Español

Universidad de Michigan probará ‘smartcars’ autónomos impresos en 3D

 

ANN ARBOR– Una flotilla de “SmartCarts” autónomos – vehículos de alta tecnología, baja velocidad e impresos en impresoras 3-D- podrían deambular por el Campus Norte de la Universidad de Michigan, transportando a estudiantes, profesores y personal a clases, laboratorios y oficinas, y funcionar al mismo tiempo como uno de los primeros sitios de prueba para el transporte autónomo y ‘a la carta’. 

“El objetivo de los SmartCarts es que comencemos a comprender los desafíos de un sistema de transporte a la carta construido alrededor de coches autónomos,” dijo Edwin Olson, profesor asociado de ingeniería eléctrica y ciencias de la computación que lidera el proyecto.

En un primer paso, los investigadores de la U-M recibieron la semana pasada un vehículo impreso en 3D de la empresa de tecnología Local Motors. La compañía dio a conocer tanto el vehículo de baja velocidad y su primer coche todo terreno impreso en 3D en una conferencia de prensa en Tempe, Arizona.

Se espera que el vehículo U-M -uno de tres que están siendo contruidos- llege al campus de la U-M esta semana. Durante el próximo año, investigadores de la U-M desarrollarán capacidades de autonomía y construirán un programa para que los usuarios de teléfono móvil puedan solicitar un viaje. Probarán el vehículo en MCity, el sitio de prueba de vehículos autónomos que será presentado a los medios la próxima semana. Mcity será operado por el Centro de Transformación de Movilidad, una asociación público-privada con sede en la U-M.

Entre los desafíos que los investigadores esperan encontrar está el entender las preferencias y expectativas de sus pasajeros, la coordinación de las rutas de una flota de vehículos, y encontrar la manera de equilibrar la oferta y la demanda.

“Estos factores, no sólo la tecnología de auto-conducción, son fundamentales para la viabilidad económica y aceptación social de un servicio de transporte a gran escala”, dijo Olson.

En MCity y más tarde en el Campus Norte, los investigadores experimentarán con métodos para simplificar los retos de autonomía aprovechando la escala más pequeña de un campus. Podrían añadir puntos de referencia para ayudar a los vehículos a navegar, por ejemplo, o incluso pintar una línea azul en el asfalto de las carretas para que los carros las sigan. Estas medidas ayudan a que la autonomía sea segura y barata, pero son difíciles de lograr a escala nacional, dijo Olson. Además de campus universitarios, los sistemas de transporte autónomos de baja velocidad podrían ser útiles en lugares como campus corporativos, parques de atracciones, aeropuertos, comunidades de vida asistida y centro de las ciudades.

El nuevo vehículo de la U-M tiene un tren de potencia derivada de un carro de golf tradicional, pero al trabajar con Local Motors, el resto del vehículo ha sido reinventado para este proyecto. El cuerpo es de 3D impreso en plástico de ladrillos de Lego reforzado con fibra para la fuerza. El proceso de fabricación único significa que si los investigadores de la U-M deciden que necesitan un soporte para sostener un sensor, por ejemplo, o un tablero de instrumentos más innovadores sin volante, Local Motors puede imprimir un nuevo componente en cuestión de horas.

“La ventaja es la velocidad de diseño y fabricación. El proceso de impresión 3D y nuestro proceso de co-creación nos permite y nuestros socios ser creativos rápido”, dijo Corey panero, líder del proyecto en Local Motors. “Estamos muy contentos de asociarnos con la Universidad de Michigan en esto. Son verdaderos líderes en sistemas autónomos y su enfoque en esto es brillantemente simple. Estamos ansiosos por ver cómo se desarrolla.”

A finales de este año o principios del próximo, U-M recibirá un segundo vehículo y el equipo de investigación llevará a cabo un estudio piloto en MCity.

“Nuestra atención se centra en el transporte como un sistema”, dijo David Munson, el decano de ingeniería. “Muchas personas están hablando de esto como el camino del futuro, pero estamos trabajando con el objetivo de construir un sitio de pruebas que nos permitirá dejar de hablar y empezar a hacer. Si somos capaces de poner un sistema de este tipo en servicio, sería un gran habilitador de la investigación en el campus, y sería uno de unos pocos sitios similares en el mundo.”

El proyecto piloto es financiado por un año a través del Centro de Transformación de Movilidad. Ryan Eustice, profesor asociado de arquitectura naval e ingeniería marina, también está contribuyendo al proyecto.

Relacionados:

U-M Mobility Transformation Center

Mcity taking shape

MTC announces founding corporate partners