Español

El calentamiento global: una nueva investigación muestra el impacto del crecimiento económico

ANN ARBOR, Michigan.— Es un mensaje que nadie quiere escuchar. Para aminorar el calentamiento global tendremos que poner los frenos al crecimiento económico o debemos transforma la manera en que funcionan las economías del mundo. Ésa es la implicación de un innovador estudio de la Universidad de Michigan que examinó las causas más probables del cambio climático.

El estudio que condujeron José Tapia Granados y Edgard Ionides, de la UM, y Óscar Carpintero, de la Universidad de Valladolid, España, se publicó por Internet en la revista de revisión de pares Environmental Science and Policy. Es el primer análisis que usa los niveles mensurables de dióxido de carbono atmosférico para evaluar las fluctuaciones en el gas, en lugar de las emisiones de CO2 que son menos precisas.

“Si seguimos por la senda que vamos y como si no hubiese problema alguno se necesitan contracciones económicas como la Gran Recesión o aún mayores para reducir los niveles atmosféricos de CO2, dijo Tapia Granados, un científico del Instituto de Investigación Social (ISR).

Para el estudio los investigadores evaluaron el impacto de cuatro factores sobre los cambios de corto plazo, año a año en las concentraciones atmosférica de CO2, ampliamente considerado como el principal gas que causa el efecto invernadero. Esos factores incluyeron dos fenómenos naturales que, se cree, afectan los niveles de CO2: las erupciones volcánicas y la oscilación sureña de El Niño, como asimismo la población mundial y la actividad económica mundial, medida por el producto interior bruto mundial.

Tapia Granados y sus colegas no encontraron relación observable entre el crecimiento de corto plazo de la población mundial y las concentraciones de CO2, y demuestran además que los incidentes de actividad volcánica coinciden con las recesiones globales, lo cual puede confundir cualquier leve efecto volcánico sobre el CO2.

El fenómeno de El Niño está fuera del control humano y la actividad económica queda como el único factor que se puede modificar. En los años en los cuales el PIB ha estado por encima de la tendencia, desde 1958 a 2010, los investigadores encontraron mayores incrementos en las concentraciones de CO2. Por cada 10 billones de dólares estadounidenses que el PIB mundial se desvía de la tendencia, los niveles de CO2 se desvían de la tendencia en media parte por millón (ppm), según encontraron los investigadores. Se calcula que las concentraciones preindustriales eran de entre 200 y 300 ppm.

Para quebrar los hábitos económicos que contribuyen a un incremento en los niveles de CO2 en la atmósfera y el calentamiento global, señala Tapia Granados, las sociedades en todo el mundo necesitarían hacer cambios enormes.

“Desde mediados de la década de 1970 científicos como James Hansen han estado advirtiéndonos sobre los efectos que el calentamiento global tendrá en la Tierra”, dijo Tapia Granados. “Una solución es el impuesto al carbono cobrado sobre cualquier actividad que produzca CO2 a fin de crear incentivos para la reducción de las emisiones. El dinero recaudado se devolvería a los individuos de manera que el impuesto no sería una carga sobre toda la población”.

“Lo que nuestro estudio deja en claro es que el cambio climático pronto tendrá un impacto grave sobre el mundo, y cada vez queda menos tiempo para tomar acciones correctivas”, añadió.

Contacto (español): Vivianne Schnitzer
Teléfono: 1–734–763–0368