Español

Guindas ácidas alteran factores vinculados a enfermedades cardiacas y Diabetes Tipo 2 en investigación realizada con animales

ANN ARBOR, Michigan— Las Guindas ácidas pueden servir para algo más que para cocinar un pastel, según una nueva investigación del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan, UM, que será presentado hoy, lunes, en una importante reunión científica en Washington D.C.

Según los investigadores, en el estudio realizado con ratas, los animales que consumieron guindas ácidas en polvo bajaron sus niveles generales de colesterol, de azúcar en la sangre, redujeron el almacenamiento de grasa en el hígado, bajaron el estrés por oxidación y aumentaron la producción de una molécula que ayuda al organismo a administrar las grasas y el azúcar, en relación a las ratas que no recibieron guindas como parte de una dieta, que por lo demás, era idéntica. Todas las ratas tenían predisposición a un colesterol alto y pre diabetes, pero no obesidad.

Los dos grupos de animales tenían medidas que se vinculan al síndrome metabólico, que es un grupo de factores de riesgo relacionado a una mayor posibilidad para desarrollar enfermedades cardiacas y Diabetes del Tipo 2. Decenas de millones de estadounidenses padecen del síndrome metabólico. La mayoría de ellos no lo sabe.

Los investigadores advierten que la relación entre el consumo de guindas y cambios importantes en las medidas metabólicas sugieren que hay un efecto positivo entre altas concentraciones de componentes antioxidantes llamados anthocyanin que se encuentran en las guindas ácidas. Los nuevos resultados serán presentados hoy en una presentación en la Conferencia de Biología Experimental 2007 en Washington D.C.

Aún se desconoce si dietas ricas en guindas tendrían un efecto similar en humanos, pero un equipo de la UM lanzará muy pronto una pequeña prueba clínica para evaluarlo. Mientras, se realizan investigaciones adicionales con animales con tendencias a la obesidad y a la diabetes.

El autor principal del estudio es E. Mitchell Seymour, investigador asociado y supervisor del Laboratorio de Investigación de Prevención Cardiaca de la Universidad de Michigan, que investiga los efectos preventivos potenciales de alimentos antioxidantes. El financiamiento para el Nuevo estudio viene de un subsidio del Instituto de Mercadotecnia de la Guinda (CMI), la asociación comercial de la industria nacional estadounidense de la guinda. CMI no tiene influencia en la planificación, conducción o análisis de la investigación que financió.

Seymour y Steven Bolling, director del laboratorio, cirujano cardiaco de la UM, advierten que los resultados aún no pueden ser traducidos a seres humanos, pero están animados con las señales positivas de la nueva información.

“Ratas que fueron alimentadas con guindas ácidas que constituían un 1 por ciento del total de su dieta redujeron las características de síndrome metabólico,” dice Seymour. “Investigaciones anteriores por otros grupos que evaluaron sólo el anthocyanin puro, en vez de su contenido en alimentos naturales, utilizaban concentraciones de anthocyanin que sería muy difícil, prácticamente imposible de obtener en dietas normales”.

Continúa, “Estamos interesados en un enfoque de alimentos naturales, utilizando cantidades de frutas que son relevantes a las dietas humanas. Nuestro entusiasmo sobre los resultados de este estudio se debe a que vemos resultados beneficiosos con un consumo diario modesto”.

El potencial para efectos de protección con alimentos antioxidantes y extractos de alimentos es un área de investigación prometedora, dice Bolling, que es profesor de de Medicina Integrada, profesor de cirugía cardiaca, Director asociado de Medicina Integrada y miembro del Centro Cardiovascular de la UM.

“Esta información sobre guindas ácidas se une a otros resultados que sugiere una correlación entre el consumo de anthocyanin y una reducción de los riesgos cardiovasculares y metabólicos,” dice. “Sin embargo, aún hay un largo camino hasta que podamos defender un programa de acción para seres humanos. Aún así, la información, es muy prometedora”.

Bolling y Seymour realizaron el estudio utilizando 48 ratas Dahl sensitivas a la sal, que son criadas por su susceptibilidad a la alta presión sanguínea vinculada a la sal, altos niveles de colesterol, y fallas en la tolerancia a la glucosa.

Durante 90 días, empezando en la sexta semana de vida, las ratas fueron alimentadas con una dieta rica en carbohidratos o una dieta que por peso incluía un 1 por ciento de guindas o un 10 por ciento de guindas. La dosis alta de guindas fue utilizada para evaluar efectos tóxicos. No se registró ninguno.

Al final del estudio, las ratas que recibieron las dietas con un 1 por ciento de guindas tenían niveles de colesterol, triglicéridos, glucosa, e insulina considerablemente más bajos que las ratas que no consumieron las guindas. Lo mismo fue verdad para las ratas que recibieron las dietas con un 10 por ciento de guindas, comparado con las ratas que recibieron dietas ricas en carbohidratos no provenientes de guindas.

Los investigadores también midieron el plasma TEAC, que mide la capacidad antioxidante en la sangre y un índice más alto quiere decir una mayor capacidad de neutralizar moléculas dañinas producidas por el organismo durante el metabolismo. Las ratas que recibieron las guindas presentaron una capacidad antioxidante mayor, indicando menor estrés de oxidación en sus organismos que aquellas que no las consumieron.

Además de mediciones sanguíneas, los investigadores midieron los niveles de grasa en el hígado de las ratas y la expresión genética de PPAR, los Receptores Activadores de Peroxisomas en el hígado.

La medida del “hígado con grasa” es importante, porque el almacenamiento de grasa en el hígado es un efecto común del síndrome metabólico, porque alimenta el círculo vicioso de altos niveles de colesterol y una menor respuesta a la insulina, que origina enfermedades cardiovasculares y Diabetes del tipo 2.

Related Links:

Más información sobre Medicina Integrada

phytomed Pruebas Médicas en UM

Contacto: Kara Gavin
Teléfono: (734) 647-1154

O

Contacto: Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1-734-763-0368