Español

Experta: Los niños menos saludables serían más afectados por cambios en estándares de nutrición

Una bandeja de almuerzo escolar con un sándwich, una gruta y un vaso de leche.

ANN ARBOR– Los cambios a las comidas escolares recientemente anunciadas por el Departamento de Agricultura de los EE.UU afectarían predominantemente a estudiantes de bajos ingresos y minorías quienes ya son menos saludables, de acuerdo con Rebecca Hasson, profesora de kinesiología y ciencias de la nutrición en la Universidad de Michigan y directora del Laboratorio de Investigación de Disparidades en la Niñez.

Según los cambios, las escuelas no están obligadas a servir productos 100% de grano entero en 2017-18, ni cumplir con estrictos requisitos de sodio, y podrán servir leche endulzada con azúcar de 1% de grasa.

“Algunos de estos niños comen dos tercios de sus comidas en la escuela”, dijo Hasson. “Este es también el grupo con las tasas más altas de obesidad, el mayor consumo de bebidas endulzadas con azúcar, y más alta ingesta de sodio. También son el grupo con mayor hipertensión, tanto en la juventud y a medida que envejecen. Relajar las restricciones de sodio y permitir leche azucarada afectará de manera desproporcionada a estos niños en la juventud y en la edad adulta.”

Añadió que hay evidencia que sugiere que hay una relación directa entre el sodio y el azúcar, y la obesidad y la diabetes.

La manera de conseguir que los niños coman la comida de la escuela no es con azúcar y sal, es través de educación, dijo Hasson.

El laboratorio de Hasson participa en un programa piloto a través del proyecto “Project Healthy Schools” que proporciona educación nutricional a 80 escuelas en Michigan. A través del proyecto manejado desde el Sistema de Salud de la U-M, los niños reciben asesoramiento nutricional integral, incluyendo alimentos de sabor pruebas y preparación de alimentos.

Childhood Disparities Research Laboratory