Español

Niños con problemas sociales acarrean estos problemas a la adultez

Niños con problemas sociales acarrean estos problemas a la adultez

ANN ARBOR– Las personas que demuestran comportamientos “antisociales” –como el ser agresivos, hiperactivos y tienen problemas en la escuela– son más propensas a sufrir desempleo crónico, pobreza persistente, depender de asistencia social, y sufrir una muerte prematura, de acuerdo a un nuevo estudio de la  Universidad de Michigan.

De hecho, este tipo de persistencia en la conducta antisocial resultó ser un indicador fuerte e independiente, junto con las habilidades cognitivas reducidas, para que estos individuos se sean permanentemente incapaces de participar en la fuerza de trabajo a la edad de 50 años, de acuerdo con la investigación dirigida por Jukka Savolainen, del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan.

Tradicionalmente, los estudios de investigación sobre logros socioeconómicos se ha centrado en la capacidad cognitiva y rendimiento educativo como factores individuales clave pero recientemente los investigadores han comenzado a explorar cómo los factores no cognitivos, tales como la salud mental, problemas de comportamiento y rasgos de personalidad, juegan un papel importante en el rendimiento académico, el empleo y los resultados relacionados.  

“Queríamos comprender el proceso de ciclo de vida en que los individuos terminan dejando la fuerza de trabajo o de formación durante sus primeros años de trabajo”, dijo Savolainen, profesor de investigación en el Consorcio Interuniversitario para la Investigación Política y Social y director del Archivo Nacional de Datos de Justicia Criminal. “Estamos investigando vías para la la pobreza y la desventaja persistentes.”

Savolainen utilizó datos del Estudio Longitudinal de Personalidad y Desarrollo Social de Jyväskylä, que sigue a los individuos de una ciudad en el centro de Finlandia entre las edades de 8 a 50 y más. La región, que es étnicamente y socioeconómicamente homogénea, proporciona un telón de fondo valioso para que los científicos sociales puedan estudiar cómo los rasgos de personalidad influyen en la vida de las personas.

“En estos estados de bienestar nórdicos, donde las oportunidades son relativamente iguales y la red de seguridad social es muy fuerte, es donde debemos esperar que las diferencias individuales para convertirse en mucho más importante en la determinación de los resultados de vida,” dijo Savolainen.

Los investigadores examinaron los datos de 369 personas, rastreándolas a los 8, 14, 27, 36, 42 y 50 años. A los 8 años, el estudio recogió evaluaciones de maestros y compañeros de clase de los niños de propensión antisocial o si eran agresivos e incapaz de regular su comportamiento, así como el rendimiento escolar y variables de control como el sexo y el nivel socioeconómico familiar.

A los 14 años, el estudio recogió informes de los maestros acerca de problemas de comportamiento y datos de la escuela sobre rendimiento académico. En la edad adulta temprana, el estudio midió el nivel socioeconómico de los participantes y comportamiento anormal, como el comportamiento criminal, consumo excesivo de alcohol y alcoholismo, basado en un cuestionario de auto-reporte y registros administrativos del gobierno. En la mediana edad, aproximadamente a los 50 años, el nivel socioeconómico se midió utilizando la información de impuestos del gobierno, la salud, y los registros de población.

“Hay una fuerte vía antisocial que parte de tener un tipo de falta de control, que más tarde se manifiesta en la persistencia de la delincuencia y ruptura de las reglas”, dijo Savolainen. “Mientras que otros crecen y maduran, algunas personas siguen viviendo la ‘vida loca’ bebiendo, peleando y divorciándose.”

A pesar de que los investigadores no encontraron una línea directa de causa entre las inclinaciones  antisociales en la niñez a la exclusión socioeconómica, las tendencias antisociales establecieron el comienzo de una vía de problemas acumulativos a medida que la persona crecía.

“Lo importante de esta contribución es documentar la vía no cognitiva, o de conducta antisocial, a través de estas etapas de la vida como una causa influyente de la pobreza persistente y las desventajas socioeconómicas,” dijo Savolainen. “A pesar de las diferencias en capital humano son muy importantes, el capital personal también es importante.”

El estudio aparece en línea en la revista Developmental Psychology.