Noticias

Opinión: Por qué la OE de Trump sigue siendo una prohibición racista

07/03/2017

Juan Cole, profesor de historia y experto en los continuos cambios políticos en el medio oriente.

Ya sea que la nueva orden ejecutiva de Trump que prohíbe las visas ​​a ciudadanos de seis países de mayoría musulmana por un período de 90 días e igualmente excluye a todos los refugiados durante seis meses es mantenida por los tribunales o no, seguirá siendo un pedazo sórdido de fanatismo.

La razón de ser de la OE según lo articulado por el fiscal general y notorio racista Jeff Sessions es que los países afectados por la prohibición están en un estado de desorden y por lo tanto no pueden revisar eficazmente a sus ciudadanos para su emigración a los Estados Unidos. O, dice, el país es un partidario del terrorismo. Pero Irak, que ha sido eliminado de la lista, es el más frágil de los estados frágiles y la mitad de una de sus principales ciudades está en manos Daesh (ISIS, ISIL). Y el hecho es que uno de los países de la lista, Irán, es el mejor amigo de Estados Unidos en la lucha contra la ISIL en Irak. Así que la geopolítica de todo esto es tonta e inconsistente (es decir, hipócrita).

La forma en que se puede ver que la lista es generada por prejuicios en lugar de preocupaciones de seguridad es que hay un montón de estados que están en peor forma que algunos de los seis nombrados, pero que no son de mayoría musulmana.

Tomemos por ejemplo Sudán del Sur, que es en su mayoría cristiana. Estados Unidos conspiró para separarlo del Sudán propiamente dicho, y tuvo éxito en 2011, pero luego los grupos étnicos Dinka y Nuer pronto entraron en una guerra civil. El país está al borde de la hambruna debido a las interrupciones de esta guerra civil.

Funcionarios del gobierno han sido acusados ​​de corrupción y de estar implicados en crímenes de guerra por la organización de George Clooney. Los sudaneses del sur que desean venir a los EE.UU no podrían ser examinados mejor por el “gobierno” que ser proporcionados con leche del unicornio. En cuanto a los temores por la violencia y el terrorismo, los combatientes de ambos lados de la guerra civil han cometido “asesinatos, violaciones y violaciones en grupo, golpizas, saqueos y hostigamiento, a menudo a lo largo de líneas étnicas”. Cualquier combatiente podría ser recomendado por sus compinches en el “gobierno”, pero pueden ser criminales de guerra. ¿Por qué Sudán del Sur no está en la lista? Más del 60% de sus ciudadanos son cristianos. Otro 32% practica la religión tradicional africana, y sólo el 6% son musulmanes.

No estoy diciendo que deberíamos excluir a los sudaneses del sur. Estoy diciendo que no existe un criterio que, si se aplica uniformemente, podría explicar la prohibición de los somalíes musulmanes, pero no los sudaneses cristianos del sur.

O tomemos a la República Centroafricana, 80% cristiana, que ha visto conflictos civiles sustanciales y donde a veces se persigue a los musulmanes en represalia por un intento de golpe por parte de una facción militante en 2013. Le deseo bien al presidente Faustin-Archange Touadér, pero es muy improbable que él pueda examinar con eficacia a los emigrantes de su país, donde ha habido mucha violencia civil.

Y para qué hablar del Congo, la La República Democrática del Congo o aún más abajo en el índice de estados frágiles del Fondo para la Paz como Nepal o Camboya.

Una vez más, no creo que nadie deba ser excluido. Pero según los criterios establecidos por Sessions, habría más exclusiones que seis. Y los otros países prohibidos no serían de mayoría musulmana.

El argumento de que la mayoría de los musulmanes en el mundo no se ven afectados por la prohibición es mera propaganda pro-Trump. Si usted prohibiera que los afroamericanos residentes en Carolina del Norte votaran, pero permitiera que los miembros de ese grupo étnico votaran en todos los demás estados, la mayoría de los afroamericanos no serían afectados por la prohibición. Pero si sólo se negara a los afroamericanos el voto en Carolina del Norte, seguiría siendo una exclusión racista.

Además, sabemos por qué Trump y el presidente Bannon están instituyendo esta prohibición, y no tiene nada que ver con estados frágiles o terrorismo. El propio informe del Departamento de Seguridad Nacional cuestionó la necesidad o la eficacia de esta prohibición.

Trump, Bannon y Miller son supremacistas blancos y consideran a los musulmanes de la misma manera que Hitler, como “simios pintados que deberían sentir el látigo”.

Trump dijo durante la campaña que quería una prohibición musulmana.

Y Rudy Giuliani dijo en vivo en televisión: “Te contaré toda la historia: Cuando lo anunció por primera vez, dijo ‘Prohibición de los musulmanes.’ Me llamó y me dijo ‘reúne a una comisión, muéstrame la manera correcta de hacerlo legalmente “.

Así que eso es todo esto, una pieza legalmente correcta de basura racista. Viola la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965, que prohíbe la discriminación contra las personas en razón de su nacionalidad. Podría ser mantenida por los tribunales. La esclavitud se mantuvo. Jim Crow se mantuvo. La Ley de Exclusión de Chinos se mantuvo. El internamiento de japoneses americanos se mantuvo. La intolerancia racista sancionada por las cortes es una gran parte de la historia de los Estados Unidos.

Es vergonzoso, y le costará a América en ciencia, medicina, ingeniería y emprendimiento, es decir, los campos que contribuyen al poder geopolítico estadounidense. También nos costará dólares de matrícula y turismo. Una conferencia de 3.000 personas acaba de cambiar de Filadelfia a Ciudad de México para protestar contra el racismo estadounidense. No es tanto que los inmigrantes de los seis países sean tan cruciales para nosotros como lo es que mucha gente nos boicoteará en base a nuestro racismo. Y es difícil argumentar en contra de ellos.

Artículo traducido de su versión original en inglés publicado el 7 de marzo del 2017 en el blog de Juan Cole, “Informed Comment.”