Noticias

Cámaras ocultas traen esperanza a esfuerzos de conservación en América Latina, Asia y Africa

20/01/2016

Un oso hormiguero gigante deambula por el Parque Nacional Yasuní en Ecuador. En Brasil, un jaguar lleva un roedor recién cazado a através de la espesura del Floresta Nacional de Caxiuanã. Y en Perú, dos perros venaderos, tan tímidos y difíciles de encontrar, merodean por la de la selva del Parque Nacional Yanachaga–Chemillén.

Estos son algunos de los esquivos  animales fotografiados por 1.000 cámaras colocadas en las zonas forestales tropicales protegidas en América Latina, Asia y África. La mitad de los parques estaban en América Latina -incluyendo Brasil, Costa Rica, Ecuador, Panamá y Peru, mientras que una cuarta parte estaban en África y el resto estaban en el sudeste de Asia.

Científicos dicen que después de analizar unas 2,5 millones de fotografías, pueden afirmar que los bosques protegidos han ayudado a su vez a proteger la fauna en estos delicados medio ambientes.

“Nuestros resultados sugieren que las áreas protegidas de bosques tropicales están apoyando a comunidades estables de mamíferos y aves, lo cual es una buena noticia para la conservación”, dijo Lydia Beaudrot, una ecóloga y bióloga de conservación en Universidad de Michigan y el autor principal del estudio publicado en la revista científica PLoS Biology.

Trabajadores instalan cámaras en Malasia. Cortesía de TEAM.

“Este es un resultado sorprendente porque los estudios previos basados en la opinión de expertos han sugerido que muchas áreas protegidas de bosques tropicales están fallando.”

“Ahora tenemos una perspectiva global de lo que está pasando en estos ecosistemas”, añadió.

Los investigadores monitorearon 244 especies de mamíferos que habitan en el suelo y aves -incluyendo elefantes, chimpancés y jaguares. Encontraron que el 17% de los animales aumentó en número mientras que el 22% se mantuvo constante y el 22% disminuyó.

Para ello, los científicos instalaron las cámaras atándolas a árboles a un metro de altura.  Al cruzar frente a ellas, los animales activaban la cámara, tomando una foto. Muchos de los animales miran directamente a la cámara, curiosos.

“Es una especie de cámara oculta en un bosque tropical”, dijo Beaudrot, profesora asistente en el departamento de ecología y biología evolutiva.

Los datos del estudio fueron recogidos por los investigadores con el grupo de evaluación y monitoreo de ecología tropical Tropical Ecology Assessment and Monitoring Network (TEAM por sus siglas en inglés), una coalición creada en 2007, que incluye Conservación Internacional, la Sociedad de Conservación de Vida Silvestre y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

“Estos resultados muestran que las áreas protegidas juegan un papel importante en el mantenimiento de la biodiversidad”, dijo el coautor del estudio fue Jorge Ahumada, director ejecutivo de TEAM. “Nuestro estudio refleja una perspectiva más optimista acerca de la efectividad de las áreas protegidas.

“Por primera vez, no estamos confiando en fuentes de datos dispares, sino más bien a partir de datos primarios recogidos de forma estandarizada en una serie de áreas protegidas en todo el mundo. Con estos datos hemos creado un recurso público que puede ser utilizado por los gobiernos u otras personas en la comunidad conservacionista para informar las decisiones “.

Los investigadores advierten que las pérdidas de vida silvestre aún podrían estar ocurriendo en las áreas protegidas que se estudiaron. Ellos observaron descensos en numerosas poblaciones, y muchas otras poblaciones no fueron capturadas en cámara lo suficiente para hacer una evaluación informativa.

La investigación tampoco incluyó áreas de bosques tropicales sin protección, que pueden tener mayores tasas de declive de especies debido a diferencias en el manejo y amenazas del aumento de actividad de los seres humanos.

Los datos del estudio ya se utilizan para informar a la gestión de las áreas protegidas que TEAM monitorea. En el Bosque Impenetrable de Bwindi en Uganda, por ejemplo, el equipo identificó una disminución de la superficie ocupada por el gato dorado africano, reconocido como especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Los administradores del parque notaron que estos lugares estaban muy traficados por eco-turistas y han redirigido a los viajeros a caminos alternativos. Dado que estas medidas de gestión entraron en vigor, se ha producido un aumento de avistamientos del gato dorado africano.

“Es muy importante para el logro de los objetivos globales de conservación que sigamos monitoreando estas áreas protegidas,” Beaudrot dijo.

Adaptada de las versiones en inglés de Jim Erickson (original) y William Foreman (edición global).

Archivado En:
, , , , , , ,