Español

Estudio: Niños mayores deben tener sus asientos inspeccionados

Aprender a poner bien los asientos para niños de 4 a 12 años podría salvar vidas.

ANN ARBOR, Mich.- Los niños mayores son dos veces más propensos a sufrir lesiones graves o muerte en un accidente de automovilístico, pero las probabilidades de que sus asientos sean inspeccionados son considerablemente más bajas que para los niños más pequeños, de acuerdo a un nuevo estudio de la Universidad de Michigan.

Sólo 1 de cada 10, o el 11% de las inspecciones de asientos de automóvil, fueron realizadas en asientos para aquellos de  edades de 4 a 7 años de acuerdo al estudio del Sistema de Salud de Universidad de Michigan que analizó chequeos en el estado de Michigan.

Los hallazgos, que aparecen en la edición de este mes de la revista Journal of Trauma, también muestran que aproximadamente un tercio de los niños en edad de usar asientos elevados dejaron la inspección en un asiento más seguro de que cuando llegaron.

“Los asientos elevados parecen menos técnicos y complicados que la instalación de un asiento para bebés, lo que puede llevar a los padres y a las familias a preocuparse menos de usarlos de forma incorrecta”, dijo la autora principal del estudio, Michelle L. Macy, MD, MS del hospital de niños de U-M CS Mott Children’s Hospital y la unidad de evaluación e investigación de niños CHEAR, por sus siglas en inglés.

“Sabemos que los niños mayores corren un riesgo especial de lesiones causadas por un accidente de coche. Nuestro estudio sugiere que puede ser beneficioso para los técnicos certificados en seguridad de niños pasajeros centrarse más en la prestación de la educación y orientación sobre el uso prolongado de los asientos elevados “.

Lesiones no intencionales siguen siendo la causa principal de muerte y discapacidad para los niños mayores de 1 año en los EE.UU. Los niños de 4 a 12 son más propensos a sufrir lesiones abdominales significativas como resultado de cambiar de asientos elevados a cinturones de seguridad regulares antes de tiempo. Estas lesiones, conocidas como “síndrome del cinturón de seguridad ‘, incluyen lesiones abdominales, a la médula espinal y en la cara.

Se ha demostrado que los asientos elevados reducen el riesgo de lesiones graves en un 45% en los niños de entre 4 a 8, en comparación del uso de cinturón de seguridad por sí solo, pero se hay tasas más bajas entre los niños mayores. Los autores apuntan a factores tales como la falta de conocimiento acerca de los beneficios de seguridad de los asientos elevados y el riesgo para los niños pasajeros.

Las iniciativas de seguridad de pasajeros infantiles también se centran generalmente en las inspecciones de los asientos de coche para bebés y niños pequeños, dicen los autores. El estudio analizó los datos de 4.531 inspecciones de asiento de coche (1.316 a través de Safe Kids Huron Valley y 3.215 a través de Safe Kids Grand Rapids). Los niños mayores de cuatro eran más propensos a tener un hermano que se sometió a una inspección de asiento de coche -muchos pueden incluso haber sido traídos sin la intención de los padres de  evaluar el asiento del niño mayor.

“Estudio tras estudio muestra que los cuidadores a menudo necesitan apoyo y orientación en la elección e instalación de sistemas de retención infantil y que a menudo las utilizan de forma incorrecta, lo que pone pasajeros infantiles en riesgo innecesario de daños”, dijo Ámbar Kroeker, MPH, que trabajaba con CHEAR cuando se condujo el estudio.

“Esta brecha puede ser abordada en las inspecciones de asientos para automóviles, que son gratuitas y se ofrecen en la mayoría de las comunidades, pero nuestros resultados indican un bajo uso de este servicio por los padres de los niños mayores.”

En una reciente encuesta de 1.000 padres por Safe Kids Worldwide, siete de cada diez padres no sabían que el ajuste óptimo del cinturón del vehículo no se puede obtener hasta un niño alcance la altura de 57 pulgadas, y nueve de cada diez padres transfirieron prematuramente a los hijos de un asiento elevado al cinturón de seguridad normal del vehículo.

“El riesgo de lesiones en accidentes de vehículos de motor se ha reducido dramáticamente para bebés y niños pequeños, debido a una mayor atención a las restricciones adecuadas”, dijo Kroeker. “Queremos ver los mismos resultados para los niños mayores.”

Kroeker es ahora la coordinadora del programa de prevención de lesiones en el hospital de niños Randall Children’s Hospital en Portland, Oregon. Amy Teddy, BS, también contribuyó al estudio.

Financiación: Esta investigación fue financiada en parte por una subvención piloto de la del Centro de Lesiones de U-M a través de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (R49CE002099)

Divulgación: Ninguna

Referencia:  “Car Seat Inspection Among Children Older than Three: Using Data to drive practice in child passenger safety,” Journal of Trauma, September, 2015.