Español

Sexting y seguridad en Internet suben a la lista de los top 10 problemas de salud para los niños en EE.UU

Hispanos ven el abuso infantil como la tercera causa de preocupación para los niños.

ANN ARBOR, Mich.–  Con más niños en línea y el uso de los teléfonos a edades cada vez más tempranas, sexting y la seguridad en Internet se han convertido en una de las más grandes preocupaciones entre los adultos de EE.UU según una encuesta de opinión pública acerca de los principales problemas de salud para los niños.

La obesidad infantil, el acoso y el abuso de drogas continúan siendo los tres principales problemas de salud de los niños por un segundo año consecutivo, mientras que el abuso y negligencia infantil ocupó el quinto lugar, de acuerdo a la Encuesta de Salud Infantil del Hospital C.S. Mott de Niños de la Universidad de Michigan. Las preocupaciones varían entre los grupos étnicos y raciales.

En comparación con 2014, la seguridad en Internet subió de octava a cuarta mayor preocupación, por delante de la violencia escolar y el tabaquismo. El sexting vio el salto más grande, clasificando como la sexta preocupación desde el lugar 13 el año pasado.

El tabaquismo y el consumo de tabaco, por lo general clasificado en la parte superior de la lista, cayó desde el cuarto principal preocupación a la séptima, lo que puede reflejar la disminución en el tabaquismo y el consumo de tabaco por los jóvenes en los últimos años.

El doctor Matthew M. Davis, director de la encuesta y profesor de pediatría y medicina interna en la Facultad de Medicina de la U-M, dijo que la comunidad así como proveedores de salud y los responsables de formular políticas deben considerar estas preocupaciones.

“El creciente nivel de preocupación por la seguridad de Internet y el sexting que incluso sobrepasó la preocupación por fumar como cuestiones de salud importantes para la infancia realmente domina la historia este año”, dijo Davis, quien también es trabaja con la Escuela de Salud Pública, Escuela Gerald R. Ford de Política Pública, y es director adjunto del Instituto de Políticas de Salud e Innovación de U-M.

“Hemos encontrado que aunque el público puede encontrar beneficios en el cambiante mundo mediático de hoy, ya sea a través de teléfonos celulares u otras tecnologías, muchos también reconocen los riesgos que pueden significar para jóvenes vulnerables.”

El uso de teléfonos inteligentes y otras tecnologías potencialmente expone a niños y adolescentes al peligro de los depredadores y otros daños, como el acoso cibernético. El sexting (envío y recepción de mensajes de texto sexualmente sugerentes y fotos) también ha dado lugar a casos de adolescentes que sufren de baja autoestima e incluso se han suicidado después de que fotos se han difundido ampliamente entre pares.

Si bien blancos, afroamericanos e hispanos listan la obesidad y el acoso entre las tres más grandes preocupaciones, los hispanos listan el abuso infantil y negligencia como el tercer problema de salud para los niños en los EE.UU. En general, el público ve el abuso infantil y negligencia como el quinto problema de salud.

La seguridad en internet no clasificó tan alta entre afroamericanos, quienes listaron depresión, seguridad en la escuela y abuso de alcohol como las mayores preocupaciones después de la obesidad y el acoso.  El hambre aumentó del puesto número 15 en el 2014 a la décima mayor preocupación para la salud de la niñez entre los encuestados afroamericanos en 2015.

“Encontramos que los adultos de diferentes comunidades a través de Estados Unidos ven los desafíos a la salud infantil de manera distinta. Es importante entender las prioridades de cada comunidad mientras trabajamos para salvaguardar la salud de los niños y ayudarles a vivir las vidas más saludables que puedan,” dijo Davis.

Añadió que desde que comenzaron el seguimiento de las percepciones de los desafíos a la salud infantil el abuso y negligencia infantil han sido constantes.

“Esta es un área en la cual debemos seguir centrándonos en la asistencia médica, en nuestros esfuerzos de salud pública y también en nuestra formulación de políticas de salud.”

Este es el noveno año en que se pidió a los adultos evaluar sus preocupaciones por la salud de los niños.

Otras preocupaciones de salud infantil calificadas como un “gran problema” en el año 2015 para los niños y adolescentes en los EE.UU. son:

Informe http://mottnpch.org/reports-surveys/top-10-child-health-problems-more-concern-sexting-internet-safety

Más información: Encuesta Nacional de Salud Infantil del Hospital C.S. Mott de Niños.

Sitio Web: MottNPCH.org

Facebook: http://www.facebook.com/mottnpch Twitter:MottNPCH

Propósito / Financiación: Encuesta de Salud Infantil del Hospital C.S. Mott de Niños de la Universidad de Michigan – basada en la Unidad de Evaluación de la Salud Infantil e Investigación de la Universidad de Michigan y financiado por la Universidad de Michigan Health System – está diseñada para medir los principales problemas de salud y las tendencias para los niños estadounidenses.

Fuente de datos: Este informe presenta los resultados de una encuesta de hogares representativa a nivel nacional realizada exclusivamente por GfK Custom Research, LLC (GfK), para el Hospital C.S. Mott de Niños a través de un método utilizado en muchos estudios publicados. La encuesta se administró en mayo del 2015 a un grupo seleccionado al azar, estratificado de adultos de 18 años (n = 1982) del panel KnowledgePanel® habilitado para la web de GfK que se asemeja mucho a la población de Estados Unidos. La muestra fue ponderada posteriormente para reflejar las cifras de población de la Oficina del Censo. La tasa de finalización de la encuesta fue del 60% entre los miembros de los grupos de padres contactado para participar. El margen de error es de ± 3 a 4 puntos porcentuales.

Puntos principales:

En la comunidad hispana

En la comunidad afroamericana

Los resultados de la encuesta reflejan las opiniones del público y no representan las opiniones o posiciones de la Universidad de Michigan, la Universidad de Michigan Health System, o la Encuesta de Salud Infantil del Hospital C.S. Mott de Niños de la Universidad de Michigan.