Español

Expertos U-M discuten disputa Mar Meridional de China

ANN ARBOR– La reciente presencia de un barco estadounidense en el Mar Meridional de China ha provocado una vez más el debate sobre la “libertad de navegación”.

Países del sudeste asiático han reñido sobre el territorio en el Mar del Sur de China durante siglos, pero la tensión ha aumentado constantemente en los últimos años con China respaldar sus afirmaciones y los EE.UU. las restricciones a la libertad de navegación de oposición.

Linda Lim, profesor de estrategia en la Escuela de Negocios Ross, es una experta en economía política de la empresa local y multinacional en el sudeste asiático.

“Los países del Sudeste Asiático han estado presionando los EE.UU. durante mucho tiempo para “hacer algo” sobre la construcción de la islas de China en el Mar Meridional de China”, dijo. “Estos países, junto con Japón, Corea y China, en sí, dependen en gran medida de la libertad de navegación a través de estas aguas para su sustento económico. Pero países como Filipinas y Vietnam, no son capaces o no están dispuestos a desafiar a China, de forma individual o colectiva, por ejemplo, a través de la organización como ASEAN.

“Me imagino que los gobiernos y las poblaciones del sudeste asiático están respirando un suspiro de alivio por la acción de Estados Unidos, que no es realmente un gran problema, ya que se basa en establecidas normas, prácticas y precedentes internacionales.”

John Ciorciari es un profesor asistente en la Escuela Ford de Política Pública. Su investigación se centra en el sudeste de Asia y examina las estrategias de política exterior, derechos humanos y la reforma de las instituciones económicas internacionales.

“Las nuevas patrullas estadounidenses son una medida adecuada y, de hecho, atrasada, de respuesta a la campaña de fomento de islas de China”, dijo. “La política de Estados Unidos ha subrayado con razón la importancia de la libertad de navegación y la resolución de la disputa de soberanía mediante la negociación o adjudicación pacífica.

“El esfuerzo unilateral de China para diseñar (dicha política) como un hecho consumado es un desafío frontal a la posición de Estados Unidos. El gobierno de Obama ha salido de su manera de conducir patrullas de bajo perfil, tratando de tranquilizar a los aliados y preservar la credibilidad sin elevar la temperatura innecesariamente. Las reacciones airadas de Beijing sugieren que el riesgo de una postura de mayor confrontación, pero también ayudan a validar la decisión de Estados Unidos, reafirmando que las autoridades chinas tienen la intención de que las islas artificiales pongan fin al debate sobre la soberanía”.