26/09/2016

ANN ARBOR– Cuando Ramsés Alcaide llegó a la Universidad de Michigan en 2010, tenía un objetivo en mente: ayudar a las personas con discapacidad a participar más plenamente en el mundo.

Alcaide, 30, quien nació en México y emigró con su familia a EE.UU cuando tenía cinco años, ansiaba ayudar a su tío, Margarito Aguirre, quien perdió el uso de ambas piernas tras chocar en su camión cuando Alcaide tenía ocho años.

El accidente, recuerda Alcaide,  provocaría una pasión para encontrar maneras de ayudar a las personas con discapacidades vivir una vida más plena.

“Desde entonces he dedicado mi vida a crear un mundo sin limitaciones, donde podemos combinar aspectos de máquinas e ingeniería con el cerebro para crear nuevos métodos para que la gente interactúe con el mundo”.

Ramsés Alcaide y su tío después de que éste sufriera un accidente en el que perdió el uso de sus piernas.

Ramsés Alcaide y su tío después de que éste sufriera un accidente en el que perdió el uso de sus piernas.

El accidente de un tío, aquí posando en la foto, inspiró al joven a desarrollar tecnología digna de un cuento de ciencia ficción.

El accidente de un tío, aquí posando en la foto, inspiró al joven a desarrollar tecnología digna de un cuento de ciencia ficción.

Alcaide se está acercando a su meta a pasos agigantados.

Trabajando con Tech Transfer de la U-M, Alcaide desarrolló la tecnología del laboratorio de interfaz directa del cerebro (Direct Brain Interface Laboratory) de la U-M y creó una nueva startup, Neurable. El sistema interpreta ondas cerebrales permite el control preciso y flexible de dispositivos como juguetes, coches, sillas de ruedas, televisores y videojuegos.

Ramses Alcaide. Foto de Neurable.

Ramses Alcaide. Foto de Neurable.


“En lugar de presionar un botón para crear magia,  imagina hacer que ocurra magia deseándolo. Ese es el futuro que queremos crear con Neurable.”

— Ramses Alcaide, presidente y fundador de Neurable

El sistema de Neurable consiste en una gorra que puede detectar la actividad de las ondas cerebrales y convertirlas en acción. Aunque Alcaide demuestra el software moviendo un coche de Lego, ha controlado también sillas de ruedas e incluso demostró la tecnología moviendo un Nissan Versa en Discovery Channel.

“Hay una señal del cerebro que puedes ver en nuestro logotipo, la P300. Detectamos la señal en la actividad del cerebro de la persona y entonces el artículo que desea seleccionar genera esta señal cerebral”, dijo. “Es como un truco del cerebro que se puede utilizar de muchas maneras”.

El uso de Alcaide de los recursos de la U-M sirve como una clase magistral para otros estudiantes de cómo aprovechar el ecosistema empresarial de la universidad.

Neurable contó con el apoyo y asesoramiento del personal y profesorado de U-M Tech Transfer, el Centro de Emprendimiento, el Instituto Zell Lurie, la asociación de ex-alumnos, la Escuela de la Información y la Escuela de Medicina en diferentes ocasiones.

“Cuando hablo con Ramsés acerca del largo plazo, es muy apasionado de ayudar a las personas con impedimentos.”

— Jane Huggings, directora del laboratorio Direct Brain Interface Laboratory

Ramses Alcaide y la profesora U-M Jane Huggings, directora del laboratorio Direct Brain Interface Laboratory.

Ramses Alcaide y la profesora U-M Jane Huggings, directora del laboratorio Direct Brain Interface Laboratory.

“Creo que lo que era único sobre Ramsés es que él se aprovechó todos los recursos que estaban disponibles en todo el sistema universitario”, dijo Tom Frank, director del Centro de Emprendimiento en la Facultad de Ingeniería de la U-M. “Eso en entre raro y atípico”.
Del sueño a la práctica

Alcaide dice que pasó gran parte de su infancia con juguetes como los sistemas de entretenimiento de Nintendo. “Yo solía comprarlos rotos, arreglarlos y venderlos de nuevo. Supongo que también muestra cómo yo era un empresario, incluso desde una edad temprana”, recuerda con orgullo.

Estudió ingeniería eléctrica en la Universidad de Washington. Dijo que se dio cuenta de que para lograr lo que él quería la clave estaba en la neurociencia, no la ingeniería, así que se trasladó a la U-M para hacer su doctorado en neurociencias, trabajando con Jane Huggins, Ph.D. investigadora principal en el laboratorio de conexión directa del cerebro Direct Brain Interface Laboratory.

“Su laboratorio es uno de los pocos en el mundo que realmente se centran en tomar tecnología interfaz cerebro-ordenador e integrarla en aplicaciones en el mundo real en lugar de teoría simplemente”, dijo. Inicialmente utilizó la tecnología, que desarrolló en su primer período de tres meses en el laboratorio de Huggins, para ayudar a niños con parálisis cerebral a tomar pruebas cognitivas. Lo aplicó en varios proyectos para Huggins.

En el 2008, Huggins recibió un subsidio para investigar el uso de la interfaz cerebro-ordenador para ajustar la posición del asiento en una silla de ruedas eléctrica en lo que llamaron el proyecto de retención y liberación. Fue el proyecto que Higgins le dio a Alcaide durante su rotación del 2010 en su laboratorio y el cual presentaron en la solicitud de patente en el 2014.

