Español

Expertos: Nuevo veto inmigratorio no resuelve cuestiones de racismo del primero

Margo Schlanger, profesora de derecho en la Universidad de Michigan, es una autoridad en cuestiones de derechos civiles y sirvió como el oficial de derechos civiles y libertades civiles en el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Profesora de derecho, experta en derechos civiles Margo Schlanger.

“Podemos esperar que haya un montón de litigios: la nueva prohibición de viajar está contaminada por la misma evidencia de discriminación religiosa que condenó la primera prohibición de visas”, dijo. “Afecta a un menor número de personas, y a las personas con un menor número de lazos con los Estados Unidos, por lo que hace la intervención judicial un poco más difícil. Por otro lado, está claro que la administración de Trump programó y dio forma a la nueva prohibición basada en el ciclo noticioso, lo cual socava cualquier demanda presidencial por deferencia en el tema de seguridad nacional “.

Evelyn Alsultany, profesora asociada y directora de Estudios Americanos Árabes y Musulmanes, es autora de “Arabs and Muslims in the Media”. Es organizadora del grupo de trabajo sobre la islamofobia en U-M y enseña cursos sobre islamofobia, racismo y 9/11. 

Evelyn Alsultany

“Aunque la administración continúa afirmando que esto no es una prohibición musulmana, el aumento en los crímenes de odio indica que independientemente de cómo la administración lo haga, la prohibición de viajar envía un claro mensaje de que los musulmanes son una amenaza terrorista para los Estados Unidos”, aseguró. “Representar al Islam como una religión monolítica que promueve el terrorismo es inexacto y peligroso, pone en peligro a los musulmanes estadounidenses y deshumaniza a los refugiados musulmanes que ya están en una posición increíblemente vulnerable”.

 

Richard Friedman,  también profesor de derecho en la U-M, añadió que la orden ejecutiva elimina algunas de las vulnerabilidades evidentes de la anterior.

“En primer lugar, no se aplica a las personas que ya tenían derecho a entrar en los Estados Unidos. En segundo lugar, se da preferencia explícita a las minorías religiosas. En tercer lugar, se elimina a Iraq de la lista de siete países, lo que sugiere que la administración ha prestado cierta atención a hechos de terreno. En cuarto lugar, ya no crea una prohibición permanente de los viajes desde Siria. Y en quinto lugar, se pospone la eficacia para permitir una implementación más ordenada”, dijo.  

Richard Friedman

“Pero la orden no es inmune a desafíos. El presidente no puede escapar de la historia detrás de esta orden, la cual indica un deseo de evitar la entrada de musulmanes a los Estados Unidos. Acontecimientos posteriores han sugerido que, dándose cuenta de que esto era imposible, (el presidente) continúa tratando de lograr lo más que pueda. Y la orden aún está sujeta a ataques de ser arbitraria y caprichosa, dada la falta de historial de ataques terroristas en los EE.UU. por las personas de la lista de seis países. Uno también puede preguntarse por qué, si el gobierno necesitaba una interrupción temporal de los viajes en enero para mejorar los procedimientos de investigación, los períodos de tiempo en la nueva orden son los mismos que en la primera. ¿Se ha sentado en sus manos todas estas semanas?

En un blog en respuesta a la nueva orden ejecutiva, Juan Cole, un experto en la política en el medio oriente, destacó que hay muchos más países cuya donde la inestabilidad política es aún mayor que en los seis países nombrados en la orden ejecutiva, pero donde la mayoría no es musulmana. 

La geopolítica de todo esto es tonta e inconsistente (es decir, hipócrita),” aseguró, añadiendo que a pesar de ello es posible que las cortes mantengan la OE.

“Podría ser mantenida por los tribunales. La esclavitud se mantuvo. Jim Crow se mantuvo. La Ley de Exclusión de Chinos se mantuvo. El internamiento de japoneses americanos se mantuvo. La intolerancia racista sancionada por las cortes es una gran parte de la historia de los Estados Unidos,” aseguró.

“Es vergonzoso, y le costará a América en ciencia, medicina, ingeniería y emprendimiento, es decir, los campos que contribuyen al poder geopolítico estadounidense… No es tanto que los inmigrantes de los seis países sean tan cruciales para nosotros como lo es que mucha gente nos boicoteará en base a nuestro racismo. Y es difícil argumentar en contra de ellos.”