Noticias

Descifrados los mensajes moleculares que indican a los cánceres de próstata y mama que se propaguen

en Inglés

en Portugués

 

 

 

ANN ARBOR, Michigan—Las células del cáncer son adversarias hábiles y oportunistas que eluden constantemente los tratamientos que procuran impedir su propagación. Pero, por primera vez, los científicos en la Universidad de Michigan han descrifrado los mensajes moleculares que incitan a ciertas células del cáncer y pueden causar que los tumores se metasticen en todo el cuerpo.

 

Los investigadores han sabido por mucho tiempo que los tumores reclutan a las células que están curándose, lo cual es una de las razones principales por las cuales es tan difícil contener al cáncer. Éste es el primer estudio conocido que explica el comportamiento molecular detrás de la serie de cambios que ocurren en las células que están sanando y que resultan en la metástasis.

 

Russel Taicham, profesor en la Escuela de Odontología de la UM y la investigadora asociada Younghun Jung observaron los tumores de próstata y mama. Su estudio, titulado “Recruitment of mesenchymal stem cells into prostate tumors promotes metastasis”, se publica en la edición en Internet del 30 de abril de la revista Nature Communications.

 

Considere que el tumor es una herida que no sana. En razón de ello tanto los tumores benignos como los cancerosos emiten señales y mensajes para reclutar las células de tipo curador, llamadas células madres mesenquimales, o CMM, dijo Taichman.

 

“Ahora sabemos cuáles son los mensajes que (los tumores) envían para reclutar y alterar esas células curadoras, y podemos dar pasos para bloquear esos mensajes”, señaló Taichman, el investigador principal en el estudio.

 

Con esta información los investigadores pueden trabajar ahora en el desarrollo de fármacos que descarrilen más temprano la formación del tumor. Esto es especialmente importante porque esas señales moleculares particulares involucran reacciones entre las proteínas que, de hecho, hacen que las células de cáncer sean más migratorias, más agresivas y más propensas a proliferar.

 

Taichman dijo que le sorprendió  el importante papel que desempeña la proteína CSCL16 en la alteración de las células de tipo curador de manera tal que sobre excitaron a las células del cáncer.

 

“Es como cuando le das a los niños un montón de azúcar, se ponen frenéticos”, dijo.

 

A nivel personal la forma en que emergieron los resultados también complació a Taichman. La mitad de los investigadores en el laboratorio de Taichman trabaja en el desarrollo de tumor, y la otra mitad en la curación de heridas. La investigación de Jung, que es el autor primero del estudio, comprende ambos.

 

“Fue idea de ella el combinar estas dos áreas”, dijo Taichman. “Jung fue la que consideró todo, tuvo la idea y, finalmente, me la presentó”.