Español

Padres y madres piensan: “Otros chicos beben y usan marihuana. Los míos no”

Padres y madres piensan: “Otros chicos beben y usan marihuana. Los míos no”

Las familias de los adolescentes probablemente subestiman el uso de sustancias por parte de sus jóvenes al tiempo que sobreestiman el uso de marihuana y alcohol por parte de los adolescentes en todo el país

ANN ARBOR, Michigan.— La última Encuesta Nacional de Salud Infantil del Hospital C.S. Mott de Niños, de la Universidad de Michigan, encontró que pocos padres y madres (el 10 por ciento) cree que sus hijos a hijas de 13 a 17 años de edad han consumido alcohol en el último año, y menos aún (el 5 por ciento) son los que creen que sus propios adolescentes han usado marihuana en el último año.

Estos niveles están sustancialmente por debajo de lo que los mismos adolescentes informan en el último estudio Monitoring the Future (Observando el futuro), en el cual el 52 por ciento de los alumnos de décimo grado dieron cuenta del consumo de alcohol en el último año y el 28 por ciento indicó que había usado marihuana en el último año.

“Claramente hay un desajuste entre lo que informan las familias acerca del posible uso de sustancia por parte de sus hijos y lo que los mismos adolescentes informan”, dijo Bernard Biermann, profesor asistente en el Departamento de Psiquiatría y director médico de la Unidad de Pacientes Niños y Adolescentes Internos en la Universidad de Michigan.

El desajuste en las percepciones indica una necesidad de toma de conciencia y comunicación acerca del uso de sustancias por parte de los adolescentes, dijo Biermann.

“La toma de conciencia sirve para abrir la puerta a la comunicación. Si las familias reconocen la posibilidad y, de hecho la probabilidad, de que su hijo pueda haber experimentado o usado alcohol o marihuana, pueden comenzar a hablar con ellos sobre el asunto, pueden darles alguna orientación y pueden permitir que sus chicos hagan preguntas”.

En la encuesta Biermann y otros investigadores encontraron asimismo que las familias de adolescentes tienden a creer que al menos el 40 por ciento de los alumnos de décimo grado han usado marihuana en el último año y que el 60 por ciento de esos jóvenes ha bebido alcohol en el mismo período. En otras palabras los padres y las madres son mucho más propensos a esperar el uso de marihuana y alcohol por parte de otros adolescentes que por parte de sus propios hijos.

“Los resultados de esta encuesta indican el valor potencial de las campañas de educación del público acerca del uso de sustancias por parte de los adolescentes, y de comunicarse con los adolescentes, las familias y otros adultos para promover una conversación más clara y el intercambio de información”, dijo Matthew Davis, director de la Encuesta Nacional de Salud Infantil del Hospital C.S. Mott the Niños, y profesor asociado en la Unidad de Investigación y Evaluación de la Salud Infantil en la Escuela de Medicina de la UM. “Sobre la base de nuestros esfuerzos anteriores con encuestas de alcance nacional sabemos que el público considera el abuso de drogas y alcohol como una preocupación importante acerca de la salud infantil”.

¿Qué pueden hacer las familias acerca del uso de sustancias por parte de los adolescentes?

Biermann sugiere:

  1. Hable con su adolescente acerca del uso de sustancias de una manera que no sea amenazante.
  2. Observe cuidadosamente a los adolescentes cuando retornan a casa y busque indicios de uso de sustancias.
  3. Procure no reaccionar de manera exagerada ante una sola instancia de uso de sustancias. En cambio aproveche la oportunidad para hablar con su adolescente de manera no condenatoria y póngase a su disposición como un recurso para resistir la presión de otros adolescentes.
  4. Hable con los amigos y amigas de su adolescente y con otras familias. A veces otras personas pueden compartir información que su hijo no le comunica.
  5. Lea información disponible en recursos tales como el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (NIDA por su sigla en inglés) para educarse acerca de las señales y síntomas comunes del abuso de sustancias.

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1–734–763–0368

Contacto (inglés): Margarita B. Wagerson
Teléfono: (734) 764-2220