Noticias

Un estudio en América Latina muestra que el éxito en el tratamiento de H. pylori varía entre diferentes grupos

Map of SWOG study sitesANN ARBOR, Michigan.— El cáncer gástrico, el segundo cáncer más mortífero en el mundo, a menudo se desarrolla como resultado de la infección con la bacteria Helicobacter pylori, por lo cual existe la esperanza de que las campañas para la erradicación de la bacteria entre las poblaciones en alto riesgo pueda tener un significativo impacto en la salud pública.

Un artículo publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) sobre los resultados de una prueba clínica multinacional indica que un año después del tratamiento con antibióticos para la infección con el H. pylori, las tasas de recurrencia de la enfermedad en seis países latinoamericanos variaron significativamente entre los grupos demográficos.

“Los resultados revelan la importancia de adecuar los programas de prevención del cáncer gástrico sobre la base de factores determinantes tales como la región, la edad, el género, en lugar de emplear un concepto de que ‘una talla es adecuada para todos’, que es la estrategia común para muchos programas de prevención de enfermedades y del cáncer”, dijo Douglas Morgan, de la Universidad Vanderbil. Morgan, y Javier Torres del Instituto de Salud Pública de México, son los autores principales del artículo.

El artículo en JAMAI analiza los datos de seguimiento a un año de SOG S0701, un estudio de tratamiento de 1.462 participantes infectados con H. pylori en siete sitios de México, América Central y América del Sur, que ha sido el estudio clínico más grande de su tipo acerca de la erradicación de H. pylori. En términos generales los tres regímenes de antibióticos probados tuvieron una tasa de curación, un año más tarde, de alrededor del 73 por ciento.

Los investigadores encontraron que el 11,5 por ciento de las personas cuya terapia inicial con antibióticos pareció ser eficaz (es decir, tuvieron resultados negativos en las pruebas entre seis y ocho semanas después), eran positivas por H. pylori otra vez al año de la prueba, ya sea porque la infección inicial había permanecido o porque el participante volvió a infectarse.

Las probabilidades de recurrencia de H. pylori variaron significativamente entre los siete sitios de estudio. Por ejemplo los pacientes en Tuquerres, Colombia, fueron aproximadamente 2,5 veces más propensos a una recurrencia de su infección con H. pylori que los pacientes en Guanacaste, Costa Rica. Los autores suponen que estas diferencias observadas en la tasa de eficacia puedan deberse, en parte, a la resistencia regional a los antibióticos.

La recurrencia varió también por géneros (las mujeres mostraron una tasa más alta de recurrencia), por edad (los adultos jóvenes mostraron una tasa más alta de recurrencia),  y también hubo diferencias si los participantes, realmente, tomaron los antibióticos como se les había indicado (Quienes devolvieron el 20 por ciento o más de sus píldoras después del período de tratamiento, tuvieron una tasa de recurrencia más alta).

Estas variaciones en la eficacia del tratamiento significan que, antes que los investigadores de la salud pública puedan conducir pruebas en gran escala para la prevención del cáncer gástrico “debemos tener poblaciones mejor definidas que la simple categoría de ‘positivos de H. pylori’”, dijo Laurence H. Baker, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan y quien es el autor principal del articulo en JAMA, y quien preside el grupo SWOG de investigación del cáncer, el cual encabezó la prueba. “Por ejemplo: ¿tienen los pacientes evidencias de una infección sistémica o de gastritis?”.

Baker dijo que hay mucho más que los investigadores tiene que aprender antes de que puedan presentar respuestas convincentes acerca de cómo, dónde, cuando… y si hay méritos para una gran prueba de erradicación de H. pylori en América Latina, pero enfatizó la conclusión positiva que surge del estudio S0801: “Sigue habiendo un gran número de personas que pasaron a ser de positivas a negativas para H. pylori y así se mantuvieron un año después”.

El grupo internacional de investigadores incluyó al gastroenterólogo William D. Chey, y al oncólogo médico Manuel Valdivieso, del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan.

Financiación: La prueba clínica S0701 se financió con una donación de la fundación Bill y Melinda Gates (OPP43930), y concesiones del Instituto Nacional del Cáncer, de Estados Unidos en apoyo de la infraestructura administrativa y estadística de SWOG.

Sitios del estudio: Santiago, Chile; Tuquerres, Colombia; Guanacaste, Costa Rica; Copán, Honduras; Obregón, México, Tapachula, México, y León, Nicaragua.

Referencia: Morgan, D.; Torres, J.; Sexton, R.; Herrero, R.; Salazar-Martínez, E.; Greenberg, E.R.; Bravo, L.E.; Dominguez, R.L.; Ferreccio, C.; Lazcano-Ponce, E.C.; Meza-Montenegro, M.M.; Peña, E.M.; Correa, P.; Martínez, M.E.; Chey, W.D.; Valdivieso, M.; Anderson, G.L.; Goodman, G.E.; Crowley, J.J.; Baker, L.H. Risk of recurrent Helicobacter pylori infection one year after initial eradication therapy in seven Latin American communities. Journal of the American Medical Association, 2013 Feb 13;309(6):578-586.

Recursos: Resultados originales a seis semanas del esudio S0701: Greenberg, E.; Anderson, G.; Morgan, D.; et al. Lancet. 2011 Aug 6;378(9790):507-14.

SWOG es uno de cinco grupos cooperativos dentro de la Red Nacional de Pruebas Clínicas del Instituto Nacional del Cáncer. SWOG diseña y conduce pruebas clínicas multidisciplinarias para mejorar la práctica de la medicina en la prevención, detección y tratamiento del cáncer, y para realzar la calidad de la vida para los sobrevivientes del cáncer. Los más de 4.000 investigadores que forman parte de la red del grupo practican en más de 500 instituciones, incluidos 23 de los centros del cáncer certificados por el INC como asimismo centros del cáncer en casi una docena de otros países. Otrora conocido como Southwest Oncology Group, SWOG tiene su sede central en la Universidad de Michigan en Ann Arbor (734-998-7140), tiene una oficina de operaciones en San Antonio, Gexas, y un centro estadístico en Seattle, Washington. Por más información véase: swog