Noticias

Uso de drogas ilícitas, alcohol y tabaco entre adolescentes continúa descenso

13/12/2016

Ann Arbor– El uso de drogas, alcohol y tabaco entre adolescentes estadounidenses se redujo significativamente en 2016, alcanzando tasas que se encuentran en su nivel más bajo desde la década de los 90, de acuerdo al estudio nacional Monitoring the Future (Observación del Futuro).

Pero investigadores de Universidad de Michigan advirtieron que si bien estos desarrollos son “una tendencia en la dirección correcta”, el uso de la marihuana continúa siendo alto para estudiantes de 12º grado.

El estudio, también conocido como Observando el Futuro, es un estudio anual ahora en su 42º año. Alrededor de 45 mil estudiantes en unas 380 escuelas secundarias públicas y privadas son encuestados cada año en este estudio nacional, diseñado y realizado por científicos del Instituto de Investigación Social y financiado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. Los estudiantes encuestados son de los grados 8, 10 y 12 .

MTF 2016: Uso de drogas ilícitas, alcohol y tabaco entre adolescentes continúa descenso

MTF 2016: Uso de drogas ilícitas, alcohol y tabaco entre adolescentes continúa descenso

En general, la proporción de estudiantes de secundaria que usaron cualquier droga ilícita en el año anterior se redujo significativamente entre el 2015 y 2016. La disminución de estupefacientes es de particular importancia, dicen los investigadores. Las mejoras de este año se concentran especialmente entre estudiantes de 8vo y de los estudiantes de estudiantes 10º.

Un considerable porcentaje menor de adolescentes reportaron haber usado cualquier droga ilícita, excepto por marihuana, en los últimos 12 meses en comparación con 1991. Estas tasas reflejan una disminución de aproximadamente un punto porcentual en cada grado en el 2016, pero una disminución mucho mayor en el largo plazo.

El porcentaje global de los adolescentes usando alguna de las drogas ilícitas distintas de la marihuana ha estado en una gradual disminución desde la mitad de la década de los 90, cuando se alcanzaron las tasas máximas.  

Marihuana

El uso de marihuana, la droga ilícita más utilizada, se redujo drásticamente en 2016 entre los estudiantes de 8º grado, quienes reportaron un uso de 9,4 por ciento en los 12 meses anteriores. El uso también disminuyó entre los estudiantes de 10º grado, aunque no por una cantidad estadísticamente significativa, al 24 por ciento de los estudiantes de 10º grado.

La prevalencia anual del consumo de marihuana (en referencia al porcentaje de uso de marihuana en los previos 12 meses) ha ido disminuyendo poco a poco entre los estudiantes de 8º grado desde 2010, y más marcadamente entre los estudiantes de 10º grado desde 2013. Entre estudiantes de 12º grado, sin embargo, la prevalencia del uso de la marihuana es más alta (36 por ciento) y se ha mantenido estable desde el año 2011. Este periodo de declive del uso (o estabilización, en el caso de estudiantes de 12º grado) viene después de varios años de uso cada vez mayor en estos grupos.

El uso diario o casi diario de marihuana -definido como el uso en 20 o más ocasiones durante los 30 días anteriores- también se redujo este año entre los adolescentes más jóvenes (de manera significativa por estudiantes de 8vo grado a un 0,7 por ciento y el 2,5 por ciento entre los estudiantes de 10º grado). Sin embargo, no hubo cambios entre los estudiantes de 12º grado en el uso diario, que sigue siendo bastante alto, 6 por ciento o aproximadamente uno de cada 17 estudiantes de 12º grado -cerca de de dónde se ha mantenido desde 2010.

Anfetaminas y otros estimulantes utilizados sin dirección médica han constituido la segunda clase de drogas ilícitas más utilizadas por los adolescentes. Su uso ha disminuido considerablemente, sin embargo. En 2016, un 3,5 por ciento, 6,1 por ciento y 6,7 por ciento de estudiantes de 8º, los estudiantes de 10º y 12º grado, respectivamente, dijeron haber usado este tipo de drogas en los últimos 12 meses, por debajo de los niveles máximos de los últimos 9 por ciento, 12 por ciento y 11 por ciento, respectivamente, alcanzado durante la última mitad de la década de 1990.

