Español

U-M publica resultados de encuesta de clima del campus con respecto a conducta sexual inapropiada

ANN ARBOR– Una abrumadora mayoría de los estudiantes de la Universidad de Michigan dijeron que se sienten a salvo de conducta sexual inapropiada en el campus de Ann Arbor, pero alrededor del 11% de todos los estudiantes -incluyendo hombres, mujeres, estudiantes de pregrado y posgrado- reportaron haber sido víctimas de algún tipo de comportamiento sexual no consentido durante el pasado año incluyendo tocar, besar, acariciar o penetración.

La encuesta también encontró que el 9.7 por ciento de todos los estudiantes -12 por ciento de las estudiantes mujeres- experimentaron penetración sexual no consensual.

Estos son algunos de los hallazgos revelados a través de una encuesta de los estudiantes realizada en la primavera para evaluar el clima de la escuela con respecto a conducta sexual inapropiada. La metodología de la encuesta y las preguntas fueron diseñadas por un equipo de la universidad incluyendo el Instituto de Investigación Social, Vida Estudiantil y la Oficina del Asesor General, se le ofreció a una muestra representativa de 3.000 estudiantes de pregrado y postgrado. Se trata de los primeros datos detallados sobre la conducta sexual inapropiada en el campus de la U-M.

El Estudio de Asalto Sexual en Campus del 2007, llevado a cabo en otras dos grandes universidades públicas, encontró que el 20 por ciento de las mujeres de pregrado en esas instituciones experimentó algún tipo de asalto sexual, mientras que una reciente encuesta del Departamento de Justicia de Estados Unidos encontró que la tasa de asalto sexual fue 1,2 veces mayor para no estudiantes entre las mujeres de 18-24 años de edad que entre los estudiantes universitarios.

La encuesta U-M tuvo una tasa de respuesta del 67 por ciento, significativamente mayor que la tasa de respuesta de encuestas por Internet típicos del campus universitario.

“Como presidente de la universidad, científico médico, educador y padre, el tema de la conducta sexual inapropiada me mantiene despierto por la noche”, dijo el presidente de U-M Mark Schlissel. “Me siento personalmente responsable de la seguridad y el bienestar de todos los estudiantes de la Universidad de Michigan.”

La encuesta encontró que el 11.4 por ciento de todos los estudiantes dijo haber experimentado alguna forma de comportamiento sexual no consensual en el pasado año. Sin embargo, ese porcentaje salta al 22,5 por ciento de las estudiantes de pregrado y disminuye al 9,2 por ciento de los estudiantes de posgrado.

Entre los varones, la encuesta encontró que el 6.8 por ciento de los varones de pregrado reportó alguna forma de comportamiento sexual no consensual y apenas 1,1 por ciento de los estudiantes varones graduados informaron dicha actividad.

“Tener buenos datos es importante”, dijo Schlissel. “Cuanto más sabemos acerca de nuestra propia comunidad, más podremos difundir el conocimiento de los problemas que enfrentamos y podremos enfocar nuestros programas para tener éxito.

“Es un reto enfrentar estas cuestiones con franqueza, pero también es importante que lo hagamos si vamos a resolver este problema juntos. Queremos que cada estudiante se sienta seguro en nuestro campus y confíe en que la universidad para tomará las medidas adecuadas cuando necesario “.

Kathy Blanco, presidente del Consejo de Regentes la universidad dijo que el consejo apoya compartir los datos de la encuesta ampliamente para facilitar la comprensión de este tema tan importante.

“Como comunidad universitaria debemos hacer todo lo posible para hacer frente a la mala conducta sexual de los mejores esfuerzos de educación y prevención posibles. Esta encuesta nos ayuda a lograr eso”, dijo.

La encuesta preguntó específicamente acerca de la penetración sexual sin consentimiento, que podría incluir vaginal, anal o penetración oral. La encuesta encontró que el 9.7 por ciento de todos los estudiantes de sexo femenino experimentó penetración sexual no consensual en comparación con 1.4 por ciento de los estudiantes varones. Entre los estudiantes de sexo femenino, el 12 por ciento de las mujeres informó de pregrado penetración sexual no consensual en comparación con 4.3 por ciento de las mujeres de posgrado.

