Español

El proceso de paz en Colombia: ¿Continuará?

El proceso de paz en Colombia: ¿Continuará?

El proceso de paz en Colombia: ¿Continuará?

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos anunció una extensión del cese al fuego después de que por un estrecho margen, los colombianos rechazaran este fin de semana un acuerdo que habría puesto fin a un conflicto armado que ha durado más de medio siglo, cobrado más de 220.000 vidas y desplazado a millones personas. Uno de los líderes de la oposición al acuerdo es el predecesor de Santos, Álvaro Uribe, quien aspira a la presidencia de nuevo.

Yazier Henry, profesor de la Escuela Gerald R. Ford de Política Pública en la Universidad de Michigan.

Yazier Henry, un profesor en la Escuela Gerald R. Ford de Política Pública de la Universidad de Michigan discutió el futuro del proceso de paz en Colombia después de la votación. Es un experto en economía política de memoria, trauma, identidad, paz sostenible y comisiones de verdad. Antes de llegar a la U. de Michigan, fue director fundador del Centro de Acción Directa para la Paz y Memoria en Ciudad del Cabo, África del Sur. En Sudáfrica, trabajó para desarrollar programas de reinserción social con los ex combatientes, prisioneros políticos, y sobrevivientes de tortura así como de programas centrados en la paz sostenible y el diálogo social.

Q: ¿Qué le parece la extensión de alto al fuego anunciado por el presidente Santos el martes?

R: La decisión para extender el cese al fuego en el lugar desde del 29 de agosto es un paso importante para demostrar un cierto nivel de compromiso con el acuerdo con las FARC, en particular, y los acuerdos de paz, en general. Para todos los efectos, los planes que iban a seguir el voto, la aplicación de determinadas partes de los acuerdos están ahora en espera.

Por lo tanto, es de suma importancia tomar el tiempo necesario para pensar en las ramificaciones más amplias de dónde está el proceso está ahora y qué hacer. Hay que hacerlo en conversación con la mayor cantidad de jugadores clave como sea posible. Este no es el momento para actuar precipitadamente. Exige el liderazgo tranquilo y maduro -no siempre garantizado. En Sudáfrica hubo varios intentos de echar por tierra el acuerdo de paz negociado allí, a pesar de un voto afirmativo en el referéndum de sólo blancos que tomó lugar allí.

Q: ¿Ha cambiado el poder político a causa de la elección?

R: El teatro político en el que las negociaciones se llevaron a cabo y se firmaron los acuerdos es muy diferente al de hoy día. Hay nuevas piezas en movimiento en la actualidad, añadiendo a lo que era ya un proceso muy complejo. Estas piezas se están moviendo rápidamente y no en la misma dirección – no hay certeza en cuanto a si será posible reunirlas. Por lo tanto, no sólo es el proceso de paz más grande que está en riesgo. La situación política general en el país es particularmente frágil y volátil.

A pesar de que cada parte ha declarado públicamente que está interesada en la paz, lo que entienden por paz y en qué condiciones está por verse. En este sentido, las apuestas políticas, económicas y sociales son extremadamente altas. Una renovación formal -aunque no actual- de las hostilidades en este momento sólo servirá a los grupos y líderes interesados en la derrota de los acuerdos firmados recientemente.

Es en el interés de proceso de paz más amplio, así como para el presidente Santos, ganar el mayor tiempo posible en el corto plazo para negociar, mediar y gestionar este período actual. Es importante ver el anuncio sólo como como una parada temporal para buscar que una salida a este atolladero pueda ser buscada y negociada.

P: ¿Cuál es el siguiente paso en el proceso de paz de Colombia?

R: El primer y más importante paso sería asegurarse de que no hay una reanudación inmediata de las hostilidades. El estado debe garantizar que las FARC tengan alternativas, y que al mismo tiempo siga habiendo un camino hacia la solución de los problemas políticos más amplios planteados por esta votación.

