Noticias

Invasores biológicos amenazan biodiversidad, economía en los países en desarrollo

23/08/2016

ANN ARBOR– La invasión de plantas, animales y patógenos extraños pondría en peligro las economías y medios de vida de los residentes en algunos de los países más pobres del mundo, según un estudio realizado por un equipo internacional de investigación que incluye a una bióloga española de la Universidad de Michigan.

Inés Ibáñez

Inés Ibáñez

Una sexta parte de la superficie terrestre mundial es altamente vulnerable a especies invasoras, incluyendo áreas sustanciales en países en desarrollo y  focos de biodiversidad, según un estudio programado para su publicación en Internet el 23 de agosto en Nature Communications.

“En los próximos años, los impactos negativos asociados a la introducción de especies nocivas probablemente será exacerbada por otros factores de estrés globales, como el cambio climático, la degradación del medio ambiente y la contaminación”, dijo la coautora del estudio, Inés Ibáñez, una profesora asociada de la Escuela de Recursos Naturales y Medio Ambiente en la Universidad de Michigan. “Países desarrollados y en desarrollo -especialmente estos últimos- podrían carecer de la infraestructura operativa para prevenir y tratar con introducciones dañinas.

El daño causado por especies no nativas amenazan la biodiversidad global y las economías globales y cuesta unos $1,4 billón de dólares anuales al transmitir enfermedades, ahogar los sistemas de ríos y pozos, evitar que el ganado pastoree, y competir por la comida o alimentarse de especies nativas.

Esto es a menudo visto como un problema de primer mundo. El nuevo estudio demuestra que las invasiones también amenazan los últimos reductos de biodiversidad que quedan en las economías más frágiles del mundo.

La creciente globalización, especialmente las importaciones de animales y plantas, ha causado muchas de las invasiones biológicas en el pasado. En el futuro, el transporte aéreo será responsable de las invasiones biológicas de África y Asia. Esto se ve agravado por el cambio climático y la intensificación de la agricultura, que hacen que sea más fácil para las especies invasoras establecerse, de acuerdo con los autores del estudio.

Las naciones ricas están acostumbradas a las molestias de las especies exóticas invasoras y están tomando cada vez más medidas de protección. El estudio describe cómo las economías más pobres son crucialmente dependientes del comercio internacional y tienen poco poder para regular las importaciones, por lo que la introducción de especies altamente peligrosas continúa sin control.

El equipo de investigación evaluó la amenaza del siglo 21 de las especies invasoras y encontró que muchos países en desarrollo no tienen los recursos o los planes necesarios para responder adecuadamente. Los investigadores esperan que sus hallazgos conduzcan los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales a mejorar los sistemas para advertir a las comunidades de las amenazas de la invasión biológica y a proporcionar soluciones.

“La globalización rampante dará lugar a invasiones en países que tienen menos capacidad para hacer frente a ellas”, dijo Regan Early, de la Universidad de Exeter. “Necesitamos más cooperación internacional y de los EE.UU., Australia y de las naciones en Europa para compartir la experiencia.”

Los investigadores recolectaron información sobre comercio -particularmente de plantas, animales domésticos y viajes de avión- y lo compararon con datos sobre el cambio climático, fauna y agricultura para modelar donde es probable que se identifiquen invasiones.

Las invasiones biológicas en el mundo en desarrollo hasta ahora han incluido la enfermedad de Panamá, que acabó con las plantaciones de banano en la América central y del Sur, y, de tuna o chumberas,  que devastaron pastizales en África, conduciendo al ganado a la desnutrición y a que personas que perdieron sus medios de vida. Una nueva cepa de la enfermedad de Panamá amenaza actualmente al mercado mundial.

El artículo de Nature Comunicaciones se titula “Global threats from invasive species in the 21st century and national response capacities” (amenazas globales de las especies invasoras en el siglo 21 y capacidad nacional de respuesta).

Otros coautores son de la Universidad de Massachusetts, Amherst; Universidad de Purdue; Universidad de Washington; U.S. Department of Agriculture; el Servicio de Parques Nacionales; Universidad de California, Berkeley; Universidad de California, Davis; Universidad Stanford; Universidad de California, Irvine; Universidad de Southampton; los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU; and Flowminder Foundation.

El análisis se llevó a cabo como parte del grupo de trabajo sobre especies invasoras y el cambio climático (con el apoyo del Centro Nacional de Análisis y Síntesis Ecológicos, que está financiado por la National Science Foundation); Universidad de California, Santa Bárbara; y el estado de California. El trabajo fue apoyado por la Asociación para la  NERC Great Western Four+ Doctoral Training Partnership.

Inés Ibáñez

Archivado En:
, , ,