Español

Los homicidios cambian la vida de jóvenes de raza negra en Baltimore

ANN ARBOR– Mientras Baltimore continúa enfrentando un aumento de la violencia después de la muerte de Freddie Gray bajo custodia de la policía, una nueva investigación de la Universidad de Michigan muestra el impacto individual de los homicidios en esa ciudad.

Al cumplir los 24, los jóvenes negros en Baltimore han experimentado un promedio de tres asesinatos de alguien cercano a ellos, a veces un miembro de la familia, pero más a menudo un amigo o alguien de su edad.

La investigadora de la Escuela de Salud Pública de U-M Jocelyn Smith encontró que entre los 40 jóvenes que entrevistó, 11 habían sido testigo de un homicidio. La experiencia más joven fue a los 4 años, pero la mayoría ocurrió durante la adolescencia y edad adulta temprana.

“Estas experiencias frecuentes de pérdida interrumpió las redes de pares de los participantes, transformó las percepciones de seguridad, de sí mismo y del futuro, y amenazaron el desarrollo saludable en todo el curso de la vida de los jóvenes negros en este estudio”, dijo Smith, Paul B. Cornely, un investigador Centro para la Investigación del Etnicidad, Cultura, y la Salud en la Escuela de Salud Pública.

“Las voces de los participantes en este estudio comunican un profundo sentimiento de pérdida mientras sus redes sociales se encogen debido a muertes prematuras y prevenibles por homicidio de sus compañeros. Narraciones de los participantes también revelan ansiedad, hipervigilancia, preocupación de futuros truncados, trayectorias del curso de vida acelerados, y otros síntomas de estrés postraumático “.

La investigación se publica en línea en la revista American Journal of Public Health.

Smith se interesó en el estudio de este tema como estudiante de doctorado en la Universidad de Maryland en 2008, y dice que a partir de ese momento a través de su beca postdoctoral en la Universidad de Michigan en 2013, hubo 1.347 homicidios en la ciudad de Baltimore. Ochenta y tres por ciento de las víctimas eran hombres de raza negra, dijo.

En 2010, participó en un proyecto de investigación que examinó la transición a la vida adulta de los jóvenes negros de edades entre 18-24.

“En nuestras entrevistas de investigación, le pedimos a los participantes que nos hablarnos de sus barrios”, dijo. “Muchos jóvenes respondieron compartiendo sus exposiciones a la violencia y las experiencias de pérdida como resultado de la violencia del vecindario. Esto me llamó la atención inmediata. En este caso, yo estaba pidiéndole a los jóvenes que me dijeran donde vivían, y ellos respondían diciéndome quién murió como resultado de las condiciones en las que vivían “.

La investigación se llevó a cabo en Baltimore, pero Smith dijo que el resultado, sin duda, sería similar en otras comunidades con el mismo conjunto de dinámicas.

“La investigación en salud pública nos dice que las condiciones en las que nacemos, crecemos, vivimos y envejecemos dan forma a nuestra salud, bienestar y esperanza de vida. Los contribuyentes sistémicos a la violencia en Baltimore están sin duda presentes en otras ciudades económicamente desfavorecidos de todo el país, ” dijo.

“No se supone que los jóvenes mueran, y el enterrar a sus pares no debería ser parte de sus rutinas habituales. Con el fin de alterar esta realidad, los investigadores, los profesionales y los responsables políticos deben reconocer la violencia y trauma como problemas de salud pública que amenazan la salud y el bienestar de los estadounidenses, de los cuales los niños negros y los hombres en barrios de escasos recursos, como el de la casa de Freddie Gray de Sandtown, se encuentran entre los más vulnerables “.

Estudio: Unequal Burdens of Loss: Examining the Frequency and Timing of Homicide Deaths Experienced by Young Black Men Across the Life Course.

Centro para la Investigación del Etnicidad, Cultura, y la Salud en la Escuela de Salud Pública