Español

Con las manos en la masa (atómica): Universidades se unen para revolucionar la educación científica de el país

La Universidad de Michigan y el Georgia Institute of Technology han unido sus fuerzas para liderar un esfuerzo que busca impulsar una reforma sistémica de la educación de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas en las universidades del país dando a estudiantes universitarios la oportunidad de ‘aprender haciendo’ en proyectos experienciales de larga duración bajo la supervisión de profesores –y otros alumnos.

El estudiante Siju Varughese ayuda a otro estudiante, Steve West, a probar la estructura de los satélites de pequeña escala en el Edificio de Investigación Espacial de la UM. Foto: Joseph Xu

Financiado por una donación de US$5 millones del Leona M. and Harry B. Helmsley Charitable Trust el consorcio ‘Proyectos Integrados Verticalmente,” o VIP por sus siglas en inglés, reúne a unas 15 universidades que participarán en el proyecto, incluyendo instituciones que sirven principalmente minorías o a estudiantes no tradicionales, así como miembros de la Asociación de Universidades de América.

El consorcio expande un programa que ha estado en marcha en varias universidades, incluyendo en UM, por alrededor de una década.

Bajo este modelo, los estudiantes forman equipos que trabajan en estrecha colaboración con profesores por un largo tiempo, e incluso la mayor parte de su estadía en la universidad. Los equipos –que pueden ser estudiantes de bachillerato a maestrías– pueden variar desde aproximadamente 10 hasta más de 30 personas. Eso hace que sean lo suficientemente grandes como para ser “autosuficientes”, dijo Gail Hohner, director general del Programa de Diseño Multidisciplinario de la Facultad de Ingeniería de Michigan.

“Dos o tres estudiantes en un laboratorio requieren montones y montones de esfuerzo por parte del miembro de la facultad, y por lo general los estudiantes no están allí por un largo tiempo. Pero cuando se tiene una masa crítica de estudiantes que se quedan por un tiempo, comienzan a auto-organizarse.”

El programa tiene como objetivo maximizar los beneficios para profesores y estudiantes.

“Buscamos expandir las oportunidades para que nuestros estudiantes “aprendan haciendo” de manera que profundicen su conocimiento técnico y darles una perspectiva pensamiento sistémico, holístico”, dijo Brian Gilchrist, co-director del Programa de Diseño Multidisciplinario e ingeniería eléctrica e informática y ciencias atmosféricas, oceánicas y espaciales.

“En el mundo real, los ingenieros trabajan con muchas otras disciplinas y perspectivas y este programa nos va a ayudar a ampliar nuestros esfuerzos para integrar esa realidad en nuestros programas.”

Ocho de estos equipos están operando actualmente en la UM. El laboratorio de Gilchrist, por ejemplo, alberga un equipo de larga ejecución en la UM que cuenta con más de 35 estudiantes de licenciatura y maestría.

Durante los últimos tres años, el equipo ha estado diseñando una misión para comprobar la viabilidad de una nave espacial del tamaño de un teléfono que no se conduce con propulsores químicos tradicionales, sino con lo que él llama “amarres electrodinámicos.” Estos cables utilizan el campo magnético de la Tierra y la energía del Sol para mover la nave espacial. El equipo espera tener un prototipo construido a finales del próximo año.

Con los nuevos fondos, UM puede doblar el número de equipos en el corto plazo, y ayudar a otras universidades a lanzar sus propios programas.

Este programa ofrece un entorno ideal para repensar la educación STEM, ya que atrae a estudiantes de diferentes edades, intereses y experiencias juntos una labor permanente. Los proyectos pueden durar una década o más.

El programa de educación del fondo Helmsley Charitable Trust tiene como objetivo aumentar la competitividad y la innovación estadounidense. A nivel post-secundario, se centra en el aumento del número y la diversidad de los graduados universitarios en los campos STEM.

El consorcio VIP consta de 15 instituciones públicas y privadas, entre ellas dos universidades en el extranjero: Universidad Nacional de Ilan en Taiwán y la Universidad de Strathclyde, en Escocia. Las universidades de Estados Unidos también incluyen Universidad de Purdue, Texas A & M, la Universidad de Rice, la Universidad de Washington, la Universidad de Howard, Morehouse College de la Universidad Internacional de la Florida, la Universidad Estatal de Boise, la Universidad Estatal de Colorado, la Universidad de Hawai en Manoa, y Virginia Commonwealth University.

Acerca de Ingeniería en UM: La Escuela de Ingeniería de la Universidad de Míchigan es una de las mejores escuelas de ingeniería en el país. Ocho de sus 10 departamentos académicos están clasificados en la parte superior de la nación – algunas veces por diferentes programas. Su presupuesto de investigación es uno de los más grandes de cualquier universidad pública. Su cuerpo docente y los estudiantes están haciendo una diferencia en las fronteras de campos tan diversos como la nanotecnología, la sostenibilidad, salud, seguridad y robótica. Están involucrados en misiones de naves espaciales de todo el sistema solar, y han desarrollado alianzas con líderes de la industria de automóviles para transformar el transporte. Su cultura empresarial fomenta a profesores y estudiantes por igual a mover sus innovaciones más allá del laboratorio y en el mundo real para beneficiar a la sociedad. Su base de ex alumnos de casi 70.000 se extiende por todo el mundo.