Español

Un Estados Unidos más diverso ofrece más oportunidades… y algunos desafíos

ANN ARBOR- La educación y capacitación laboral para todos los niños de minorías étnicas deben ser mejoradas para que la próxima generación de Americanos pueda alcanzar su potencial.

Grupos raciales en EE.UU y crecimiento de la población

Así lo aseguró William Frey, un investigador en el Instituto de Investigación Social de la UM y miembro senior del Brookings Institution al discutir las oportunidades y desafíos que el país enfrenta al experimentar su más grande y rápida transformación demográfica hasta la fecha.

“Estados Unidos está en medio de un período crucial que marca el comienzo de cambios extraordinarios en la composición demográfica racial de la nación. Con la planificación correcta, estos cambios demográficos permitirán al país enfrentar el futuro con crecimiento y vitalidad que harán posible reinventar el crisol de razas para una nueva era”, dijo.

Frey en, un libro recientemente publicado, sostiene que esta transición, liderada por los “nuevos inmigrantes” -hispanos, asiáticos y poblaciones multirraciales- es inevitable y un tónico muy necesario para una nación limitada por una población blanca que está envejeciendo.

Los inmigrantes ayudarán a mantener la tasa de natalidad del país, a pagar impuestos que apoyarán el retiro de los baby boomers, y mantendrán al país, dice en “Diversity Explosion: How New Racial Demographics Are Remaking America.”

“En lugar de ser temida, esta nueva diversidad puede revigorizar el país en un momento en que muchas otras naciones desarrolladas con menores tasas de inmigración -como Japón, Italia y Francia- se enfrentan al envejecimiento y la pérdida de población”, dijo Frey. “La inmigración y la diversidad nos mantendrá dinámicos, y eso es un cambio que debemos celebrar.”

Tomando como referencia el Censo de Estados Unidos de 2010 y fuentes relacionadas, Frey predice que:

Mientras Frey es optimista sobre la demografía cambiante de Estados Unidos, advirtió que a medida que los inmigrantes se establecen en áreas predominantemente blancas del país, los residentes existentes deberán adaptarse a los recién llegados a través de escuelas, servicios sociales, asistencia para el empleo y la participación cívica.

La nación también tendrá que negociar las tensiones entre el envejecimiento de la población blanca, preocupados por los ingresos de jubilación y los gastos médicos, y los grupos minoritarios más jóvenes, cuyas prioridades incluirán buenas escuelas, empleos y vivienda asequible.

“La mejora del acceso a la educación está ligado al futuro bienestar de las minorías y, de hecho, para el bienestar de la nación”, dijo.

Para más información lea el informe en inglés aquí U-M Instituto de Investigación Social.

Acerca de William Frey.