Español

Aprendiendo arte de los maestros en Oaxaca

OAXACA, México- Caminando por las calles de Cuernavaca, observando casas decoradas con colores brillantes, fachadas de tiendas pintadas con bellos murales y paredes adornadas con anuncios coloridos, Jocelyn Aptowitz llegó a una conclusión.

Doña Celina, instructora de pintura témpera en el Centro de Artes de la Comunidad Zegache. Crédito de imagen: Mona McKinstry.

En México, dijo, el arte no sólo se encuentra detrás de las paredes de un museo, pero está siempre presente en pinturas en casas, paradas de autobús y puentes.

“En todas partes, hay este bello arte gráfico que es edificante. Ves fachadas brillantes, colores. Está en todas partes, y es fantástico “, dijo Aptowitz, una estudiante de la Universidad de Michigan Escuela de Música, Teatro y Danza. “Fue una experiencia increíble”.

Mona McKinstry, una reciente graduada y oriunda de Chile, agregó.

“La cosa es que el arte está en todas partes, en la mayoría de las paredes y los colores de las casas, en la publicidad, en las ilustraciones, todas las cosas que ponen en la pared”, dijo. “No estaba todo planeando como una exposición de artes público (en los EE.UU.). Estas cosas pasan y parecen ser muy naturales, muy fáciles. Las personas son naturalmente artísticas.”

Aptowitz y McKinstry, junto con los estudiantes Carolyn Gennari y Mia Massimino, y dirigidas por las profesoras Anita González y Holly Hughes, participaron en un viaje de 12 días a Oaxaca para conocer a los artistas y hacer conexiones entre las culturas para posibles colaboraciones futuras.

Durante el viaje, los estudiantes se reunieron y trabajaron con artistas locales, ayudaron con la producción de un vídeo musical para celebridad local la China Sonidera y se reunieron con la hija de Diego Rivera, Guadalupe Rivera Marín, así como la autora Andrea Valeria y su marido Leon Garcia Soler, un periodista político con el periódico Excelsior de México.

También aprendieron sobre el tejido, participaron en talleres de fabricación de textiles tradicionales, restauración histórica y la escultura alebrije, y exhibieron su propio trabajo en un nuevo espacio multimedia conectado con el Museo del Ferrocarril.

El viaje fue financiado a través de una subvención “mini-cube” de la oficina de de investigación de la U-M, que tiene como objetivo estimular la investigación y el estudio innovador mediante la distribución de fondos a grupos de diferentes unidades dirigidos por facultativos.

González, profesora de teatro y drama, es autora de “Afro-Mexico: Dancing Between Myth and Reality,” en que explora la relación de los antecedentes históricos y su expresión en la danza, y “Mambo and the Maya,” que trata de los arquetipos de la identidad africana en Centroamérica.

Durante los años, ella ha establecido amistades con artistas en México y estaba contenta de ayudar a sus estudiantes a conectarse con ellos, no sólo para aprender sobre su trabajo  sino pero realmente entenderlo.

Viajes como éste, dijo, son particularmente importantes para los estudiantes de la escuela, ya que las redes de profesionales y colaboraciones continuas son fundamentales para que el trabajo sea visto y compartido a nivel internacional. Lo más importante, estas redes profesionales permiten a los estudiantes a interactuar con los artistas y para generar nuevo trabajo con ellos, dijo.

“Oaxaca es un área única de tradiciones indígenas de los zapotecos y mixtecos, y es un lugar donde una persona puede encontrar artistas que trabajan a través de generaciones son familias donde los hijos, padres y madres, abuelas y abuelos han estado trabajando continuamente en una sola forma de arte, como la cerámica o el tejido o la pintura “, dijo. “Se puede ver la innovación en las tradiciones, junto con décadas de práctica diaria en todo arte.”

Holly Hughes tiene citas conjuntas con la Escuela Sellos de Arte y Diseño y SMTD. Recientemente ha publicado “Memories of the Revolution” The First Ten Years of the WOW Café Theater, sobre el espacio de las mujeres de teatro experimental llamado WOW Café (Women’s One World en inglés), una parte vital de la escena del centro teatral de Nueva York desde 1980.

Hughes, que enseña arte y diseño, dijo que estaba entusiasmada con la oportunidad de visitar y conocer a los artistas de la región, un centro cultural de importancia histórica, donde aztecas y otras tradiciones culturas mesoamericanas desarrollaron tradiciones como el día de la muerte, que celebra la vida de los seres queridos que han fallecido.

“Visitar Oaxaca ha estado en mi mente por más de 30 años,” dijo Hughes. “Como la mayoría de los estadounidenses, estoy muerta de miedo de la muerte, pero la muerte es muy visible en Oaxaca porque es el centro del Día de los Muertos. Yo quería tener la oportunidad de aprender cómo los artistas en otro contexto cultural representan esta crucial parte de la vida a través de rendimiento y visuales medios.”

McKinstry dijo que su actividad favorita había sido aprendiendo de artistas de restauración en Santa Ana Zegache.

“Fue un honor aprender de los artistas que pasan horas y horas trabajando meticulosamente”, dijo. “Me di cuenta que podía utilizar esa atención al detalle y paciencia.

“Hablando con la gente, conociendo gente nueva y preguntando al azar … hablamos de todo. Te da un sentido de humildad. Te das cuenta de que no sabes nada y que estás aprendiendo de los maestros.”

Para Mia Massimino, su experiencia favorita era la oportunidad de conocer e intercambiar ideas con artistas de otra cultura.

“Fue realmente sorprendente hacer estas conexiones,” dijo. “En lo personal, tuve la oportunidad de conocer y hablar con una artista callejera que hizo arte feminista. ¡Su nombre era también Mia! Tengo la esperanza de volver por un corto de residencia con un grupo de baile.

González dijo que cuando hay intercambio cultural “ realmente estás aprendiendo sobre otros, cuando se está aprendiendo juntos el uno del otro. Es la única manera de aprender.”

“Espero que hayan aprendido cómo es cuando se hace arte de esta manera … con generaciones haciendo el arte”, dijo. “Realmente espero que regresen y hagan residencias, teatro. Depende de lo que quieran hacer con su arte.”

Agregó Hughes: “Era evidente que muchos oaxaqueños eran pobres, pero las artes, la música, la danza y el rendimiento no son lujos decorativos. En cambio, son una de las herramientas principales que los ciudadanos utilizan para dar sentido a su mundo, su historia y su futuro.”

Traducido y adaptado de la versión versión publicada por Truly Render de STAMPS.