Español

Tratamiento cardiaco con aspirina es menos efectivo en mujeres que en hombres

ANN ARBOR, Mich.— La terapia con aspirina para enfermedad arterial coronaria es cuatro veces menos efectiva en mujeres que en hombres con el mismo historial médico, según un nuevo estudio divulgado hoy, jueves, por la Universidad de Michigan.

Históricamente, investigaciones anteriores han demostrado que la Aspirina es menos efectiva en mujeres que en hombres, pero no había claridad cuan menos efectiva y si tenía consecuencias en los resultados de pacientes, dice Michael Dorsch, farmacólogo clínico e instructor en la Escuela de Farmacología de la Universidad de Michigan. Dorsch es el autor principal de la investigación “Resistencia a la Aspirina en pacientes con enfermedad coronaria arterial estable” (En Inglés”Aspirin Resistance in Patients with Stable Coronary Artery Disease”) que se publica hoy en la edición electrónica de Annals of Pharmacotherapy.

Originalmente, Dorsch y su equipo querían determinar si pacientes historial de ataques cardiacos mostraban más tendencias a tener resistencia a la Aspirina que los con enfermedad arterial coronaria, sin historia de ataques cardiacos. Descubrieron que el género y no el historial médico era el factor que determinaba la resistencia a la aspirina, dice Dorsch. Los resultados lo sorprendieron.

“Me sorprendió la gran diferencia que había con las mujeres,” explica Dorsch, que es miembro de la Escuela de Farmacología del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan, pero se inició como residente en la Universidad de North Carolina. “Esta es otra información más que demuestra la necesidad de tener más estudios sobre mujeres”.

La terapia con aspirina es la piedra angular en el manejo de la enfermedad cardiovascular, porque inhibe la coagulación de la sangre. La terapia con Aspirina puede reducir el riesgo de infarto cardiaco o derrame cerebral no fatal en un 23 por ciento. Se estima que en EEUU alrededor de 20 millones de personas consumen una Aspirina de Dosis Baja (81— 325 Milígramos diarios) para controlar enfermedad cardiaca. Sin embargo, a pesar de su efectividad, hay pruebas de que es menos efectiva en algunos pacientes e investigadores realmente no conocen la causa. Esto produce temor, porque la mayoría de los médicos no evalúan si el paciente tiene resistencia a la Aspirina antes de recomendarla y parten convencidos de que funciona en el paciente.

No hay suficientes pruebas que demuestren que las personas con resistencia a la Aspirina pueden remediarla simplemente consumiendo dosis mayores, pero Dorsch advierte que las personas que toman Aspirina por consejo médico no deben de suspender la terapia debido a los resultados de este estudio.

El estudio, no solo cuantificó la efectividad de la terapia con Aspirina en hombres en relación a las mujeres, pero también es el primer estudio que mide la resistencia en hombres y mujeres con enfermedad arterial coronaria estable. Estudios anteriores han evaluado el impacto de la Aspirina en personas que han sufrido un ataque cardiaco.

Para el estudio, los investigadores seleccionaron al azar pacientes que realizaban citas regulares a su cardiólogo. Todos tenían enfermedad arterial coronaria, pero sólo la mitad tenía historia de ataques cardiacos. Los investigadores utilizaron un aparato llamado VerifyNow Aspirin Assay para evaluar el porcentaje de reactividad plaquetaria después de que las muestras de sangre fueran expuestas a una sustancia química que produce coagulación.

La aspirina funciona causando “inhibición plaquetaria” en la sangre, lo que significa, que las plaquetas no pueden mantenerse pegadas y reduce la formación de coágulos que causan ataque cardiacos o derrames cerebrales.

“Esto también sucede en las mujeres, pero no sucede en tantas mujeres y no es tan efectivo,” dice Dorsch. El aparato de evaluación utiliza un sensor óptico para “ver” el porcentaje de plaquetas agrupadas en la muestra de sangre. Una inhibición plaquetaria menor a 40 por ciento es considerada resistente a la Aspirina.

“Realmente no conocemos el mecanismo,” dice Dorsch. “Puede ser que la mujer tenga un sistema de plaquetas más activo en el organismo por lo que sea menos probable que una acción plaquetaria sea inhibida”.

En el futuro, los investigadores esperan evaluar terapias con Aspirina en mujeres y ver la manera de cambiar los resultados. La mayoría de las pruebas con Aspirina han sido en hombres y no se sabe demasiado sobre la manera en que responden las mujeres a la terapia.

“La enfermedad cardiaca es la primera causa de muerte en mujeres en Estados Unidos. Investigaciones futuras deberían enfocarse en las razones del aumento de la Resistencia a la aspirina y los efectos en las mujeres con enfermedades cardiacas,” dice Dorsch.

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud

Contacto: Laura Bailey
Teléfono: (734) 647-1848