Los estupefacientes con receta médica han presentado un problema grave para el país en los últimos años, con el número de muertes por sobredosis y emergencias derivadas de su uso cada vez mayor. Afortunadamente, el uso de estos medicamentos fuera de la supervisión el único grupo para el cual se reporta el uso de narcóticos. En 2004, una alta proporción de estudiantes de 12º grado -9,5 por ciento, o aproximadamente uno de cada 10 se indicó haber usado narcóticos con receta en los 12 meses anteriores. Este año ese porcentaje se ha reducido a la mitad hasta el 4,8 por ciento.

“Eso es todavía una gran cantidad de jóvenes que utilizan estas drogas peligrosas sin supervisión médica, pero la tendencia va en la dirección correcta”, dijo Lloyd Johnston, investigador principal del estudio. “Menos (estudiantes) se están arriesgando a una sobredosis en la adolescencia, y es de esperar que más se abstendrán a medida que pasan a los veinte años, lo que reduce el número que se convierten en víctimas durante esos años de alto riesgo.”  

Se les preguntó a los usuarios de estupefacientes sin supervisión médica donde consiguen los medicamentos que utilizan. Cuatro de cada 10 de los consumidores en el último año indicó que las consiguieron de una receta médica que ellos tenían.  

“Eso sugiere que los médicos y los dentistas pueden considerar la reducción del número de dosis que prescriben rutinariamente al dar estos medicamentos a sus pacientes, y en particular a los adolescentes”, dijo Johnston.

La heroína es otra droga narcótica de importancia. No hay evidencia en el estudio que el uso de la heroína ha aumentado a medida que el uso de narcóticos con receta ha caído, al menos en la población de adolescentes todavía en la escuela, que representan más del 90 por ciento de sus respectivos grupos de edad.

De hecho, el consumo de heroína entre los estudiantes de secundaria también ha disminuido sustancialmente desde los niveles máximos alcanzados a finales de 1990. Entre 8º grado, la prevalencia anual del consumo de heroína se redujo del 1,6 por ciento en 1996 al 0,3 por ciento en 2016. Y entre 12º grado, el descenso fue del 1,5 por ciento en 2000 al 0,3 por ciento en 2016.

“Entonces, entre los estudiantes de la escuela secundaria , por lo menos, no hay evidencia de que la heroína haya sustituido a los medicamentos con receta -una dinámica que aparentemente se ha producido en otras poblaciones “, dijo Johnston. “Ciertamente habrá casos individuales en los que esto sucede, pero en general el uso de heroína y narcóticos con receta ambos han disminuido sensiblemente y en gran medida en paralelo entre los estudiantes de escuela secundaria.”

La epidemia de éxtasis, que alcanzó un máximo de cerca del 2001, fue sustancial para adolescentes y adultos jóvenes, dijo Johnston. El éxtasis es una forma de MDMA (metilendioxi-metanfetamina), así como lo es la forma mucho más nueva conocida como “Molly”.  

“El uso de la MDMA en general, ha ido disminuyendo entre los adolescentes desde alrededor de 2010 o 2011, y continuó disminuyendo significativamente en 2016 en los tres grados, incluso con la inclusión de Molly en las preguntas en los últimos años”, dijo Johnston.

La prevalencia anual de MDMA se ubica actualmente en alrededor de 1 por ciento, 2 por ciento y 3 por ciento en los grados 8, 10 y 12, respectivamente.

Marihuana sintética (conocida también como “K-2” o “Spice”) continuó su rápida disminución en el uso entre los adolescentes desde que su uso se comenzó a medir en el 2011. Entre estudiantes de 12º grado, por ejemplo, la prevalencia anual ha disminuido en más de dos tercios, de 11,4 por ciento en 2011 al 3,5 por ciento en 2016. Los estudiantes de 12º grado han estado mostrando una mayor apreciación de los peligros asociados con estos fármacos. También parece probable que un menor número de estudiantes tienen acceso a estas drogas sintéticas, a medida que muchos estados y comunidades han prohibido su venta.

