Español

El uso de alcohol, tabaco, y de varias drogas ilícitas disminuye entre los adolescentes estadounidenses

ANN ARBOR- Una encuesta nacional de estudiantes de escuelas medias y secundarias en los Estados Unidos muestra una tendencia positiva en la disminución del consumo de drogas entre adolescentes.

El consumo de alcohol y cigarrillos en 2014 está en sus puntos más bajos desde que el estudio comenzó en 1975. El uso de un número de drogas ilícitas también muestra descensos de este año.

Estos son los hallazgos del estudio “Monitoring the Future” (Estudio Observación del Futuro), que rastrea las tendencias en el consumo de sustancias entre los estudiantes de 8vo, 10mo, y 12º grados. Cada año, el estudio nacional, ahora en sus 40 años, encuesta entre 40,000 a 50,000 estudiantes de 400 escuelas en todo Estados Unidos.

El mismo estudio, también conocido como Observando el Futuro, encontró que el uso de cigarrillos electrónicos ha aumentado considerablemente entre adolescentes.

 

ALCOHOL

El consumo de alcohol en los adolescentes del país continuó su descenso en 2014. Los tres grados mostraron una disminución en la proporción de estudiantes que consumieron alcohol en los 12 meses anteriores a la encuesta; los tres grados combinados redujeron el consumo del 43 al 41 por ciento, un cambio estadísticamente significativo.

“Desde la más reciente tasa pico de 61 por ciento en 1997, ha habido una tendencia descendente bastante constante en el consumo de alcohol entre los adolescentes”, dijo Lloyd Johnston, investigador principal del estudio. “La proporción de adolescentes que informaron cualquier consumo de alcohol en el año anterior se ha reducido en alrededor de un tercio.”

Tal vez mayor importancia, la proporción de adolescentes que declaran “binge drinking”, es decir, el consumo de cinco o más bebidas seguidas al menos una vez en las dos semanas anteriores a la encuesta, se redujo significativamente de nuevo este año a 12 por ciento para los tres grados combinados. Esta estadística se ha reducido desde un 22 por ciento en 1997, la tasa máxima en encuestas recientes. Si bien esto es una mejora importante según los investigadores, es aún concerniente el hecho de que uno de cada cinco (19 por ciento) de los estudiantes de 12 grado reporte haber bebido al menos cinco bebidas alcohólicas al menos una vez en las dos semanas anteriores.

Algunos estudiantes de 12º grado beben incluso aún más, y algunos reportan beber 10 o más, o 15 o más bebidas seguidas en al menos una ocasión en las dos semanas anteriores. Desde el año 2005 (el primer año en que se midió estas “borracheras extremas”), estas medidas también han disminuido, del 11 por ciento a 7 por ciento en 2014 de estudiantes bebiendo 10 o más bebidas, y de 6 por ciento a 4 por ciento bebiendo 15 o más bebidas.

La desaprobación del consumo excesivo de alcohol entre los adolescentes ha ido en aumento desde el año 2000. Eso, y la menor disponibilidad de alcohol podrían explicar en parte el descenso en las tasas de consumo de alcohol entre adolescentes. En los últimos años, el porcentaje de estudiantes que afirman que el alcohol es fácil de conseguir ha disminuido considerablemente.

CIGARRILLOS

El hábito de fumar también alcanzó mínimos históricos entre los adolescentes de los tres grados en 2014. Este año el 8 por ciento de los estudiantes reportó haber fumado en el mes anterior, comparado con 1997, el último año pico, cuando el 28 por ciento de los encuestados reportó haber fumado.

“La importancia de esta importante disminución del tabaquismo para la salud y la longevidad de esta generación de jóvenes no puede ser exagerada”, dijo Johnston.

Al igual que con el alcohol, se ha producido una reducción sustancial de la proporción de estudiantes que dicen que los cigarrillos son fáciles de conseguir, y este descenso continuó en 2014. El aumento de la desaprobación de fumar también ha acompañado a la disminución en el uso, así como el aumento de la percepción que fumar conlleva un “gran riesgo” para el usuario. Sin embargo, sólo hubo modestos aumentos de estos factores en el 2014.

DROGAS ILEGALES

El consumo de una serie de drogas ilícitas mostró disminuciones en el uso de este año. El mayor descenso fue en uso de marihuana sintética, una clase particularmente peligrosa.

La marihuana sintética (también conocida como K-2, “Spice“), que se vende sin receta en muchos estados, particularmente en gasolineras, tiendas de conveniencia y peluquerías- es material vegetal que han sido rociado con componentes químicos sintéticos y luego es triturado y fumado. Se fabrica y vende en un sistema que no ha sido regulado, y es a menudo importado del extranjero. Puede ser muy potente e impredecible en sus efectos que son muchos y pueden ser tan graves como ataques cardíacos y psicosis agudas.

