Español

Tres reglas permitirían sancionar a quienes se benefician de información privilegiada

Investigadores de Universidad de Michigan dicen que un proceso más claro y simple ayudaría a establecer responsabilidades penales.

ANN ARBOR– Definiciones extremadamente vagas y una reciente decisión judicial han atado de manos a fiscales tratando de limitar a quienes se aprovechan de información privilegiada para llenar sus propios bolsillos, lo que puede erosionar la confianza en los mercados públicos y dañar a todos los inversionistas.

Después de realizar un extenso estudio y analizando décadas de transacciones, Cindy Schipani y Nejat Seyhun, ambos profesores de la Escuela de Negocios Ross School of Business de Universidad de Michigan, proponen un método de tres pasos para que los investigadores establezcan un caso de abuso de información privilegiada.

Schipani es una profesora de derecho de negocios y Seyhun un profesor de finanzas en Ross Business School.

Debido a que las empresas presentan informes de ganancias trimestrales, cada tres meses, esto limitaría efectivamente las transacciones de corredores a un período de un mes después de las ganancias. Si un investigador puede demostrar que los tres elementos están presentes, entonces serían los corredores que deberían mostrar que su transacción no cumple con los requisitos de ser información material no pública, uno de los aspectos más difíciles de probar en el presente.

La claridad debería ayudar tanto a los reguladores como a los corredores e inversionistas, ya que éstos sabrían exactamente cuando pueden comerciar con seguridad.

“El beneficio de esta claridad adicional permitiría a los tribunales separar transacciones de rutina de la negociación oportunista y aumentar la confianza en los mercados de capital público”, dijo Seyhun.

En su estudio, escrito en inglés bajo el título “Defining ‘Material, Nonpublic:’ What Should Constitute Illegal Insider Information?” los investigadores revisaron décadas de transacciones comerciales registradas por corredores registrados.  La redacción ambigua de la ley ha dado lugar a importantes y anormales ganancias.

“El aumento de sanciones civiles y penales no funcionan como elemento de disuasión exitoso si hay ambigüedad sustancial sobre lo que es información privilegiada ilegal”, dijo Schipani. “Esta ambigüedad permite a aquellos con acceso (a la información) no sólo negociar con éxito, sino también les permite defenderse de los intentos de la SEC y el Departamento de Justicia de Estados Unidos para disciplinarlos después del hecho.”

De 1975 a 1984, por ejemplo, los investigadores encontraron 60.000 transacciones que mostraron casi inmediata rentabilidad anormal, superando el mercado de valores en general más de un 5 por ciento durante los primeros cinco días después de la fecha de la operación. Durante las próximas tres décadas, esa cifra se disparó. De 2005 a 2014, más de 200.000 transacciones de gran volumen muestran esta rentabilidad inmediata al quinto día.

“Nuestra evidencia indica que los corredores se están aprovechando de esta vaguedad de la ley para explotar su información material no pública”, dijo Seyhun.

Exacerbando la situación es un reciente fallo del Segundo Tribunal de Circuito de Apelaciones que hace más difícil para los fiscales establecer quid pro quo entre las personas que comparten información privada y luego comercian en ella.

Estudio

Cindy Schipani

Nejat Seyhun