El estudio de mercado era importante para Neurable, dijo Huggins, porque es difícil en la comunidad de discapacitados establecer el tamaño de la población que puede necesitar una tecnología en particular. “Es un nivel de discapacidad en que las personas se vuelven invisibles”.

Foto de Austin Thomason, Michigan Photography.

Foto de Austin Thomason, Michigan Photography.

Ahora Alcaide centrará su tecnología para su aplicación en realidad virtual y aumentada.

“Es maravilloso que Ramsés tiene este tipo de oportunidades, “dijo Huggins, asesora científica de Neurable. “Cuando hablo con Ramsés acerca del largo plazo, es muy apasionado de ayudar a las personas con impedimentos”.

En el 2014, Alcaide y Huggins trabajaron con la especialista en licencias Jessica Soulliere de U-M Tech Transfer para crear un modelo de comercialización y archivar la solicitud de patente. También trabajaron con el Venture Center para planificar la puesta en marcha de la startup con la ayuda de Mike Psarouthakis, asistente de director del centro, junto con los mentores en residencia Mike Johnson y Braden Robison, ambos empresarios con experiencia que le proporcionaron asesoramiento y orientación para su comercialización.

(Vídeo incluye subtítulos en español)

También utilizaron el programa de innova innovación médica  Fast Forward en la Facultad de Medicina FFMI. Jon Servoss, un administrador de programas de comercialización para FFMI, dijo Alcaide tomó un curso de desarrollo de tecnología en la primavera de 2015 para descubrir el camino más fácil para desarrollar la tecnología.

Tech Transfer ayudó a Alcaide a aplicar con éxito para un subsidio de Coulter Translational Research Grant que financió el desarrollo de tecnología adicional para determinar la mejor estrategia de entrada en el mercado.

Mientras tanto, a través de la Escuela de Información, Alcaide tuvo la oportunidad de mostrar la tecnología en la conferencia interactiva SXSW en Austin en el 2015. Meses más tarde, hizo otra demostración en el Consumer Electronics Show en las Vegas.

“Creo que lo que era único sobre Ramsés es que él se aprovechó todos los recursos que estaban disponibles en todo el sistema universitario”

— Tom Frank, director del Centro de Emprendimiento, Facultad de Ingeniería de la U-M

A continuación, Alcaide recibió una subvención Jump Start del Centro de Emprendimiento, y compitió en el reto Michigan Business Challenge, organizado por el Zell Lurie Insitute. Su presentación en la competencia de planes de negocios Rice Business Plan le dio un gran impulso.

Neurable salió segundo y se llevó el  Owl Investment Prize, por un total de $330.000 dólares.

“Ramsés buscó y utilizó cada conexión para forjar su próxima conexión, que es algo que encontramos que los empresarios de éxito tienden a hacer”, dijo Frank,  del Centro de Emprendimiento de la U-M.

También durante ocho semanas en la primavera, el equipo Neurable se reunió con más de 130 científicos y empresarios de todo el país como parte de la subvención I-Corp para hablar de aplicaciones para su tecnología.

“Es un equipo con gran deseo de aprender. Han incorporado mentores y respuestas de la industria y refinado su plan”, dijo Mike Johnson, un mentor en Tech Transfer y un empresario en residencia en Zell Lurie Institute, quien trabajó con el equipo. “Ahora están posicionados para ayudar a desbloquear el potencial de las aplicaciones de la interfaz cerebro-ordenador en la realidad aumentada y virtual. Estamos muy esperanzados de ver lo que viene después”.

Construyendo el equipo

La facultad y personal de la U-M ayudaron a construir su equipo Alcaide. Ryan Gourley, director de TechArb, le presentó a dos estudiantes con quienes habían trabajado, James Hamet y Adam Molnar.

“Estaba claro que eran ambiciosos e iban tras la próxima oportunidad”, dijo Gourley. “Ramsés conduce su equipo muy duro, y no creo que a ellos les importe”.

Hamet, ingeniero principal de Neurable estudió ingeniería, además del programa de empresariado en la Facultad de Ingeniería de la U-M, y comenzó a diseñar sus propios juegos de video a los siete años porque sus padres no se los compraban.

Molnar, director de operaciones, encontró el Centro de Emprendimiento en su último año en la U-M y estaba molesto de no haberlo encontrado antes. Trabajó duro para terminar el programa en ese año.

“La comunidad empresarial en la U-M no sólo se preocupa, es generosa y está llena de los mejores y más brillantes, pero también da la bienvenida a la gente como yo que no tenían experiencia empresarial de antemano”.

Michael Thompson, jefe de desarrollo de Neurable y candidato a  MBA, elogió a los mentores en Zell Lurie y el Centro de riesgo por su ayuda en el desarrollo del negocio.

“Todos los mentores son empresarios de éxito. Todos ellos están familiarizados con la comunidad”, dijo. “Una de las cosas que han hecho es ayudarnos a pensar en esta tecnología en relación con otras tecnologías e industrias”.

Alcaide dice que la tecnología fue originalmente creada para ayudar a la gente con discapacidades severas.

“En el largo plazo nuestro objetivo es volver a esas aplicaciones”.

El equipo Neurable (izq): James Hamet, Ramses Alcaide, Michael Thompson y Adam Molnar. Foto: Neurable

El equipo Neurable (izq): James Hamet, Ramses Alcaide, Michael Thompson y Adam Molnar. Foto: Neurable

Archivado En:
, , , , ,