Español

En granja organica de café, relaciones complejas mantienen pestes bajo control

ANN ARBOR, Michigan.— Los promotores de la agricultura orgánica a menudo hablan acerca del equilibrio natural de forma que parece casi espiritual y esto atrae la crítica de que sus opiniones no tienen sustento científico y son ingenuas. En el otro extremo del espectro están quienes ven las granjas como campos de batalla donde las pestes de insectos y las enfermedades de las plantas deben eliminarse con las balas mágicas de la agricultura moderna: pesticidas, fungicidas y otros similares.

¿Cuál de estas opiniones es más acertada? Un estudio de diez años de una plantación orgánica de café en México indica que, lejos de ser una visión romántica, el concepto de “balance y armonía” es acertado. Los ecólogos John Vandermeer e Ivette Perfecto de la Universidad de Michigan, y Stacy Philpott de la Universidad de Toledo, han descubierto una red de intricadas interacciones que protege a la granja contra los brotes extremos de pestes y enfermedades lo cual hace innecesaria las balas mágicas. La investigación se describe en la edición de julio/agosto de la revista BioScience.

Los actores principales en el sistema —varias especies de hormigas, un puñado de pestes del café, y los predadores, parásitos y enfermedades que afectan a las pestes— no sólo interactúan directamente sino que algunas especies también ejercen efectos sutiles e indirectos sobre otras, efectos que podrían haber pasado desapercibidos si no se hubiese estudiado el sistema en detalle.

Una especie clave en esta compleja red es la hormiga Azteca (Atzteca instabilis) que anida en los árboles. Las hormigas no muestran mucha preferencia acerca del tipo de árbol en el cual viven pero, por alguna razón sus nidos se encuentran solamente en alrededor del tres por ciento de los árboles de sombra en la plantación, y los árboles habitados por estas hormigas no están distribuidos al azar sino que se encuentran en grupos.

Los investigadores creen que estos agrupamientos resultan, el menos en parte, de la vulnerabilidad de las hormigas a una mosca parásito. Las colonias de hormigas se expanden enviando reinas y crías a los árboles cercanos, pero cuando todos los árboles en un área ya tienen hormigueros, las moscas encuentran hormigas para parasitar con más facilidad. Por eso los agrupamientos de alta densidad son atacados con preferencia y eventualmente desaparecen, ya sea porque todas las hormigas mueren o porque las hormigas se mudan a otros árboles.

Las hormigas tienen una relación más amistosa con la scale verde del café, un insecto chato, sin características llamativas, que es una peste grave del café en algunas regiones pero no en la plantación donde se llevó a cabo este estudio. La Azteca protege a la scale de algunos predadores y parásitos a cambio de su miel, un líquido dulce y pegajoso que secreta la scale. Uno de esos predadores es el escarabajo Azya orbigera que en forma de larva o como adulto se alimenta de la scale Cuando un escarabajo adulto trata de atacar un insecto scale las hormigas lo ahuyentan. Pero las larvas del escarabajo, que están cubiertas con una sustancia cerosa que traba las mandíbulas de las hormigas, son capaces de devorar muchas scale. Las hormigas incluso ayudan a las larvas asesinas, aunque de forma inadvertida. En el proceso de ahuyentar a las avispas parásito que atacan a la scale las hormigas también ahuyentan a otros organismos que son parásitos de la larva del escarabajo.

Los escarabajos asimismo parecen influir los patrones de distribución de las hormigas atacando a las scale de las cuales las hormigas dependen para obtener la miel. Los investigadores exploraron esta relación usando modelos teóricos y encontraron que si las hormigas ocuparan toda la plantación, el escarabajo se extinguiría porque los escarabajos adultos no tendrían suficiente comida. Si las hormigas desaparecieran de la plantación los escarabajos también se extinguirían porque las larvas no tendrían comida. Pero si las hormigas están confinadas a grupos de árboles, debido a las influencias tanto de los escarabajos como de las moscas parásito, los escarabajos medran y mantienen bajo control a los insectos scale.

“Lo interesante es que los escarabajos no pueden existir excepto por la población de hormigas altamente distribuida de acuerdo con patrones, pero también podría ser que esos mismos escarabajos causen la formación del patrón para empezar”, dijo Vandermeer, quien es Profesor Universitario Distinguido Asa Gray de Ecología y Biología Evolucionaria. “El escarabajo crea las condiciones para su propia supervivencia”.

El hongo de halo blanco, una enfermedad de los insectos scale, también entra en juego. La enfermedad está presente aquí y allá en toda la plantación pero se expande enormemente solo cuando encuentra grandes poblaciones de scale y esto ocurre solamente donde las hormigas protegen a las scale, Al suprimir las scale de las cuales las hormigas obtienen la miel, el hongo afecta indirectamente la supervivencia de las hormigas. Pero eso no es todo: los hongos también atacan la roya del café, una peste notoria que virtualmente destruyó la producción de café en Sri Lanka (antes Ceilán), Java y Sumatra a mediados del siglo XIX, y que desde entonces ha infiltrado América Central y América del Sur pero no ha causado problemas graves en esas áreas. El hongo de halo blanco sólo tiene su efecto contra la roya del café, sin embargo, en el proceso de sus asaltos en gran escala contra la scale, y estos ataques ocurren solamente cuando hay muchas scale, es decir donde la scale está bajo la protección de las hormigas.

Además de la Azteca otras especies de hormiga protegen a la scale, y algunas de estas hormigas son predadoras de la broca del grano de café y la Leucoptera cafeína que ataca las hojas, que son otras pestes de los cafetales. Los investigadores siguen elaborando los detalles de las relaciones entre las varias hormigas y otras especies con las cuales interactúan.

A medida que el equipo investigador continúa descubriendo más especies que son parte de la trama, y más interacciones directas e indirectas, y complejas, entre todos los miembros, es cada vez más claro que la opinión “ingenua” de que la naturaleza funciona en armonía se aproxima estrechamente a los hechos científicos.

“Hay muchos agricultores en los trópicos que han estado en sus tierras por mucho tiempo, a veces generaciones, y han visto que estas cosas ocurren y entienden intuitivamente las conexiones”, indicó Vandermeer. “Lo que ellos cuentan acerca del balance de la naturaleza suena casi romántico y religioso a veces, pero si uno simplemente cambia las palabras, lo que cuentan empieza a sonar como lo que nosotros describimos”.

Aunque este estudio se lleva a cabo dentro de los confines de una plantación de 300 hectáreas (740 acres) en el sur de México, los investigadores creen que su enfoque y sus conclusiones se aplican con más amplitud.

“Nuestra opinión es que las tramas de interacciones de este tipo resultarán comunes en los sistemas agrícolas y ambientales en general”, señaló Perfecto, profesora de ecología y recursos naturales. “Aunque que aprecian ampliamente en los sistemas naturales, tales tramas no se han visto en los sistemas agrícola ambientales porque las personas que los estudian no los han observado de esta forma. Esas personas buscan soluciones que funcionen como varita mágica: quieren encontrar la causa de los problemas y luego resolverla. Nuestro enfoque consiste en comprender los sistemas que funcionan bien, los sistemas en los cuales no hay problemas. Al hacerlo podemos definir sistemas que sean más resistentes, y que se recuperen mejor, de los brotes de pestes”.

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1-734-763-0368

Contacto (inglés): Nancy Ross-Flanigan
Teléfono: (734) 647-1853