Español

Temores relacionados con estado inmigratorio pueden afectar tamaño de bebés al nacer

Una mujer embarazada es abrazada por un niño. Foto cortesía de Daniel Cruz.

ANN ARBOR– Con temores de deportación y discriminación presentes en la mente de muchos en los Estados Unidos, un estudio de la Universidad de Michigan muestra que el estrés causado por una redada histórica de inmigración está asociada con una baja de peso entre los bebés recién nacidos a madres latinas, e incluso con nacimientos prematuros

Una redada de inmigración en Iowa estaría ligada al bajo peso al nacer entre bebés nacidos de madres latinas, así como riesgo de parto prematuro, de acuerdo a un estudio de la Universidad de Michigan.

El estudio de la Escuela de Salud Pública y el Instituto de Investigación Social de la U-M encontró que los los bebés latinos nacidos en las 37 semanas después de una redada de inmigración en Postville, Iowa, en el 2008, tenían un 24 por ciento mayor riesgo de nacer bajo peso comparados con los bebés nacidos el año anterior. También hubo un aumento en el riesgo de parto prematuro entre las madres latinas en comparación con las mujeres blancas no latinas.

“Aunque se cree que las disparidades de salud a menudo son causadas por diferencias en los comportamientos individuales de salud, acceso a servicios de salud, o incluso genética, nuestros hallazgos también apuntan a un impacto de los estereotipos raciales / étnicos y estresores psicosociales relacionados con la salud”, dijo Arline Geronimus, profesora de investigación en el Instituto de Investigación Social y en la Escuela de Salud Pública.

Otros autores de la U-M fueron Nicole Novak, del Instituto de Investigación Social y Aresha Martínez-Cardoso, de la Escuela de Salud Pública. La investigación aparece en la revista International Journal of Epidemiology.

En una de las mayores redadas en la historia de Estados Unidos, las autoridades federales de inmigración usaron tácticas militares para detener a 389 empleados de una planta de procesamiento de carne en una pequeña comunidad de Iowa. De los detenidos, esposados, y transportados a diversos centros de detención, el 98 por ciento eran latinos, incluyendo a quienes inicialmente se les sospechaba de ser inmigrantes indocumentados.

“A raíz de la redada de Postville, los latinos nacidos en Estados Unidos y las familias inmigrantes latinas temieron deportaciones y otras redadas, y se enfrentaron a una mayor marginación económica y social”, dijo Novak. “Estos factores de estrés impregnaron la vida de las madres latinas nacidas en los Estados Unidos y en el extranjero, lo que podría activar respuestas fisiológicas perjudiciales que podrían resultar en los malos resultados de nacimiento que hemos documentado en sus bebés.”

“Nuestros resultados, entonces, arrojan luz sobre lo que está por venir para la salud de nuestra nación si seguimos por este camino de retórica anti-inmigrante y continuamos fomentando un régimen de deportación, incluyendo su implementación criminalizando a los inmigrantes y usando tácticas militares”, dijo Martínez-Cardoso.

Los estresores psicosociales pueden afectar a las madres embarazadas cambiando el equilibrio de hormonas de estrés en formas que afectan al feto en desarrollo mediante la activación de un parto prematuro, dando lugar a la restricción del crecimiento y el bajo peso al nacer – incluso para los bebés nacidos a término. El bajo peso al nacer se asocia con el aumento de la probabilidad de que un bebé muera o desarrolle problemas académicos o de salud a largo plazo.  También puede reducir las redes de apoyo sociales y materiales que promueven la salud de la madre durante el embarazo, según los investigadores.

Los investigadores obtuvieron todos los datos de los certificados de nacimiento de 2006-10 y su análisis se centró en más de 52.000 nacimientos de madres latinas y blancas no latinas. Clasificaron a como bebés expuestos al medio ambiente después de la redada a todos aquellos nacidos en las 37 semanas después de la redada. Los nacidos en el mismo período del año anterior fueron clasificados como no expuestos a estos factores.  

El número total de nacimientos entre las madres latinas y blancas no latinas eran casi igual en los períodos anteriores y posteriores a la redada. No se observaron cambios en los factores de riesgo convencionales de bajo peso al nacer para ninguno de los grupos en todos los períodos de tiempo estudiados.

Antes de la redada, madres latinas y blancas no latinas tuvieron tasas similares de bajo peso al nacer (4,7 por ciento), y los nacimientos prematuros (7,5). Durante el período posterior a la redada, estos porcentajes bajaron para las madres blancas, continuando una tendencia a nivel nacional que se inició en 2006, pero aumentaron para las madres latinas.

Este trabajo fue apoyado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés), U-M Rackham Graduate School y el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias del Comportamiento de Stanford.

Arline Geronimus

Nicole Novak

Aresha Martínez-Cardoso