Sales de baño constituyen otra clase de drogas sintéticas que se venden sin receta médica. Su prevalencia anual se ha mantenido bastante bajo en el 1,3 por ciento o menos en todos los grados, desde que se incluyeron por primera vez en el estudio en el 2012. Uno de los pocos aumentos estadísticamente significativos en el uso de un fármaco de este año fue el uso de estas sales (que son estimulantes sintéticos) por los estudiantes de 8º grado, pero su prevalencia anual es todavía sólo 0,9 por ciento sin evidencia de un aumento progresivo.   

Un número de otras drogas ilícitas han demostrado que el uso decreciente, también. Entre ellos se encuentran la cocaína, crack, sedantes e inhalantes (las tasas de prevalencia de la disminución de estos medicamentos pueden verse en las tablas y figuras asociadas con esta versión.)

Alcohol: Su consumo  por los adolescentes es aún más frecuente que el uso de la marihuana, pero su uso también tiene una tendencia a la baja en 2016, continuando con una caída de más largo plazo. Para los tres grados, tanto la prevalencia anual y mensual de consumo de alcohol están en mínimos históricos desde que comenzó el estudio. Ambas medidas siguieron disminuyendo en los tres grados en 2016.

Más importante aún, las medidas de consumo excesivo de alcohol son también han bajado considerablemente. Esto incluye los auto-informes de haberse emborrachado en los 30 días anteriores y del consumo excesivo de alcohol en las dos semanas anteriores (que se define como tener cinco o más bebidas alcohólicas seguidas en al menos una ocasión).

El consumo excesivo de alcohol se ha reducido a la mitad o más en cada grado ya que las tasas máximas se alcanzaron a finales de la década de 1990. Hoy en día, un 3, 10 y 16 por ciento de los estudiantes de 8, 10 y 12 reportaron beber en exceso, respectivamente.

Desde 2005, también se ha preguntado a los estudiantes de 12º grado acerca de ‘borracheras extremas,’ definidas como tener 10 o más bebidas seguidas o incluso 15 o más, por lo menos en una ocasión, en las dos semanas previas.


“Afortunadamente, la prevalencia de este comportamiento particularmente peligroso ha ido disminuyendo también,” Dijo Johnston.

En 2016, el 4,4 por ciento de los estudiantes de 12º grado informaron haber bebido a este peligroso nivel, una considerable disminución del 13 por ciento reportado en el 2006.

Las tasas de consumo diario entre los adolescentes también se ha reducido considerablemente en los mismos intervalos. Las bebidas alcohólicas saborizadas y bebidas alcohólicas que contienen cafeína han disminuido considerablemente, tanto en el uso desde cada una se midió por primera vez, sobre todo entre los adolescentes más jóvenes, en los que una disminución significativa en la prevalencia anual continuó en el 2016.

Tabaco

Las disminuciones del tabaquismo y algunas otras formas de consumo de tabaco también se produjo entre los adolescentes en el año 2016, continuando una tendencia importante y ahora a largo plazo en el uso de los cigarrillos. Estos hallazgos, junto con los nuevos resultados sobre el uso de vaporizadores como cigarrillos electrónicos (e-cigs) y pipas de agua, se presentan en este comunicado de prensa: http://espanol.umich.edu/noticias/2016/12/13/uso-de-cigarrillos-electronicos-por-los-adolescentes-de-ee-uu-declina-por-primera-vez/

Los resultados que aquí se resumen serán publicados en enero. El análisis estadístico de los estados no están disponibles.

Tablas y Figuras (ENG)

Monitoring the Future (ENG)

Para más información acerca de los avances y descubrimientos en tecnología, medicina, arte y humanidades de la Universidad de Michigan, visita nuestro sitio web espanol.umich.edu o encuentra @UMichES en Twitter o Facebook.

Archivado En:
, , , , , , ,