Español

Schlissel: Estamos unidos en contra del odio

Mensaje del presidente de Universidad de Michigan Mark Schlissel a la comunidad universitaria.

La discriminación racial, étnica o religiosa no tiene lugar en la Universidad de Michigan. Los ataques dirigidos contra grupos de personas están llenos de odio y únicamente sirven para desgarrar a nuestra comunidad universitaria.

Un mensaje contra el Islam escrito con tiza en el Diag ayer ha provocado que los miembros de nuestra comunidad se sientan amenazados y no deseados. Quiero que todos en la Universidad de Michigan – los afectados por el mensaje y otros quienes han expresado preocupaciones similares en asociación con otros eventos – sepan que estoy comprometido a fomentar un ambiente que es acogedor e integrador de todo el mundo, libre de amenazas o intimidación . Una comunidad en la que todos tengan la misma oportunidad de prosperar.

Los ataques dirigidos hacia cualquier individuo o grupo dentro de nuestra comunidad, a partir de una creencia o característica, son incompatibles con los valores de la universidad de respeto, cortesía y igualdad. Estos son los valores fundamentales y los principios rectores que nos ayudarán en nuestro esfuerzo en vivir de acuerdo con nuestros más altos ideales.

Creo que nuestros valores adquieren una importancia aún más aguda durante este tiempo de desavenencias políticas, ya que la gente y las creencias son blanco de una arremolinada retórica. Pero en medio de estos tiempos difíciles, nuestros valores centrales pueden ayudar a aterrizar nuestra comunidad. Juntos podemos centrarnos en la mejor manera de crear un entorno favorable para todos.

Como ya he dicho muchas veces en el curso de mi presidencia, tenemos que encontrar nuestro camino como una comunidad que fomenta fuertemente un sólido intercambio de ideas, un intercambio que captura la diversidad de pensamiento y conduce a un diálogo constructivo y mayor comprensión. El derecho de libertad de expresión, especialmente aquella expresión que hiere, a veces crean caminos que parecen casi imposibles de navegar. Pero he hablado con miles de miembros de la comunidad de la Universidad de Michigan, en nuestros tres campus, y estoy convencido de que tenemos la capacidad de unirnos para entablar un diálogo sobre temas difíciles gracias a nuestro profundo compromiso respeto para todos.

Estamos unidos en contra del odio. Debemos trabajar juntos hacia una comprensión más profunda.