Español

El techo de cristal es más grueso para las mamás

ANN ARBOR– A pesar de los avances logrados en los 50 años desde que se aprobara el Título VII del Acta de D

Utilizando estudios anteriores, Cindy Schipani, profesora de derecho de negocios en la escuela Ross School of Business de U-M, evaluó el impacto de legislación antidiscriminatoria en EE.UU en los últimos 50 años, revelando que a pesar de que ha habido avances, las mujeres todavía enfrentan discriminación de género en el trabajo.erechos Civiles de 1964, la discriminación contra las mujeres, especialmente contra las mamás, según una investigación reciente de la Universidad de Michigan.

Schipani dijo que la discriminación se puede observar en el número de demandas por discriminación que se trabajo, la falta de mujeres en puestos de liderazgo y diferencias en el pago de las mujeres.

El 2013, el saldo mensual de las mujeres en Estados Unidos era $706, comparado con $860 para los hombres. Además, el porcentaje de mujeres ganando el salario mínimo o menos era casi el doble una cifra preocupante considerando que las mujeres ganan el sueldo primario en dos tercios de las familias del país.

Y las madres que intentan ascender la escala corporativa tienen que superar un peldaño discriminatorio adicional. Un estudio el 2001 mostró que aunque el 74 por ciento de los hombres trabajando en Wall Street tenía niños, sólo la mitad de las mujeres los tenía.

El ser madre es un riesgo significativo de pobreza y existe incluso un término, “penalización salarial de maternidad” que las mujeres pagan ( más bien dejan de ganar) por niño: el equivalente a 5 por ciento por niño.

En el estudio, que será presentado en un próximo Boletín de Jurisprudencia de la Mujer de la UCLA, Schipani y los coautores Terry Morehead Dworkin, de la Facultad de Derecho Universidad de Seattle, y Aarti Ramaswami, de la escuela de negocios ESSEC en Francia, encontró que la situación familiar de las mujeres añade barreras adicionales a la carrera de las mujeres.

“Nuestros resultados muestran que en los EE.UU., las mujeres que tienen un alto logro en su carrera también tienden a ser solas o sin niños “, dijo Schipani. “También encontramos que el tener mentores ayuda a las mujeres con dependientes a superar los desafíos de crear redes de apoyo.”

En 2012, las mujeres eran el 58 por ciento de la fuerza laboral, un aumento del 53 por ciento desde 1963. En el mismo período, el número de madres trabajadoras había crecido un 30 por ciento, alcanzando el 70 por ciento en 2012 comparado con 54 por ciento en 1962. En 2012, se presentó un número récord de Título VII casos de discriminación sexual.

Algunas industrias son peores que otras. A las mujeres les va peor en profesiones en las que predominan los hombres y aquellas que son mejor pagadas como en los sectores de tecnología, financiero y legal.

Esta falta de liderazgo femenino no es un problema de oferta. Para el año 2014, el 88 por ciento de las mujeres completaron al menos la escuela secundaria, y para el año 2013, el 37 por ciento había completado cuatro años de universidad. De hecho, más mujeres que hombres han recibido una educación de postgrado. De las mujeres de entre 25 a 34, 11 por ciento tenía dos o más años de estudios de posgrado en comparación con el 8 por ciento de los hombres.

Los investigadores sugieren que en los casos de supuesta discriminación de género, los tribunales deben tener en cuenta la escasez de mujeres en posiciones de liderazgo como prueba de que se ha producido la discriminación. También sugieren que el U.S. Securities and Exchange Commission de Estados Unidos podría definir la diversidad, en los informes que ya han encomendado, para incluir la diversidad de género.

“El hecho de que los problemas son complejos y eluden las soluciones simples no significa que no pueden ser resueltos”, dijo Schipani.

Cindy Schipani