Español

Estudio de la humedad del suelo busca claves sobre el cambio climático

ANN ARBOR, Michigan.— Un nuevo proyecto de la NASA, con un costo de 26
millones de dólares y encabezado por un investigador de la Universidad
de Michigan busca aclarar como los ecosistemas canjean carbono con la
atmósfera, una importante pieza de conocimiento faltante en los
esfuerzos para comprender y predecir el cambio climático.

La meta del proyecto es ayudar en la determinación de si
el continente norteamericano es una fuente o un absorbente neto de
carbono. En el proyecto participan investigadores de la UM, de la
NASA, de Harvard, el MIT, la Universidad estatal de Oregon y Purdue.

En los próximos cinco años un instrumento de radar
llamado Observatorio de Microondas Aerotransportado de Áreas debajo de
la Cúpula de Forestas y debajo de la Superficie (AirMOSS por su sigla
en inglés) medirá la humedad del suelo en la zona de raíces en nueve
regiones de América del Norte desde la cabina de un avión Gulfstream
III.

El radar puede penetrar hasta 120 centímetros debajo de la superficie del suelo.

Los niveles de humedad del suelo en la zona de raíces
muestran la salud del funcionamiento de una planta, dijo la
investigadora principal Mahta Moghaddam, profesora asociada en el
Departamento de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de Computadoras.

“Aún las plantas en su casa tienen su propio intercambio
neto de carbono”, dijo Moghaddam. “Las plantas toman dióxido de
carbono durante el día y emiten oxígeno en la noche, y cuánto producen tiene mucho que ver con cuánta agua usted las riega”.

Los científicos no entienden exactamente cuándo y dónde
este proceso de canje de carbono es más eficiente. Se cree que las
interrogantes acerca de la humedad del suelo en la zona de las raíces
contribuyen del 60 al 80 por ciento de la incertidumbre acerca de cómo
el ecosistema intercambia carbono con la atmósfera. Los investigadores
que colaboran en este proyecto ingresarán las mediciones de humedad
hechas por Moghaddam en modelos para producir un cálculo continental
del intercambio neto del sistema. Se espera que esa cifra, que
demostrará si el continente toma o emite más carbono, estará
disponible en mayo de 2015.

Moghaddam diseñó el instrumento AirMOSS, un radar de
alta potencia y baja frecuencia, del tamaño del tope de una mesa.
Asimismo Moghaddam desarrolló las técnicas de computación para el análisis de las señales que el instrumento envía.

“Este trabajo nos ayudará a comprender el impacto humano
en carbono”, dijo Moghaddam. “Sabemos que es grande, pero no sabemos
cuán rápido está cambiando o cuan grande llegará a ser. Actualmente dependemos de cálculos estimativos y ésta es una incertidumbre
enorme”.

Más allá de este proyecto Migaddam avizora otras
aplicaciones para este instrumento de radar, incluida la observación y
vigilancia.

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1-734-763-0368

Contacto (inglés): Nicole Casal Moore
Teléfono: (734) 647-1838, (734) 647-7087