Noticias

Expertos de U. de Michigan comentan decisión de Trump de abandonar Acuerdo de Clima de París

01/06/2017

ANN ARBOR– El Presidente Trump anunció hoy que tiene la intención de retirar a los Estados Unidos del Acuerdo Climático de París. Expertos de Universidad de Michigan comentaron la decisión.

Paul Edwards, profesor de información e historia de la Universidad de Michigan, y autor de un  libro enfocado en calentamiento global, datos y modelos computacionales.

“La decisión de Trump de retirarse del acuerdo de París es la peor en una serie de decisiones miopes, mal informadas que su administración ha tomado sobre el medio ambiente. Ha cedido efectivamente liderazgo de Estados Unidos en el tema más trascendental de nuestro tiempo. El cambio climático es una catástrofe de movimiento lento que ya afecta a nuestra generación – y todas las generaciones por venir van a sufrir las consecuencias.

“La decisión de Trump no parará al mundo de actuar respecto al cambio climático. Ni va a hacer algo más que retrasar la descarbonización de la economía de EE.UU, un proceso ya en marcha debido a la simple economía de los costos de energía renovables. En su lugar, la decisión ignorante de Trump contribuye principalmente a la rápida disminución de la reputación de Estados Unidos. En su lugar, China y la Unión Europea ahora mostrarán el camino”.

Contacto: 734-834-7180, pne@umich.edu

David Uhlmann sirvió durante 17 años en el Departamento de Justicia de los EE.UU, los últimos siete como jefe de la sección de delitos ambientales, donde fue el principal fiscal de delitos ambientales en el país. en junio de 2007, se unió a la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan como el director inaugural de Ley del Medio ambiente y el Programa de Política.

“La decisión del presidente Trump abdica el liderazgo estadounidense en una de las cuestiones más importantes que enfrenta nuestra nación y el mundo, mientras traiciona nuestra obligación moral de proteger a las generaciones futuras de los efectos devastadores del cambio climático global”.

Barry Rabe, es un profesor de la Escuela Ford de Política Pública de la Universidad de Michigan  y un alto miembro no residente de la Brookings Institution. Fue el primer científico social en recibir el Premio a la Protección del Clima otorgado por la EPA (Agencia de Protección Ambiental, por sus siglas en inglés) y trabaja en el comité de aguas asumibles para esa entidad.

Rabe puede discutir temas políticos, de manejo y federalismo en relación con cambio climático. Dijo que París era una una prueba de si el compromiso mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero podrían ser cumplidas mediante promesas nacionales poco estructuradas.

“Ese proceso ahora recibe su prueba más dura, la determinación de si ese propósito continúa a pesar de la reversa estadounidense o, en su lugar, se evapora.”

Léa el blog (en inglés) de Rabe acerca de este tema: “What will Scott Pruitt do if he cannot sue EPA?” publicado el pasado diciembre en el Brookings Brief.

Richard Rood, profesor de ciencias del clima y el espacio e ingeniería en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Michigan, puede discutir las intersecciones de tiempo, clima y sociedad. Recientemente escribió acerca de la gestión adaptativa en la administración Trump para el blog de política climática, un proyecto de la Sociedad Americana de Meteorología.

“Si los EE.UU. se retira del Acuerdo de París, aísla al país de una manera peligrosa. Proporciona una excelente oportunidad para nuestros rivales económicos”.

Mark Barteau es director del Instituto de Energía de la U-M, catedrático DTE Energy de Energía de Investigación Avanzada y profesor de ingeniería química.

“La retirada del acuerdo de clima de París es una victoria simbólica de la arrogancia e ignorancia de la derecha que ha encontrado su realización en Donald Trump. Al tomar esta acción, que está prestando atención a los aullidos de su base en lugar a la mayor parte de las empresas estadounidenses, incluyendo compañías de combustibles fósiles como Exxon Mobil, para no hablar de los intereses generales de la nación.

“Esta acción por sí misma puede tener impactos relativamente pequeños dentro de los EE.UU., ya que la administración de Trump ha estado tomando todas las oportunidades para desmantelar los programas y políticas de la administración de Obama que nos habrían ayudado a mantener nuestros compromisos de París. Es irónico que en la búsqueda de su estrategia de ‘America First’, Trump está cediendo el liderazgo global -moral, económico y técnico- a  China y otras naciones deseosas de desplazar a los EE.UU. de su dominación mundial post Segunda Guerra Mundial.”

Barteau ha escrito ensayos en la publicación The Conversation incluyendo “What President Trump means for the future of energy and climate” y  “Will President Obama’s clean energy legacy endure?”

Daniel Raimi es profesor de la Escuela Ford de Política Pública de la Universidad de Michigan  y un analista con experiencia en cuestiones de política energética y mercados de petróleo y gas.

