Español

¿Le están manteniendo despierto las elecciones? Cómo hacerle frente a la ansiedad

Cómo manejar el estrés de este ciclo electoral

ANN ARBOR– Para uno de cada dos estadounidenses, las elecciones presidenciales del 2016 -y las polarizantes discusiones políticas en torno a los candidatos Hillary Clinton y Donald Trump- constituyen una fuente significativa de estrés, de acuerdo a la American Psychological Association.

Conversamos con Leslie Swanson, Ph.D., profesora clínica asistente de psiquiatría, para discutir cómo manejar el estrés de este ciclo electoral, que no respeta las líneas partidarias y afecta tanto a demócratas como republicanos.

P: ¿Está viendo esta tendencia de alto estrés electoral en sus pacientes?

Swanson: Sí, muchos de mis pacientes están hablando de las elecciones en nuestras sesiones. Me dicen que está influyendo en su estado de ánimo y causando ansiedad. No recuerdo haber tenido muchas discusiones con pacientes acerca de altos niveles de estrés en años previos a las elecciones presidenciales.

P: ¿Cómo dificulta el estrés la capacidad de dormir?

Swanson: El estrés es uno de los mayores desencadenantes del insomnio. Una de las razones de esto es que nuestro cuerpo responde al estrés mediante el envío de la señal de lucha o huída, lo que puede hacernos más alertas, incluso por la noche, cuando queremos estar durmiendo. Cualquier cosa que afecte el nivel de estrés durante el día puede aumentar la probabilidad de tener problemas para dormir bien.

P: ¿Cómo puede la gente dormir mejor durante un tiempo estresante como estas elecciones presidenciales?

Swanson: Cuando usted está experimentando estrés, es importante mantener su ‘higiene de sueño’ para minimizar los efectos del estrés. Eso significa ir a dormir y despertarse a la misma hora todos los días y mantener una rutina de relajarse al final de la noche atenuando sus luces, apagando los dispositivos tecnológicos (incluyendo la TV) y haciendo actividades tranquilas antes de acostarse. La práctica regular de un ejercicio de relajación antes de acostarse puede reducir el estrés y amortiguar la respuesta de lucha o huida.

Mientras hacemos la cuenta regresiva a las elecciones presidenciales del martes en particular, recomiendo permanecer fuera de todos los medios de comunicación por lo menos 1,5 horas antes de acostarse. Eso significa no ver noticias en la televisión, no leer artículos en Facebook y no tweets, porque todos esos medios tienen mucho contenido estresante relacionado con las elecciones en este momento.

P: ¿Qué pasa si la gente sigue encontrándose acostada en la cama, despierta y estresada después de acostarse?

Swanson: Si encuentra que su preocupación interfiere con su capacidad para dormir, reserve tiempo para preocuparse durante el día. No es realista evitar preocuparse por completo, pero cómo te preocupas puede hacer una diferencia para tu bienestar. La preocupación productiva (preocupación por el tiempo que te ayuda a tomar medidas) puede ser adaptativa.

Planee tomar de 20 a 30 minutos durante el día para preocuparse, escribiendo sus preocupaciones y luego identificando formas en las que tiene control sobre la situación, como votar, ser voluntario y donar. Si te encuentras preocupado fuera de tu tiempo de preocupación programado, recuerda que tienes tiempo reservado para preocuparte más tarde.

A algunas personas les ayuda a anotar sus preocupaciones a medida que surgen. Entonces sabes que no olvidarás el pensamiento, pero puedes planear tratarlo mañana.

Si siente que ha sido estado en cama por 15 a 20 minutos y todavía está despierto, salga de la cama. Haga algo relajante, como leer un libro con poca luz, escuchar música o practicar un ejercicio de relajación, y regrese a su cama sólo cuando tenga sueño.

P: Puede que la preocupación no termine después de las elecciones. ¿Qué recomienda?

Swanson: Continúe con una buena higiene del sueño para no correr el riesgo de desarrollar malos hábitos que podrían llevar al insomnio crónico. Haga tiempo para hacer ejercicio, comer bien y hacer las cosas que le gustan.

Por último, recuerde las veces que usted se ha sentido similarmente desencantado con un presidente o gobernador en el pasado. ¡Sobreviviste! Es importante recordar que la belleza del gobierno estadounidense es nuestro sistema de controles y equilibrios.