En la mayoría de los casos, la penetración sexual no deseada se produjo después de presión verbal, bajo la influencia de drogas o cuando las víctimas estaban demasiado borrachas/os para detener lo que estaba sucediendo. Menos del 1 por ciento de los estudiantes reportan penetración no consentida debido al uso de la fuerza física.

Presión verbal fue definido como “continuamente presionando verbalmente a alguien después de que dijeron que no querían. Esto incluye decir mentiras, amenazar con poner fin a la relación, amenazar con propagar rumores acerca de ellos, mostrando desagrado, criticando su sexualidad o el atractivo o enojarse pero no usando fuerza física”. La fuerza física fue descrito como “manteniendote abajo con el peso de su cuerpo, sujetando sus brazos o tener un arma.”

“Nuestro objetivo es utilizar los resultados iniciales de la encuesta para ajustar los programas que ya están en lugar y luego continuar a profundizar en los datos, compartirlos ampliamente con la comunidad universitaria y discutir estrategias adicionales a más largo plazo para la mejora de nuestros programas de prevención de conducta sexual inapropiada”, dijo Holly Rider-Milkovich, directora del Centro de Prevención y Conocimiento de Asalto Sexual de la universidad.

La mayoría de los incidentes de conducta sexual no consensual ocurrieron fuera o cerca del campus, en lugar de en el campus, según la encuesta. Además, en la mayoría de los casos (56 por ciento) a los estudiantes que dijeron que tenían una experiencia sexual sin consentimiento, dijo que otro estudiante U-M era responsable. Sólo 5,5 por ciento de los estudiantes reportó que no tenía una relación previa o no conocía al autor.

La encuesta encontró que de todos los estudiantes:

Uno de los aspectos únicos del análisis de la U-M es la identificación de los factores demográficos específicos que aumentan el riesgo de experimentar comportamientos sexuales no deseados, dice William Axinn, profesor de sociología y ex director del Centro de Investigación de Encuestas en el Instituto de Investigación Social, que coordinó el equipo que diseñó la encuesta de clima de la escuela.

Según el análisis de Axinn de los datos de la encuesta:

U-M ha sido, durante mucho tiempo, un defensor de reportar los casos de conducta sexual inapropiada y este año publicó su primer informe detallando 129 denuncias. Sin embargo, la encuesta encontró que, mayoritariamente, los estudiantes reportan casos de conducta sexual no deseada a un amigo, no a fuentes universitarias oficiales.

Entre los estudiantes que dijeron que tenían al menos una experiencia sexual no consensual en la U-M en el pasado año, el 46 por ciento le dijo alguien más, un amigo o un compañero de piso. Sólo el 3,6 por ciento de los estudiantes dijo a un representante oficial y de los que lo hicieron, sólo alrededor del 60 por ciento dijo que recibieron al menos una respuesta que les hizo sentir apoyados. La mayoría de los estudiantes que reportaron a un un representante oficial decidieron contactar los servicios de consejería o servicios psicológicos de la universidad.

Se les preguntó a aquellos estudiantes que no reportaron los incidentes de experiencia sexual no consentida por qué eligieron no informar. La mayoría dijo que no querían meter a la persona responsable en problemas, o que se culpaban a sí mismos. Un número significativo también se sentía avergonzado, no creía que U-M haría algo al respecto no creía que el incidente fuese lo suficientemente grave como para merecer un informe.

“Es evidente que tenemos más trabajo que hacer para subrayar la importancia de reportar el comportamiento sexual no deseado”, dijo Rider-Milkovich. “Informar sobre el comportamiento es un primer paso importante que permite a la universidad o de la policía a tomar medidas y nos permite conectar a los estudiantes para apoyar los servicios.”

