Noticias

Preservante común de alimentos podría aminorar, y aún detener, crecimiento de los tumores

en Inglés

ANN ARBOR, Michigan.— La nisina, un preservante común de los alimentos, puede aminorar o detener el crecimiento de los cánceres espinocelulares de cabeza y cuello, según un estudio de la Universidad de Michigan.

 

Lo que hace de esto una noticia particularmente buena es que la Administración de Alimentos y de Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) y la Organización Mundial de la Salud aprobaron la nisina como ingrediente seguro para el consumo humano hace décadas, dijo Yvonne Kapila, la investigadora principal en este estudio y profesora en la Escuela de Odontología de la Universidad de Michigan.

 

Esto significa que la obtención de la aprobación de la FDA para probar las propiedades sugeridas de la nisina en el combate del cáncer en pacientes dentro de un contexto clínico no llevará tanto tiempo como llevaría una terapia que no se haya probado todavía con personas, agregó Kapila.

 

Los agentes antibacteriales como la nisina alteran propiedades celulares en las bacterias y las tornan inocuas. Sin embargo sólo recientemente los científicos empezaron a observar los agentes antibacteriales como la nisina para determinar si alteraban propiedades en otros tipos de células como las del cáncer o las células en los tumores.

 

El cáncer oral es una causa mayor de muertes en todo el mundo y el carcinoma espinocelular oral representa más del 90 por ciento de los cánceres orales. Sin embargo las tasas de supervivencia del cáncer oral no han mejorado durante décadas, de acuerdo con el estudio.

 

“Las bajas tasas de supervivencia, de cinco años, para el cáncer oral revelan la necesidad de encontrar nuevas terapias para el cáncer oral”, indicó Kapila. “El uso de pequeños agentes antibacteriales, como la nisina, para el tratamiento del cáncer es un enfoque novedoso que tiene muchas promesas. La nisina es un ejemplo perfecto de este potencial porque, por muchos años, se ha usado sin daño en los humanos, y ahora los estudios de laboratorio sustentan este potencial contra los tumores”.

 

El estudio de la UM, que observó el uso de antimicrobianos en la lucha contra los tumores cancerosos, indican que la nisina, en parte, hace más lenta la proliferación celular o causa la muerte de la célula mediante la activación de una proteína llamada CHAC1 en las células del cáncer, una proteína que tiene una influencia conocida sobre la muerte de las células.

 

El estudio es el primero que muestra el nuevo papel de CHAC1 en la promoción de la muerte de las células cancerosas bajo el tratamiento con nisina.

 

Las conclusiones indican asimismo que la nisina quizá hagan esa tarea abriendo poros en las membranas de las células cancerosas que permiten un ingreso de calcio. No es claro qué papel desempeña el calcio en la muerte celular iniciada por la nisina, pero se sabe bien que el calcio es un regulador de la muerte y la supervivencia celular.

 

Las conclusiones adicionales señalan que la nisina demora o detiene el crecimiento del tumor interrumpiendo el ciclo celular en las células “malas” pero no en las “buenas”; de esta manera la nisina detiene la proliferación de las células del cáncer pero no daña las otras células.

 

El artículo, titulado “Nisin, an apoptogenic bacteriocin and food preservative, attenuates HNSCC tumorigenesis via CHAC”, aparece este mes en la revista Cancer Medicine.