Debe tenerse en cuenta que la amnistía política no es sólo una preocupación de las FARC, el estado tiene sus propias preocupaciones con el tema de la amnistía, tanto con los militares, así como las organizaciones paramilitares de derecha implicadas en violaciones de derechos humanos y otras atrocidades. Además, es importante:

P: ¿Es posible repetir la votación y qué cree que eso sería conveniente?  

R: No, no creo que sería aconsejable repetir la votación por el momento. Y yo no creo que es procesalmente posible repetirla, incluso si la presidencia lo quisiera.  

Pero es importante aquí calificar y tener en cuenta que el voto no fue un rechazo popular “completo” a los acuerdos de paz por todo el electorado. Sigue existiendo un amplio apoyo popular al proceso de paz. Esta pérdida de procedimiento, sin embargo, se ve y se siente como un enorme revés – la creación de grandes desafíos para el gobierno de Santos en el largo plazo.

P: ¿Cuáles son principales retos para Santos?

R: Hay que preguntar si la presidencia de Santos tiene tiempo para hacer frente a algunas de las preguntas y preocupaciones fundamentales que impulsan las fuerzas que movilizaron con éxito el «no», antes de abandonar el cargo. A corto plazo, deberá contener las tensiones sociales y políticas que el voto pueda traer a primer plano, ya que los sentimientos asociados con la campaña continuarán agitados por un tiempo.

En este sentido, es una gran victoria para el ex presidente Uribe, y las fuerzas opuestas a los acuerdos. Aún así, el presidente Santos tiene la opción de trabajar hacia la reapertura de las conversaciones en la próxima semana y meses, y así encontrar maneras de involucrar a la oposición ya  Uribe.

A menudo hay ‘spoilers’, en tales procesos, líderes individuales y grupos que no están interesados en hacer el trabajo duro y tomar decisiones difíciles que a veces puede requerir la paz en los contextos de largos conflictos, como el de Colombia. La pregunta para los que se oponían a los acuerdos será si se oponen a elementos en los acuerdos, que ahora han rechazado, o si es el proceso de paz en sí lo que que rechazan. Central a esta pregunta es la idea de reconciliarse con las FARC para poner fin a este conflicto.  

P:¿Sobrevivirá el proceso de paz este voto?

R: Es importante recordar /anotar que no había, en un principio, ningún requisito previo constitucional para celebrar un plebiscito sobre este tema. Esto fue parte del proceso político y la dirección elegida por el estado. Los líderes sabían lo importante que sería para fortalecer sus posiciones políticas con respecto a la gestión de las dificultades y tensiones de aplicación de los acuerdos. La presidencia técnicamente no tiene un mandato de este tipo ahora.

Si la presidencia de Colombia tiene la voluntad y capacidad para mediar y gestionar este revés con éxito sólo se verá claramente una vez que el polvo se ha asentado. Hasta que no haya acuerdos y una solución completa, la cuestión de si este proceso político de transición tiene una oportunidad de éxito permanecerá.

Las consecuencias y secuelas tendrán que ser calculadas en relación a la voluntad política del Estado y las FARC. Una cuestión importante es si la voluntad de paz será más fuerte que la voluntad de una continuación de este conflicto.

P: ¿Es este acuerdo similar o diferente a otros acuerdos de paz que hemos visto en todo el mundo (como las comisiones de paz y reconciliación en África del Sur y Chile?). ¿Sería ese un modelo a seguir?

R: La transición de todos los procesos de justicia y sus mecanismos asociados abordan las cuestiones de responsabilidad en términos de, y con relación a, los crímenes cometidos durante el conflicto. Encontrar maneras de abordar la forma de gestionar el tema de amnistía es complicado -tanto el caso de Chile como el de Sudáfrica dan fe de ello- cuando las cuestiones y las complicaciones relacionadas con los procesos y procedimientos de amnistía no fueron inmediatamente establecidos. Hasta cierto punto, la cuestión de la amnistía sigue siendo un tema polémico, tanto en Sudáfrica como en Chile.