La encuesta también preguntó sobre el acoso sexual, y casi el 23 por ciento de todos los estudiantes reportaron haber experimentado alguna forma de acoso sexual. La mayoría dijo que les habían mirado de una manera sexual, habían sido objeto de burlas o comentarios de naturaleza sexual o alguien había hecho un movimiento sexual hacia el estudiante, a pesar de haber pedido que pararan las solicitudes.

La encuesta también preguntó de modo más general sobre la actividad sexual entre los estudiantes. Casi el 80 por ciento de todos los estudiantes encuestados informaron que habían participado en algún tipo de actividad sexual, incluyendo besos y caricias, en los últimos 12 meses. Entre los estudiantes, la mayoría buscó y dio consentimiento no verbal.

Aproximadamente el 16 por ciento de los estudiantes estaba bebiendo más de la mitad del tiempo cuando tuvieron actividad sexual en los últimos 12 meses. Casi el 7 por ciento de los estudiantes bebió más de 50 por ciento del tiempo.

U-M también fue una de 28 universidades de todo el país en participar en una segunda encuesta de clima campus administrado por la Asociación de Universidades de América. Se espera que los resultados de esa encuesta sean anunciados este otoño.

Acerca de la encuesta

La universidad eligió una muestra en lugar de un censo, ya que, si se hace correctamente, una muestra puede reflejar con mayor precisión todo el campus, y es una manera más eficiente para documentar la variación total de la población del campus, dice Axinn.

Los hombres y las mujeres respondieron por igual a la encuesta. Un tercio de la muestra fue de estudiantes de posgrado, que coincide con la proporción de estudiantes de postgrado en el campus de Ann Arbor. Todas las respuestas se refieren a experiencias en los últimos 12 meses. Este enfoque garantiza comparaciones precisas entre los subgrupos dentro de la población y permite una evaluación precisa de los cambios en las políticas y programas de la universidad a través del tiempo.

Axinn dice que U-M tuvo una alta tasa de respuesta, en parte, porque la universidad ofreció a todos los participantes un incentivo e utilizó múltiples modos de ponerse en contacto con los estudiantes en lugar de depender exclusivamente de correo electrónico.Los estudiantes fueron contactados por correo electrónico, servicio postal, teléfono y en algunos casos a través de visitas personales para recoger sus respuestas. El Survey Sciences Group, una firma de investigación con sede en Ann Arbor, administró la encuesta.

Acerca de los esfuerzos de prevención de la U-M

Cada estudiante de primer año tiene que participar en un programa de sensibilización y educación para la prevención en línea antes de llegar al campus. Las tasas de finalización de este programa “Asuntos Comunitarios” han superado el 90 por ciento cada año desde la implementación en 2009. Una vez en el campus, los estudiantes de primer año reciben tres exposiciones adicionales en formación en prevención.

Además, la universidad ha expandido los esfuerzos de prevención y educación más allá de los estudiantes de primer año para incluir nuevos funcionarios y estudiantes de posgrado, así como la adición de entrenamiento intervención a terceros en los programas posteriores al otoño de 2014. La universidad también lleva a cabo un entrenamiento adicional con los líderes estudiantiles en la vida griega, atletas y entrenadores de los estudiantes, los cadetes del ROTC y otros grupos del campus.

U-M ha tenido un Centro de Prevención de Asalto Sexual y  en el campus desde 1986. SAPAC ofrece servicios de apoyo educativos y confidenciales para todos los miembros de la comunidad de la U-M relacionados con asalto sexual, violencia en la pareja, el acoso sexual y el acoso.

La Oficina de Equidad Institucional lleva a cabo investigaciones sobre las denuncias de conducta sexual inapropiada e identifica los identifica y apoyo para todas las partes involucradas en el proceso de investigación. La oficina publica un informe anual que realiza el seguimiento de los resultados de esas investigaciones.

El Departamento de Policía de la U-M ha organizado recientemente una Unidad de víctimas especiales que ofrecerá respuesta primaria a e investigación de delitos de violencia interpersonal que se informe que hayan ocurrido en el campus. Estos incidentes incluyen agresiones sexuales, violencia doméstica, el acoso y el abuso infantil.