“Una retirada de los EE.UU. del acuerdo sobre el clima de París sería una importante acción simbólica. Sin embargo, una retirada en sí misma no afectaría al conjunto de políticas nacionales e innovaciones tecnológicas que hacen mucho más para dar forma a las emisiones de gases de efecto invernadero de los Estados Unidos.

“Por ejemplo, la retirada de París no haría nada para afectar a los suministros de gas natural domésticos de bajo coste, que han sido el principal impulsor de la reducción de emisiones de Estados Unidos a través de la sustitución de electricidad con carbón. Tampoco tendría nada que ver con el destino del plan de energía limpia de la administración de Obama, que la administración Trump está trabajando en deshacer con o sin París”.

Joe Árvai es un miembro del Consejo Asesor Científico de la EPA, que se encarga de proporcionar asesoramiento científico a la administrador. Es director del Instituto de la U-M Erb para la Empresa Global Sostenible y el catedrático Max McGraw de Empresa Global Sostenible en la Escuela de Recursos Naturales y Medio Ambientales y en la Escuela de Negocios Ross Business School de la Universidad de Michigan.

“La decisión de Donald Trump de retirar a los EE.UU del acuerdo climático París es exactamente eso. Es una decisión basada en una ideología republicana y anti-ciencia, y se hizo a pesar de la opinión de la mayoría de los votantes -en cada uno de los 50 estados- de que Estados Unidos permaneciera en el acuerdo.

“Caracterizar esta decisión como ‘retirada de Estados Unidos del acuerdo’ es engañoso y falso. Este fue Trump y de la decisión del partido republicano, y no tiene en cuenta la voluntad del pueblo estadounidense. La decisión también pone en riesgo la rentabilidad de las empresas estadounidenses que tendrán que lidiar con los riesgos de reputación, y las restricciones comerciales que pueden ser impuestas por sus clientes internacionales”, dijo Arvai.

“Como fue el caso en Canadá antes de la elección de Justin Trudeau, la reputación de las empresas estadounidenses y la economía de Estados Unidos, van a sufrir como resultado. Por último, no se puede negar que la retirada de Trump del Acuerdo de París aumentará los niveles de riesgo y vulnerabilidad de las comunidades estadounidenses, ciudadanos americanos, y los recursos naturales de Estados Unidos como resultado de los impactos inevitables y significativos del cambio climático. EE.UU tomó un montón de pasos hacia atrás hoy “.

Andrew Hoffman es el profesor de Holcim Empresa Sostenible en la Escuela de Negocios Ross y escuela de Recursos Naturales y Medio Ambiente, y sirve como director de educación del Instituto de Sostenibilidad Graham.

“Esta decisión representa una profunda falta de liderazgo y visión. Con un golpe más, la administración de Trump está dando la espalda a la economía del futuro a los Estados Unidos, prefiriendo en lugar apoyar a las tecnologías del pasado”, dijo Hoffman. “Los líderes corporativos se han quejado de la falta de apoyo de políticas a nuevas formas de generación y almacenamiento de energía, y su resultante desarrollo en el extranjero. En palabras de Ross Perot, hay un gran sonido de succión de la tecnología y el talento busca otro lugar para el futuro.

“En el frente político, esto inflamará aún más la política de oposición. El hilo conductor principal que parece estar emergiendo de esta administración es un profundo deseo de insultar a los progresistas y borrar el legado del presidente Obama. No parece representar un deseo de ‘hacer grande a Estados Unidos de nuevo,’ ya que debilita aún más nuestra nación dividiendo la población en el país y dañando su credibilidad en el exterior “.

Contacto: 734-763-9455 o 617-285-0920, ajhoff @ umich.edu

Avik Basu,, investigador en psicología ambiental en la Escuela de Recursos Naturales y Medio Ambiente, es coeditor del libro de 2015″Fostering Reasonableness: Supportive Environments for Bringing Out Our Best.” Dirigió la delegación de U-M a las conferencias sobre el clima de las Naciones Unidas desde la crucial reunión de París en 2015.

“El temor es que una retirada estadounidense del Acuerdo de París prepare el terreno para que otros países también se retiren”, dijo. “Sin embargo, las conversaciones en la conferencia de clima de la ONU de mayo del 2017 sugieren que algunos países, como China, lo ven como una oportunidad para tomar la iniciativa en la floreciente industria de energía renovable.

“Además de abdicar el liderazgo económico de las energías renovables, la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París perjudica su reputación internacional para abordar no sólo el cambio climático sino también otros desafíos mundiales que requieren cooperación multilateral. Las corporaciones, las ONG y las universidades desempeñarán un papel cada vez más importante, como ya han comenzado a hacer, en mitigar y adaptarse al cambio climático”.

Archivado En:
, ,