en riesgo su derechos de custodia.

A medida que más estados permiten el uso de marihuana medicinal, legisladores, médicos y familias también enfrentarán preguntas acerca si los niños con condiciones que los califiquen deberían ser capaces de utilizarla. En Connecticut, los legisladores están considerando un proyecto de ley que ampliaría el programa de marihuana medicinal del estado a los niños. En Nueva Jersey, el departamento de salud dio un paso hacia permitir la marihuana medicinal comestible para los niños. Estados como Colorado permiten una variedad especial de cannabis conocida como “La telaraña de Charlotte”, que es utilizada por cientos de niños.

Sin embargo, hay poca ciencia sobre la seguridad o eficacia del tratamiento de los niños con la marihuana medicinal. La investigación también indica que el cerebro y el sistema nervioso de los niños y adolescentes son especialmente vulnerables a los efectos adversos del consumo de marihuana, una preocupación planteada por la Academia Americana de Pediatría y la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente.

La nueva encuesta Mott es publicada al mismo tiempo que proyectos de ley en el Congreso piden al gobierno federal reclasificar la marihuana como una sustancia controlada que se puede prescribir legalmente. Esto permitiría el financiamiento federal más amplio de la investigación médica sobre la marihuana medicinal.

Los defensores de la marihuana médica argumentan que puede ser segura y efectiva para el tratamiento de los síntomas relacionados con enfermedades como el cáncer, glaucoma, VIH / SIDA y la epilepsia para adultos y niños. Los que se oponen por la falta de pruebas científicas en su efecto en tratamiento, sus efectos secundarios negativos sobre el cerebro y otros órganos y la evidencia de que el consumo de drogas a temprana edad es más probable que conduzca a la drogadicción en la edad adulta.

Informe completo (inglés):

Encuesta Nacional sobre la Salud de los Niños del Hospital CS Mott de Niños