“La mayoría de los estudiantes todavía no reconocen la marihuana sintética como una clase de droga peligrosa, a pesar de que la proporción de estudiantes de 12º grado que lo notifican como peligroso se elevara significativamente en el 2014”, dijo Johnston. “Los esfuerzos a nivel federal y estatal de cerrar la venta de estas sustancias pueden estar teniendo un efecto.”

La proporción de estudiantes de 12º grado que reportan el uso de la marihuana sintética en los 12 meses anteriores se ha reducido casi a la mitad. Era 11 por ciento cuando la sustancia fue primero incluida en la encuesta en 2011 y bajó a un 6 por ciento en 2014.

Sales de baño“, otra clase de drogas sintéticas que se venden sin receta y de especial preocupación en los últimos años, también ha visto una reducción en uso, con menos de 1 por ciento de los alumnos en los tres grados reportando su uso.

“Afortunadamente, los estudiantes han llegado a ver estos estimulantes sintéticos como más peligrosos, que lo son, y que parece haber limitado su uso”, dijo Johnston.

Esfuerzos considerables para hacer estos productos ilegales probablemente han reducido su disponibilidad, pero la disponibilidad de esta droga no fue medida en el estudio.

Después de cinco años de aumento entre los adolescentes, el consumo de marihuana se redujo ligeramente en 2014, con una disminución del 26 por ciento a 24 por ciento en el reporte de uso en los 12 meses anteriores para los tres grados combinados.

“Sin embargo, La creencia de que el uso regular de la marihuana daña al usuario sigue disminuyendo entre los jóvenes, por lo que los cambios en esta creencia no parecen explicar el cambio en el uso de este año, como lo ha hecho durante la mayor parte de la vida del estudio” dijo Johnston.

Desaprobación personal del uso de marihuana  también declinó un poco en los grados octavo y 12º. Su disponibilidad, por otra parte, se ha reducido significativamente desde 2013 según los estudiantes de 8vo y 10mo grados (y sin cambios en el grado 12), lo que puede ayudar a explicar la modesta disminución en el uso de este año.

El uso a diario o casi a diario marihuana (uso en 20 o más ocasiones en los 30 días previos), también disminuyó un poco en el 2014; No obstante, sigue siendo bastante alto. Aproximadamente uno de cada 17 estudiantes de secundaria en 2014 (5,8 por ciento) es un usuario de marihuana a diario o casi a diario, por debajo de 6,5 por ciento en 2013.

Un índice de uso de cualquier droga ilícita distinta de la marihuana en los 12 meses anteriores se redujo en un 1,9 por ciento (no un cambio estadísticamente significativo) a 15.9 por ciento en el grado 12; pero en octavo y décimo, la prevalencia prácticamente no tuvo cambios y se situó en el 6,4 por ciento y 11,2 por ciento, respectivamente.

El uso de Éxtasis (MDMA) mostró una disminución estadísticamente significativa en el 2014. Para los tres grados combinados el uso en los 12 meses anteriores se redujo de 2,8 por ciento en 2013 a 2,2 por ciento en 2014. En 2001, el año pico de uso, la tasa había alcanzado 6 por ciento.

Salvia, otro medicamento que se usa por sus propiedades alucinógenas, ha caído a niveles bastante bajos de uso, y siguió disminuyendo significativamente en 2014. Por ejemplo, en los 12 meses anteriores un 5,7 por ciento de los estudiantes de 12º grado en 2009 lo usó, comparado con menos del 2 por ciento en 2014.

 

El uso de alucinógenos distintos de LSD, que en su mayor parte implica la ingestión de hongos alucinógenos (psilocibina o “shrooms“), sigue su disminución. La disponibilidad de estas drogas ha estado cayendo desde 2001 y siguió disminuyendo en 2014.

El uso indebido de medicamentos recetados, incluyendo el uso de narcóticossedantestranquilizantes, y / o anfetaminas sin supervisión médica, ha sido de gran preocupación para la salud pública en los últimos años, ya que hubo un aumento sustancial del uso de estos fármacos en la década de 1990, que luego continuó en la primera década de la década de 2000, cuando muchas de las drogas ilegales que ya estaban en declive.

Sólo los de 12º grado informaron el uso de todos estos fármacos con una disminución estadísticamente significativa entre 2013 y 2014, del 16 por ciento a 14 por ciento, diciendo que ellos utilizaron uno o más de estos medicamentos con receta en los 12 meses anteriores a la encuesta. El cambio gradual comenzó después de 2005, cuando el 17 por ciento indicó mal uso de cualquiera de estos medicamentos.

“No es tanto progreso como nos gustaría ver, pero al menos el número de estudiantes que usan estos medicamentos peligrosos está finalmente disminuyendo”, dijo Johnston.

