Español

Estudio de los cursos de agua detecta un descongelamiento del permafrost

ANN ARBOR, Michigan.— Entre los efectos del calentamiento global que
son motivo de preocupación ambiental se cuenta el descongelamiento en
el Ártico del permafrost, un suelo que normalmente permanece en o por
debajo del punto de congelación por, al menos, un período de dos años
y a menudo mucho más. La observación de los cambios en el permafrost
es difícil con los métodos actuales pero un estudio realizado por
investigadores de la Universidad de Michigan ofrece un nuevo enfoque
para evaluar la extensión del problema.

El enfoque del nuevo estudio, que se sustenta en las
trazas de químicos en los cursos de agua, se describe en la edición
del 30 de abril de la revista Chemical Geology.

Por sobre el permafrost se encuentra una delgada “capa
activa” que se descongela cada verano y los aumentos del espesor de
esta capa a lo largo de los años indica el descongelamiento del
permafrost. Tanto las medidas físicas como los modelos sugieren que el
espesor de la capa activa se ha incrementado en algunas áreas a lo
largo del siglo XX y que si continúan las tendencias de calentamiento
actuales podrían ocurrir incrementos de hasta el 40 por ciento hacia
fines del siglo XXI.

Aunque los efectos plenos del descongelamiento todavía
no se han determinado, la erosión costera y el daño a las rutas,
edificios y tuberías que se han construido sobre el permafrost son
resultados probables. Además el descongelamiento del permafrost puede
liberar en la atmósfera gases como el dióxido de carbono y el metano
que contribuyen al “efecto invernadero”, lo cual aumentaría el
calentamiento atmosférico y el descongelamiento del permafrost.

Actualmente el método principal para determinar la
profundidad del descongelamiento es una sonda de acero graduada. “Uno
clava la sonda en el suelo y mide cuándo es que toca el material
helado”, dijo el geoquímicoa Joel Blum, que emprendió el nuevo estudio
con el ecólogo George Kling y la ex estudiante de grado Katy Keller.

“Estábamos estudiando la química de suelos en el área
alrededor de Toolik Field Station en el norte de Alaska y encontramos
que una vez que se llega debajo del espesor que, típicamente, se
entibiaría durante el verano, la química del suelo cambia
enormemente”, dijo Blue, profesor de la cátedra John D. MacArthur the
Ciencias Geológicas. “Hay materiales que no se han entibiando desde
que fueron depositados por los glaciares hace 10.000 á 20.000 años y
ahora empiezan a entibiarse, y cuando eso ocurre, reaccionan
fuertemente con el agua que encuentran por primera vez. Este suelo es
mucho más reactivo que los suelos superiores que interactúan con el
agua del suelo cada verano”.

En particular la cantidad de calcio relacionada con la
de sorio y bario es más alta en el permafrost entibiado más
recientemente, y la proporción del isótopo 87Sr del estroncio relativa
a su contraparte el 86Sr es más baja. Los investigadores se
preguntaron si estas indicaciones químicas de creciente profundidad
del descongelamiento podrían observarse en los cursos de agua locales.

Kling, profesor colegiado de la cátedra Robert G. Wetzel
de Ecología y Biología Evolucionaria, ha conducido investigaciones por
muchos años en el Lago Toolik y obtuvo muestras de agua de los arroyos
que se habían recolectado a lo largo de 11 años.

Cuando se analizaron las muestras “vimos cambios
realmente significativos de año a año que eran coherentes con lo que
podría esperarse de una creciente profundidad del descongelamiento”,
dijo Lking.

Aunque el método no puede revelar precisamente cuánto
descongelamiento del permafrost ocurre en sitios particulares sí es
una ayuda útil junto con los métodos actuales, dijo Blue.

“Nos gustaría que pudiéramos decir que vemos un
incremento del espesor de, digamos, un centímetro en todo un lado de
la divisoria de aguas, simplemente no podemos señalar dónde ocurre el
descongelamiento en toda una ladera de la divisoria de aguas. De todos
modos creemos que es importante vigilar los cursos de agua en las
regiones árticas para llevar un registro de este tipo de cambios y
seguir el ritmo de cambio”.

La investigación la financiaron la Fundación Nacional de
Ciencias y la Sociedad Geológica de Estados Unidos.

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1-734-763-0368

Contacto (inglés):Nancy Ross-Flanigan
Teléfono: (734) 647-1853