Noticias

El extracto del té verde interfiere con la formación de las placas de amiloides en el mal de Alzheimer

en Inglés

ANN ARBOR, Michigan.— Los investigadores en la Universidad de Michigan han encontrado un nuevo beneficio potencial en una molécula del té verde: la prevención del plegamiento inapropiado de proteínas específicas en el cerebro.

 

La acumulación de estas proteínas, llamadas amiloides asociados con metales, está vinculada con el mal de Alzheimer y otras condiciones de neurodegeneración.

 

Un artículo publicado recientemente en Proceedings of the National Academy of Siences explicó cómo la miembro del cuerpo docente del Instituto de Ciencias de la Vida, Mi Hee Lim, y un equipo interdisciplinario de investigadores usaron un extracto del té verde para controlar la generación en el laboratorio de acumulaciones de amiloide asociado con metal relacionado con el mal de Alzheimer.

 

La molécula específica en el té verde, (—)-epigalocatecina-3-galato, conocida como EGCG, impidió la formación de acumulaciones y quebró las estructuras de acumulación existentes en las proteínas que contenían metales, específicamente cobre, hierro y zinc.

 

“Hay mucha gente muy entusiasmada acerca de esta molécula”, dijo Lim señalando que por mucho tiempo se ha sabido que la EGCG y otros flavonoides que ocurren en productos naturales son poderosos antioxidantes. “Usamos un método multidisciplinario. Éste es el primer ejemplo de investigaciones centradas en una estructura, multidisciplinarias por tres investigadores principales con tres diferentes áreas de experiencia”.

 

El equipo investigador incluyó químicos, bioquímicos y  biofísicos.

 

Si bien muchos científicos investigan las pequeñas moléculas y los amiloides asociados con metal, en su mayoría encaran el asunto desde una perspectiva limitada, dijo Lim, profesora asistente de química, y profesora investigadora asistente en el Instituto de Ciencias de la Vida, donde está ubicado su laboratorio y donde se conduce su investigación.

 

“Pero creemos que es necesario tener muchos enfoques que trabajen juntos porque el cerebro es muy complejo”, añadió.

 

El artículo publicado en PNAS fue un punto de partida, señaló Lim, y el próximo paso de su equipo es “manipular” la molécula y luego probar su capacidad para interferir con la formación de placa en moscas de la fruta.

 

“Queremos modificarlas para el cerebro, específicamente para que interfieran con las placas relacionadas con el Alzheimer”, dijo Lim.

 

Lim planifica colaborar con Bing Ye, un neurobiólogo en el Instituto de Ciencias de la Vida. Juntos los investigadores probarán la capacidad de las nuevas moléculas para inhibir la toxicidad potencial de los agregados que contengan proteínas y metales en las moscas de la fruta.

 

Otros autores del estudio, todos de la UM, son: Sanghyun Lee y Jung-Suk Choi del Instituto de Ciencias de la Vida; Alaina DeToma, Suk-Joon Hyung, Akiko Kochi y Brandon Ruotoloa del Departamento de Química; y Jeffrey Brender, Ayyausamy Ramamoorthy y Subramanian vivekanandan del Departamento de Química y Biofísica.

 

El trabajo tuvo el apoyo de los Institutos Nacionales de Salud, la Asociación del Alzheimer, la Initiativa de Arte de Quilt del Alzheimer, la Asociación Cardiaca Estadounjidense, y una Fellowship de Investigación de Graduado de la Fundación Nacional de Ciencia.