El uso de estupefacientes por los estudiantes de 12º grado (distintos de la heroína) ha estado en declive desde 2009, cuando el 9 por ciento indicó usarlos sin supervisión médica en los últimos 12 meses. Su uso continuó disminuyendo significativamente, del 7 por ciento en 2013 al 6 por ciento en 2014. El uso de estas drogas se reporta solamente para el grado 12; los estudiantes están reportando que estos medicamentos son cada vez más difíciles de obtener.

El consumo en los últimos 12 meses del analgésico narcótico OxyContin también se redujo este año, y de manera significativa para aquellos en 8vo grado. El uso OxyContin alcanzó un máximo reciente en los adolescentes en torno a 2009 y su utilización ha disminuido desde entonces en los tres grados. Para 2014, el uso en los últimos 12 meses se sitúa en un 1,0 por ciento, 3,0 por ciento y 3,3 por ciento en los grados 8, 10 y 12, respectivamente.

Los medicamentos para la tos y el resfrío se obtienen sin receta en las farmacias. Estos medicamentos suelen contener dextrometorfano una droga que, cuando se toma en grandes cantidades, como los adolescentes a veces lo hacen para drogarse, puede ser peligrosa. El abuso de estos fármacos ha ido disminuyendo entre los adolescentes desde 2006 y se redujo significativamente de nuevo en 2014, con una prevalencia anual de disminución de 4.0 por ciento a 3.2 por ciento para los tres grados combinados.

El uso de un número de las otras drogas ilícitas permaneció esencialmente sin cambios entre 2013 y 2014, incluyendo algunas particularmente peligrosas como la heroína, el crack, la metanfetamina y lametanfetamina de cristal. Otros fármacos para los que el uso se mantuvo sin cambios en el 2014 incluyen Ritalin y Adderall-ambos estimulantes utilizados en el tratamiento del -así como el LSD, los inhalantes,cocaína en polvotranquilizantessedantes y esteroides anabólicos. Sin embargo, la mayoría de estos medicamentos están ahora muy por debajo de sus recientes niveles máximos de uso de acuerdo con los investigadores.

“En suma, hay un montón de buenas noticias en los resultados de este año, pero los problemas de consumo de sustancias en adolescentes y el abuso están muy lejos de terminar “, dijo Johnston. “En los 40 años de observaciones realizadas con este estudio vemos un patrón cíclico. Cuando las cosas han mejorado mucho en el país es cuando es más probable que quitemos el ojo de la pelota, como ocurrió en la década de 1990, y no logremos disuadir a la generación de jóvenes de consumir drogas, incluyendo nuevas drogas que aparecerán inevitablemente”.

Las tablas y figuras asociadas con este comunicado pueden consultarse en inglés en: http://goo.gl/2tqIpv

 

####

“Monitoring the Future” ha sido financiado por una serie de becas de investigación competitivas iniciadas por el investigador del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, uno de los Institutos Nacionales de Salud. Los investigadores principales, además de Lloyd Johnston, son Patrick O’Malley, Jerald Bachman, John Schulenberg, y más recientemente Richard Miech-todos los profesores investigadores del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan.

Las encuestas de muestras representativas a nivel nacional de los estudiantes de secundaria estadounidenses se inició en 1975, por lo que la clase de 2014 de la dicha clase 40a encuesta. Encuestas de estudiantes de 8º y de 10º grado se agregaron al diseño en 1991, haciendo de la este el 24to informe incluyendo estos datos. La muestra del  2014 incluye 41.551 estudiantes ubicados en 377 escuelas secundarias. Las muestras se toman por separado en cada grado para ser representativa de alumnos de ese grado en las escuelas secundarias públicas y privadas de todo Estados Unidos.

Los resultados resumidos aquí se publicarán en enero en un próximo volumen “Monitoring the Future national results on adolescent drug use: Overview of key findings” Johnston, LD, O’Malley, PM, Miech, RA, Bachman, JG, y Schulenberg, JE (2015). “Observando el Futuro, resultados nacionales del uso de drogas en adolescentes: Descripción general de las principales conclusiones,” Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan. El contenido que se presenta aquí es de la exclusiva responsabilidad de sus autores y no representa necesariamente las opiniones oficiales del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas o los Institutos Nacionales de Salud.

Los hallazgos de este año sobre el uso de cigarrillos electrónicos se presentan en un comunicado de prensa separado y paralelo: http://goo.gl/nepiaS

Contactos (inglés): Jared Wadley, (734) 936-7819, jwadley@umich.edu

Ariel Bronson (734) 647-1083, mtfinformation@umich.edu

Nota: El video que explica los resultados está disponible en inglés en: http://youtu.be/9lpJO7j3k8U.