Español

Disminuyen las muertes por accidentes de tránsito, a pesar de que hay más muertes causadas por distracción de conductores

ANN ARBOR, Michigan.— En los últimos cinco años las muertes por accidentes viales y de tránsito en Estados Unidos han disminuido un 22 por ciento, como consecuencia del deterioro de la economía y la prevalencia creciente de las bolsas de aire, según los investigadores de la Universidad de Michigan.

“Una reducción de tal magnitud en un período tan breve no ha ocurrido desde que empezaron las primeras estadísticas de seguridad vial en 1913, excepto por las reducciones registradas durante la Segunda Guerra Mundial”, dijo Michael Sivak, un profesor investigador en el Instituto de Investigación del Transporte de la UM (UMTRI por su sigla en inglés).

Si bien más conductores han reducido la velocidad y limitado sus viajes de larga distancia por placer para ahorrar gasolina y dinero, que en última instancia, salva vidas, el aumento de los vehículos equipados con bolsas de aire tanto frontales como laterales ha sido un factor que contribuye a esos resultados.

Por otro lado han aumentado en un 42 por ciento los accidentes fatales que involucran a conductores distraídos por usar teléfonos celular móviles hablar con otros pasajeros, comer, etc.

En un nuevo estudio que publica la revista Traffic Injury Prevention, Sivak y su colega del UMTRI, Brandon Schoettle, señalan que las muertes en las calles y carreteras de Estados Unidos bajaron de unas 43.500 en 2005 a alrededor de 34.000 el año pasado.

Los investigadores usaron datos del Sistema de Análisis de Informe de accidentes fatales (un banco de datos de todos los accidentes de tránsito que causan muertes en Estados Unidos) y examinaron 19 condiciones o variables involucradas en los accidentes fatales.

Los cambios en la frecuencia de muchas de las condiciones del accidente indican que la reciente recesión económica redujo accidentes, señalan los investigadores. Por ejemplo las disminuciones mayores en los accidentes fatales por hora del día ocurrieron durante las horas de mayor tránsito en la mañana y en la tarde, lo cual refleja la disminución en el tránsito de personas hacia y desde el trabajo.

Además los accidentes fatales en las autopistas interestatales que cruzan áreas rurales bajaron sustancialmente en tanto que aumentaron los ocurridos en calles de las ciudades, lo cual muestra una disminución en los viajes en automóvil por placer y sobre largas distancias, y un incremento en el viaje por placer a cortas distancias como resultado de las consideraciones económicas. Además los accidentes fatales que ocurrieron en calles con un límite de velocidad de por lo menos 80 kilómetros por hora (50 millas por hora) disminuyeron más que los accidentes en calles con límites de velocidad más bajos.

“Este modelo es coherente con la disminución postulada de las velocidades como consecuencia de los esfuerzos de los conductores para mejorar el aprovechamiento del combustible en sus vehículos”, dijo Sivak.

Otros factores que indican el impacto de la mala situación económica en el tránsito por las autopistas del país incluyen una disminución del 30 por ciento en los accidentes fatales ocurridos en zonas de construcciones (los recortes en los presupuestos viales de los estados significan menos construcción), y una baja de casi el 20 por ciento de los accidentes fatales que involucran a los camiones comerciales pesados (un dato coherente con la reducción general de los fletes de carga debida a la recesión económica).

“Más allá de las preocupaciones económicas un factor importante que ha contribuido a las grandes disminuciones de los accidentes fatales ha sido, probablemente, el uso mayor de las bolsas de aire laterales, y de las bolsas de aire en general”.

Sivak y Schoettle dijeron que el despliegue de las bolsas de aire laterales aumentó enormemente (un 220 por ciento), lo cual probablemente indica un incremento en la instalación de las bolsas de aire laterales. Además las colisiones fatales de frente a costado y de frente a frente disminuyeron más que todas las colisiones fatales, y esto indica un uso mayor y un mejoramiento de las bolsas de aire.

Finalmente el estudio del UMTRI observo algunos factores de comportamiento del conductor y encontró grandes disminuciones en las colisiones fatales en las cuales el conductor manejaba de manera errática, imprudente o negligente (el 58 por ciento); estaba mareado, adormilado, dormido o fatigado (un 39 por ciento), o no mantuvo el vehículo en el carril apropiado (un 29 por ciento).

Sin embargo la conducción distraída o desatendida, por ejemplo por el uso de un teléfono celular, o porque el conductor estaba comiendo o hablando, se identificó en casi 3.400 conductores en accidentes fatales en 2008, comparado con casi 2.400 en 2005.

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1-734-763-0368