Español

Brasil: ¿El país del futuro?

Por Melvin Levitsky

Cuando, a mediados de la década de los 60, serví por primera vez en Brasil, como un diplomático estadounidense estacionado en un pequeño consulado en Belem en la desembocadura del río Amazonas, el país estaba en su segundo año de un régimen militar de 20 años.

A pesar de la inflación galopante que resultó en que los ceros eran ‘borrados’ regularmente de la moneda y un régimen autoritario que admitía poca disidencia pública, muchos consideraban que Brasil era el “país del futuro.” Se dice que Charles de Gaulle acuñó la frase, “y siempre lo será”. El optimismo se basaba en la gran reserva de recursos minerales, ricas tierras agrícolas y el capital humano en regiones meridionales y centrales bien desarrolladas del país. La irónica adición de De Gaulle se refería a la dificultad de hacer un buen uso de estas ventajas.

Cuando regresé a Brasil como embajador de EE.UU. a mediados de 1994, parecía que el optimismo estaba ganando. El nuevo gobierno del presidente Fernando Henrique Cardoso había empezado a disminuir la inflación, privatizar las industrias estatales, bajar las tarifas y aumentar la transparencia. Sus reformas de los sistemas político y económico convirtieron a Brasil en un modelo positivo de un país democrático maduro para la inversión extranjera y un papel más importante en los asuntos mundiales.

Una tormenta política perfecta

Brasil está ahora en medio de una tormenta perfecta. Está experimentando una crisis económica, política, social y moral que desafía su estabilidad. Su economía está en un declive severo. La coalición de gobierno se ha dividido. Un gran número de funcionarios públicos, políticos y empresarios prominentes están siendo investigados o están en la cárcel por corrupción. Las protestas en las calles se llevan a cabo con regularidad. Y, por supuesto, la presidente Dilma Rousseff, cuya popularidad había caído en un solo dígito, ha sido acusada por la Cámara de Diputados de Brasil y ha sido suspendida temporalmente de su cargo a la espera de un juicio por el Senado. Su vicepresidente, Michel Temer, es presidente interino, pero él, a su vez, está siendo investigado por irregularidades de campaña y su posible participación en el “Petrolao”, o el escándalo escándalo de corrupción de Petrobras.

¿Por qué y cómo ha surgido esta crisis? Después de todo, Rousseff fue precedida por su mentor, el popular Lula da Silva, quien tuvo el buen sentido de conservar muchas de las políticas útiles de Cardoso, al tiempo que aplicó gradualmente reformas sociales como “Bolsa Familia”, un programa de transferencia condicional de dinero para ayudar a las familias más pobres de Brasil.

Parte de la respuesta radica en la mala suerte. Un mayor parte, sin embargo, se puede atribuir a un sistema político disfuncional, una clase política impulsada por la codicia y el poder, y el consiguiente cinismo de la población trabajadora.

La mala suerte se deriva en primer lugar de una sequía prolongada que creó cortes de electricidad y daños a la agricultura. Esto condujo a una fuerte insatisfacción pública, especialmente en el estado de Sao Paulo, que es el motor de la economía de Brasil.

Coincidiendo con esto, la notable manera en que Brasil enfrentó la crisis financiera mundial se descarriló de manera inesperada con el estancamiento económico en China, el mayor mercado de exportación de Brasil, y en Europa. La caída de precios de los las materias primas a lo largo de este período también afectó a Brasil muy duramente. Las protestas públicas de los ciudadanos de la clase trabajadora, la fuente de la fuerza del Partido de los Trabajadores de Rousseff, impulsado por la recesión económica, estallaron en enfrentamientos en las calles después de un incremento largamente postergado en las tarifas de autobús y una huelga de los conductores de autobús. la aplastante derrota de Brasil por Alemania (1-7) en la Copa Mundial con sede en Brasil avivó aún más el descontento público.

La agonía de la derrota. Más allá de la mala suerte.

En cuanto a los problemas sistémicos, uno primero debe mirar al método para la transición del gobierno militar al civil a mediados de la década de 1980.

La actual constitución de Brasil se negoció entre los dos principales partidos políticos de entonces, nuevos partidos emergentes, políticos de la izquierda, derecha y centro, académicos y militares. Lo que surgió durante tres años fue un documento de casi 200 páginas con decenas de títulos, capítulos, artículos y subsecciones que fueron diseñados para establecer reglas en todos los aspectos de la vida brasileña y no dar ninguna ventaja a ninguna facción. Es una especie de estancamiento intencional. Por ejemplo, la modificación del sistema de pensiones o distribución de dinero de los impuestos a las instituciones federales y estatales a menudo requiere una enmienda constitucional y el voto de las tres quintas partes de ambas cámaras del Congreso – incluso si las disposiciones son mundanas.

De igual importancia para la difícil situación actual de Brasil es el sistema de partidos políticos del país. Una compleja Ley de Partidos aprobada por el Congreso y firmada en septiembre de 1995 hizo poco para simplificar el sistema o reducir el número de partidos políticos. En la actualidad hay 39 partidos políticos registrados en Brasil con más de 30 representados en el Congreso. El cambio de nombre, refundición o simplemente cambios de partido puede hacerse prácticamente de un día al otro. La lealtad al partido, especialmente entre los partidos más pequeños, es inexistente. Muchos de estos últimos son sólo lugares para colgar el sombrero político hasta que haya algo mejor.

Debido a que cualquier presidente, así como candidatos de la oposición, necesitan de una coalición de partidos para tener éxito, el impulso a la corrupción de este tipo de sistemas es inmenso en términos de promesas, contratos gubernamentales, favores políticos y constituyentes, posiciones gubernamentales y del Congreso, y nepotismo.

El Partido del Trabajo de Rousseff, una vez considerado como el más honesto de los partidos políticos de Brasil, ha sido desacreditado. Como dijo un miembro del partido “El Partido de los Trabajadores era un partido de esperanza, pero sus líderes se intoxicaron de poder y ahora que la esperanza se ha desvanecido.”

Por último, está el factor personal. Michel Temer sólo sirve en calidad de “actuar”. Sin embargo, él sólo ha hecho más de 20 nuevos nombramientos en el gabinete y presentó un presupuesto revisado y reducido al Congreso. Él parece suponer que Rousseff será despedida por el Senado y que él será presidente hasta el final de su mandato en enero de 2019. Ella se ha comprometido a luchar contra su despido por el Senado vigorosamente.

Si Rousseff gana en el Senado en los próximos seis meses, tendrá que reconstruir su gobierno. La posibilidad de tres gobiernos en seis meses se sumará al caos y descenso de Brasil en un momento en que se realizan los preparativos finales para los Juegos Olímpicos de este año a un ritmo frenético.

Los ciudadanos de Brasil sólo pueden alzar sus brazos en desesperación y cambiar el canal a una telenovela diferente.

Melvin Levitsky, profesor de  política y  práctica internacional en la Escuela Ford de Política Pública, y ex-embajador de los Estados Unidos en Brasil.

Adaptado al español por Nardy Baeza Bickel de la versión original en inglés publicada por The Conversation.